Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

17 de abril de 2020

Sobre la marcha

Está visto que no es posible recuperar un ritmo normal de vida. Hace mucho que no lo tengo y no me queda otra que doblegarme a la situación actual. Decía en una entrada anterior que no sé quien soy o lo que soy. Ahora mismo no tengo opción: soy padre, amo de casa, cocinero, profesor y un niño con el que pueda jugar mi hijo en su ya más de un mes encerrado en casa.

No voy a pretender ser nada más ni hacer nada que llegue a frustrarme. Si no puedo escribir no lo haré, si no puedo hacer otra cosa que no sea pasar el día como se pueda. Pues ya está. Porque en mis escasas dos o tres horas del día que tengo para mi (sin robarme horas de sueño como he estado haciendo ahora) solo me quedan fuerzas para sentarme en el sofá junto a mi mujer para ver algo insustancial juntos en la tele o en soledad para descansar.

Imagen de Hannah Xu

0 comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!