Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

19 de abril de 2020

Escribir sin letras


Cualquiera diría que un confinamiento como este es perfecto para un escritor. Que estar todo el día en casa es lo mejor para ponerse a escribir día y noche y que las novelas salgan como churros. No digo que a algunos les haya venido de perlas. Pero no es mi caso.

Yo necesitaba volver a crear rutinas, hacer una vida normal para volver a ser yo, pero todo esto ha vuelto a poner mi vida patas arriba... 

Comencé a escribir Perigeo Negro, el tercer volumen de la saga, allá por principios de año. Y llevo más de un mes sin escribir una mísera palabra. No os lo creeréis, pero entre otras cosas no tengo tiempo. Sam lo ocupa todo. Aparte de eso todo lo que llevo escrito, tras leerlo tiempo después, me parece un basura. Como si no tuviera importancia o interés tal como me siento. Es como si no hubiera nada dentro de mi.

He lanzado una iniciativa en las redes para ver si, robándome aunque sea horas de sueño, me animo o me animan a escribir algo corto que me desentumezca. Pero me he dado cuenta de una cosa... Estoy solo pero no me importa.

Imagen de Dimitri Houtteman

0 comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!