Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

El tiempo en mis manos

Estaba a punto de escribir un relato, pero sé que eso me iba a llevar a alargar más la tarea que llevo entre manos y me he parado los pies a mi misma. Aunque bueno escribo con las manos así que no me ha servido de mucho...

El caso es que voy a ausentarme para concentrar mis energías y mi tiempo. Como sabéis siempre llevo varios proyectos entre manos y me disperso un poco a veces. Por lo que voy a centralizar mis escalas de tiempos. ¿Cuál es el primer proyecto que puedo llevar a cabo?

Curiosamente el último que se me ha ocurrido. Nacido en la web y que irónicamente pide que me aleje de aquí (cuando lo leáis veréis por qué lo digo) para hacer las cosas como se deben hacer. Bueno no es ningún misterio que lo que voy a hacer es publicar otro libro. ¿Qué tipo de libro? 

Pues no es ninguna novela nueva pero sí que explica muchas cosas de lo que ya está escrito, como Perigeo Azul, y lo que está por venir. Es una recopilación de relatos, de pensamientos, de confesiones, y ahora también de ilustraciones y alguna que otra sorpresa. El caso es que un pequeño cuadernillo que iba a preparar como regalo se ha convertido en algo de más de doscientas páginas y que está pidiéndome más atención y tiempo del que me esperaba. 

Mi intención sigue siendo sacarlo estas navidades, aunque al final lo publicaré a través de Amazon en formato papel para llegar a todo el mundo, que ese es el quiz de la cuestión. Me asomaré por aquí para leeros y contaros novedades, que tampoco me quiero ir muy lejos...

Pues eso que me voy a escribir un poquito...


Me estoy volviendo loca

O quizá ya lo esté desde hace mucho tiempo. Sí creo que esa es la opción más plausible. El caso es que mientras voy involucrando a gente para el proyecto (¿Hay algún ilustrador por aquí?) que espero vea la luz estas navidades sigo haciendo de las mías.

Seguramente no os hayáis dado cuenta pero poco a poco estoy realizando unos pequeños y sutiles cambios en la web. Entre ellos en el menú os habréis encontrado un desplegable llamado Tienda en el que aparte de los puntos de venta online y librerías a pie de calle donde encontrar Perigeo Azul (En breve también actualizaré estas páginas) hay un nuevo elemento etiquetado como Merchandising donde podréis encontrar carcasas para el móvil, posters y láminas, tazas y pegatinas. Por supuesto todo relacionado con Mundo Perigeo.

Y sé que ahora diréis Pero...¿De qué va esta? Si no vende un puñetero libro a qué viene ahora ponerse a vender chorradas que no va a comprar nadie...

Pues la respuesta es fácil: Lo hago porque me gusta, porque quiero y puedo. Y si no vendo libros no será porque yo no estoy poniendo de mi parte. En estas ecuaciones aparte de la suerte fallan a veces otros elementos. 

El caso es que descubrí una plataforma que se encarga de todo www.designbyhumans.com. Yo solo tengo que enviar los diseños y listo. Las categorías que os he dejado enlazan directamente a mis productos en su página. Envían a más de 180 países. Aquí os dejo la información de envío por si queréis echarle un vistazo.

Ahora mismo tengo poquitos productos subidos (entre ellos como primicia alguno relacionado con la colección de relatos que estoy preparando, que irá acompañada de un montón de ilustraciones ¡¡Ups!! Se me ha escapado...y yo que quería guardar el secreto...jajajaja ☺), pero poco a poco iré subiendo más cosas que tengo por ahí.

¡Ah¡ Hablando de vender libros... En mi poder quedan solamente 5 ejemplares de Perigeo Azul (En las librerías está el resto que tampoco sé cuantos quedarán de la primera edición). Quien los quiera firmados y dedicados, con un bonito marcapáginas y un regalo sorpresa sólo tiene que ponerse en contacto conmigo. ¡No os despistéis que os quedáis sin ellos!

Bueno, yo creo que por hoy he contado bastantes cosas ¿no?
Efectivamente la imagen de la entrada no tiene nada que ver con ella ¿No os digo que me estoy volviendo loca?



¿En busca de una quimera?

Lo sé. Las cosas que hago son raras así que yo debo ser muy raro. Pero creo ahí fuera hay gente que disfrutaría compartiendo un poco de mi locura. Sin ir más lejos hasta ahora ya habido gente que lo ha hecho y lo ha disfrutado hasta que las circunstancias de la vida nos han impedido seguir trabajando juntos.

Los que me seguís ya sabéis a qué me refiero y comentaba ya en la anterior entrada. Pero bueno seré redundante y explicaré la situación. 

