Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

A la memoria de Nicoletta Mackenzie

Los que me conocéis, aunque sea solo un poquito, sabéis que intento trazar una linea entre mi vida personal y la pública como escritora. Soy muy celosa de mi intimidad y no me gusta ir contando detalles de mi vida ni quitarme la armadura porque me hace sentir muy vulnerable. Si lo hago siempre es a través de las letras, mis textos y mis personajes hablan por mi, pero siempre dando una vuelta de tuerca a lo que quiero contar. Y es que como escritora no puedo evitar desahogarme allá donde escribo. Como aquí.

Llevo ausente bastante tiempo en la web, aunque sí que me he asomado aquí y allá sobre todo en Instagram. El caso es que hoy necesitaba ser más directa, abrirme un poco más porque son muchos los sentimientos que se me acumulan. Eso sí, quiero dejar claro que no vengo a dar pena ni nada parecido. Solo necesito desahogarme con palabras.

Supongo que aquellos que habéis leído Perigeo Azul os habréis fijado en la dedicatoria del libro. A Nicoletta la conocí a través de Internet hace muchos años de una manera muy curiosa. Cuando publiqué mi primer libro (en otra vida y con otro nombre) ella me contactó para decirme que le estaba gustando mucho y que estaba deseando que su amiga terminara de leérselo. En ese momento no entendí lo que me quería decir con lo de "que su amiga terminara de leérselo" así que no pude evitar preguntarle por ello. Resultó que su amiga, que vivía aquí en España, se lo estaba leyendo a través de Skype ya que ella vivía en los Estados Unidos. A partir de aquel momento comenzamos una bonita amistad. 

Por respeto a su marido y a sus hijas no voy a entrar en detalles sobre su vida pero sí os diré que el cáncer se llevó demasiado joven a una persona única y maravillosa. No hay día que no me acuerde de Nicoletta, y cada vez que veo patinaje artístico en la tele (ella era patinadora profesional) se me hace un nudo en el estómago.

Quise dedicarle Perigeo Azul a ella que siempre estuvo ahí y que en su carta de despedida no se lamentó, si no que hizo un alegato a la vida y a la amistad. Así que voy a hacer lo mismo. Seguiré su ejemplo y haré que no se detenga el mundo aunque me mantenga un poco alejada. Porque lo primero es la familia. Porque la vida, aunque se ha empeñado en danos no un golpe si no dos, sigue y hay que luchar. Siempre positivos.

Solo pido una cosa a ese dios que no existe. No tener que volver a escribir una dedicatoria así y menos aún a la memoria de mi padre o a la de mi hermano... Nos toca luchar y vencer a esa maldita lacra llamada cáncer.

Jamás te olvidaré Nicoletta, fuiste y eres ejemplo vida y de pasión.



I want to ride my bicycle


Cuando piensas que el tren va a ir petado de gente como para meter la bici 🚲 y entras en el último vagón 🛤️🚈

¿Seré antisocial?

Cuando a la vida no le basta con darte un golpe si no que se ceba y te da otro seguido hace que te alejes de todo para mirar las cosas con otros ojos. Lo primero que te preguntas es por qué. Y piensas en un castigo divino cuando ni siquiera crees en Dios. Es cierto que siempre he sido muy mío y no voy contando mi vida. Así que ahora tampoco lo haré. 

Lo malo es que soy escritor, o por lo menos lo intento, y esa necesidad de escribir hace que siempre refleje allá donde escriba (dentro de los límites del perfil en el que me encuentre) un poco de mi. Y este es uno de esos sitios donde me abro más. Tengo mi forma de ver el mundo y de hacer las cosas a mi manera, no sigo las modas pero tampoco me salgo de los convencionalismos. Miro, observo y aprendo. No sigo las recetas al pie de la letra. Las adapto a mi gusto. Y si puedo creo algo nuevo, aunque normalmente no me funciona. Eso es lo que hay.

Mi familia siempre ha sido mi prioridad. Y en estos momentos mucho más. No voy a contar más aunque quizá en el futuro cuando todo haya pasado cambie de opinión. El caso es que ahora que estoy alejado de las redes desde hace un tiempo y veo las cosas desde este otro prisma me he dado cuenta de que siempre he tenido un toque antiredsocial. Aunque no me queda otra que usar las redes sociales para llegar más lejos. Quien algo quiere algo le cuesta. ¿Pero hay que sacrificarse hasta tal punto de prostituir tu vida? 

Viendo los tiempos que vivimos parece que sí. Uno ya no solo es escritor. Es promotor, representante, publicista, etc... pero llegar al punto de transmitir todo lo que haces... desde lo que desayunas a dónde meas. Que hoy te de por hacer una encuesta para ver de qué color te pintas las uñas como mañana te da por sacar fotos a tu abuela disfrazada. Y al final acabas por abrir tu casa, exponer tu vida para que te vean, para que no se olviden de que sigues ahí y eres capaz de cualquier cosa...hasta el punto de que olvidas que lo que te trajo aquí era tu amor por las letras y acabas casado con Instagram, Facebook y Twitter. 

Que conste que no vengo a criticar a nadie. Bien por el que lo haga y más si le funciona para conseguir sus objetivos. Pero yo añoro a los escritores de antes con sus vidas misteriosas (por desconocidas) y los libros que hablaban por ellos mismos, que era y es lo importante. 

Será que soy antisocial o estoy viejo. Pero para mi el mundo en estos últimos meses ha cambiado por completo.


Amanda Cerny


Creo que muy pocos entenderán este pequeño fotomontaje, quizá aquellos que leen las cosas hasta el final y uno o dos más. Todo es parte del cruce de caminos. Seguro que a Amanda Cerny no le importa 🤣 

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!