Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

27 de octubre de 2020

Herramienta o dependencia

 

 El estar presente o no en las redes sociales es un dilema contra el que he luchado siempre. Lo del blog siempre lo he tenido claro y eso no va a cambiar. Pero las redes sociales...

 Llevo trabajando en el mundo de la informática 20 años, que precisamente el viernes pasado los cumplí dentro de la misma empresa y me llegó una felicitación (automatizada por supuesto) del director de recursos humanos. El caso es que el mundo de la tecnología lleva formando parte de mi vida desde hace muchos más años. He visto su evolución casi desde el principio (Sí ya tengo una edad...). Y me he dado cuenta como las herramientas que construimos se han convertido en unos monstruos que buscan nuestra atención continua y dependencia como de otra droga más. 

 Efectivamente las redes sociales y la tecnología son una herramienta muy útil hasta el momento en el que se convierten en una distracción. Y creo que todos hemos caído literalmente en esas redes. En mi caso al principio fue para encontrar esos amigos perdidos en el tiempo y luego para promocionar mis novelas. Hay que estar presente en las redes para darse a conocer.

 Algunos amigos encontré. Con algunos hablo y con otros no. Simplemente están ahí. Como mis libros. Algunas personas han llegado a ellos, poquísimas, y otras han pasado de largo: La gran mayoría. Pero además yo me he quedado atrapado en promociones que no llegan a ningún sitio y en horas perdidas mirando cosas que no me aportan nada. No he encontrado ese equilibrio entre escribir e interactuar. Y la verdad que no estoy para perder el tiempo. Cierto es que llego a tener esa adicción que veo en otros, sobre todo en los jóvenes, pero hay cosas más importantes ahí fuera, en la vida real. 

Así que me pregunto ¿Me compensa realmente tener esa presencia en las redes sociales? Porque en ese sentido creo que lo he hecho muy mal (eso me da para otro post muy largo).

 Así que estoy planteándome distanciarme de las redes sociales de la misma manera que lo he hecho sin querer en estos últimos meses de la escritura. 

Ahora la cuestión es: ¿Simplemente permanezco en silencio o corto por lo sano?

2 comentarios:

  1. Las redes sociales pueden llegar a convertirse en una droga, igual que ocurre con todo, pero si se frecuenta lo necesario, pero hay quién lo utiliza para dar un vistazo las noticias de los contactos, y nada más, todo depende del uso que se haga de ellas. Cada uno es un mundo. Yo suelo frecuentarlas poco, aunque de vez en cuando me doy una vuelta para ver alguna publicación. Solo eso.

    Interesante tu entrada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intento llegar a un equilibro con las redes sociales, que cumplan su función de herramienta. A veces me es difícil no despistarme, pero los consejos de Justin Rosenstein sobre cómo "acallar su llamada" son muy útiles. Besos guapa.

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!