No he querido publicar mis novelas bajo mi nombre real. Hasta ahí bien. Hay muchísima gente que publica con seudónimo y no pasa nada. Pero como yo soy así quise llegar un poco más lejos y hacer lo mismo que Richard Castle. Y lo conseguí, encontré a alguien de mi entorno que se atreviera a interpretar a mi alter ego Emma Sagen.

Pero ahora me encuentro un poco más como Doctor Who en la tesitura de buscar a alguien que retome su papel, que me preste su rostro para la web y las redes sociales y su presencia en los días que se hagan firmas de libros.

Es complicado sí, pero no imposible ¿Estaré loco? 



¿A qué sabe la Luna?

Creo que el público infantil es uno de los más exigentes. Y aunque de partida pensemos que escribir un cuento para ellos sea la cosa más fácil del mundo nada más lejos de la realidad. Leo de todo y no es raro verme con un cuento para los más peques de la casa entre las manos. Ellos son como esponjas y lo que les leamos en su infancia o lo que queramos transmitirles con esos cuentos es muy importante.

Lógicamente este cuento llamó mi atención por la portada. Por la parte que me toca claro. Pero descubrí en él muchos mensajes y valores importantes para los niños. Aparte por supuesto de que aprendan los nombres y reconozcan a los animales que salen en él. Creo que esta es una obra contemporánea imprescindible. No en vano su autor, el escritor e ilustrador Michael Grejniec, aunque ha publicado poco en España es uno de los más leídos y vendidos entre el público infantil y juvenil.

Algún día me gustaría intentar escribir algo para los niños. ¿Y vosotros, aun siendo adultos, os atrevéis con un cuento infantil?




Se está cocinando algo...

Esta semana no trabajo. Tenía muchas cosas pendientes que hacer y organizar de mi vida personal y me la he cogido de "vacaciones" (que ojalá fuesen unas vacaciones de verdad) para ir atando cabos y cerrando temas. 

Pero como mi mente no para nunca, en mis noches en vela que son muchas, se me ha ocurrido ir preparando un par de cosas para que no se os haga la espera tan larga (ni a mi) hasta la llegada de Perigeo Rojo.

Está visto que me gusta complicarme la vida. Si no tengo tiempo últimamente ni para publicar aquí, por circunstancias que no vienen al caso, más trabajo que me echo a las espaldas yo solita. Pero es lo que tiene escribir, forma parte de mi y me encanta. No lo puedo evitar.

No voy a decir de qué se trata exactamente. Lo que tengo en mente (bueno...ya en el horno para qué os voy a mentir) lo iré desvelando más adelante pero tenía ganas de contároslo. Espero tenerlo todo listo para estas navidades. Será un buen regalo ;-)



Libertad para volar

Tengo un vago recuerdo de la primera vez que me pillaron subiéndome al alfeizar de la ventana. Vivíamos es un sexto piso y yo había amontonado unos cuantos cojines del sofá a modo de escalera. Casi había llegado a mi destino cuando mi madre me sorprendió. Me dolió más el no poder asomarme que los nerviosos y duros azotes que me dio en el trasero para que no volviera a hacer algo así. Recuerdo sus ojos llenos de lágrimas por le susto que le había dado. A mi madre de dolía el alma el solo pensar perder un hijo en un descuido así. Desde entonces en mi casa siempre las ventanas permanecían cerradas. Y los pocos momentos que las abrían era para ventilar. Lógicamente en esos momentos mis padres no me quitaban el ojo del encima.

No entendía yo aquella obsesión por tener la casa cerrada y no dejar al aire moverse en libertad. Yo sólo quería abrir la ventana y volar. Literalmente.

Sabía que podía hacerlo. Pero ellos no lo entendían. Desde mi tierna infancia había tenido sueños recurrentes en los cuales saltaba por la ventana y tras una larga caída, estiraba los brazos y remontaba el vuelo. Sobrevolaba la ciudad como un pájaro a gran velocidad, descendía a las calles para jugar a sortear el tráfico y al poco volvía a elevarme para desaparecer entre las nubes.

Realmente no eran sueños, eran proyecciones del futuro que me llamaban para hacerse realidad. Pero siendo un niño y bajo la atenta mirada de mis padres poco podía hacer. Me pasaba el día mirando a través de los cristales soñando despierto.

Según pasaba los años e iba creciendo era más difícil controlarme. Abrir las ventanas era fácil aunque escabullirme de su control no tanto. Me pillaron más de una vez a punto de saltar. Fue cuando pusieron las malditas rejas y todo mi mundo se vino abajo. Habían convertido mi propia casa en una jaula.

No sé si pensaron que nuestra casa no era la única con ventanas. La ciudad estaba llena de ellas, incluso en pisos mucho más altos.

Ellos lo llaman tendencias suicidas. Yo lo llamo volar.



Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!