Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

A contracorriente


¡¡Buenos días y feliz comienzo de semana!!

Terrores nocturnos


De pequeño tenía terrores nocturnos que con el paso de los años fui superando poco a poco. Hoy he tenido que ir a realizar unas gestiones a primera hora y tras las indicaciones del personal de seguridad me he encontrado solo ante este pasillo. "La última puerta al fondo" me dijeron... 

Por no morder la manzana

Después de una larga subida por las escaleras Adán fue consciente de cómo le ardían las piernas y le costaba respirar. Intentó hablar pero no pudo. Se inclinó hacia delante apoyándose sobre las rodillas intentando recobrar el aliento. Ya no era el joven de antaño ni el Paraíso era tan "Paraíso".

-Puta manzana -masculló entre dientes.

-¿Qué dices? -Le increpó Eva sentada en el porche de la casa. Desde el incidente de la manzana las cosas habían cambiado bastante por allí. No le gustó que después de haber hablado con aquel sinuoso animal tan interesante viniera Adán y le quitara de las manos aquel fruto de aspecto tan apetitoso. Adán intentó compensarla aquella noche preparando a la lumbre de la leña del manzano talado serpiente asada. Estaba rica pero ella se quedó con ganas del fruto prohibido. Así que decidió hacer las cosas a su manera. Como aquella cabaña en lo alto de aquel saliente rocoso al cual sólo se podía acceder a través de unas escaleras talladas en la piedra.

Dios le había dicho que no necesitaba aquella casa y que el Paraíso era tan bello en cada uno de sus rincones que no hacía falta vivir en las alturas para disfrutar de las vistas. Pero tras una encarnizada negociación Dios cedió a las escaleras, pero la casa se la tuvo que construir Adán. Ella no iba a liarse a martillazos y cortar madera después de todo. Faltaría más.

-Decía que qué bonita mañana -Aunque en sus pensamientos bullía una y otra vez la idea de que si la hubiera dejado comerse aquella puñetera manzana estarían todos mucho más tranquilos. Desde aquel día Eva les había vuelto locos, tanto a él como a Dios, con sus peticiones. Su escusa: Si aquello era el Paraíso tenía que vivir con todas las comodidades. La verdad que Dios pronto comenzó a ausentarse y a atender otros asuntos. Con el tiempo no sabían si se había ido para siempre o hacía oídos sordos a sus llamadas. Seguramente se había aburrido de ellos y de las peticiones de Eva. Pero a él no le quedó otra, era bueno por naturaleza y no había donde esconderse. El Paraíso era muy chulo y eso, pero tampoco era muy grande.

-Tenemos que hacer algo con los chicos. Vengo de verles en la playa junto al lago. Están la mayoría en edad de emparejarse y se empiezan a mirar unos a otros de una forma que ya me empiezo a oler algo...y Dios dijo que no estaba bien que...

-Sí ya -le interrumpió hastiada. -Pues que vuelva y nos de unos vecinos, otras parejas o alguien con quién hablar que me aburro muchísimo. No sé cómo no me he vuelto loca sin nada que hacer más que parir y criar hijos. Al principio, cuando estábamos solos era divertido eso del aquí te pillo aquí te mato a todas horas, comer y dormir y vuelta a empezar. Pero claro, luego llegaron Abel, Caín, Set, David, Carlos, Juan, Mateo, Samuel, Paula, Clara, Lucía, Claudia, Rubén... ¡Vamos que no tengo el chichi para farolillos ni otra cosa que hacer!

-Lo sé, ya hace mucho que no hacemos otra cosa que cuidar de los niños. Necesitamos unas vacaciones y tener nuestro espacio. Pero volviendo al tema ¿Qué hacemos con respecto al tema de los chicos? No estaría bien que entre hermanos comenzaran a tener relaciones...

-¿Y eso me lo dices tú? Que a mí me hicieron a partir de una costilla tuya. Peor no puede ser que te lo montes con tu propio clon.

De repente ambos se quedaron callados. Sintieron una presencia celestial muy cerca de ellos...

-Eva, mira eso... -dijo Adán maravillado.

-Sí, lo veo...un manzano.


¿Crees en las casualidades?


Da igual cómo lo llames, casualidad, azar o destino. Pero hay veces que parece que ocurren las cosas porque tienen que ocurrir así, como si estuviera escrito.

Esta mañana, camino del trabajo, iba pensando que ya está avanzando septiembre y tengo pendientes un par de firmas en librerías. Esos pensamientos los enlacé con el siguiente paso, que antes de que se agote la primera edición de Perigeo Azul debería tener a la nueva Emma Sagen preparada. Y encontrar a alguien que encaje con el papel no será tan fácil. 

Justo en ese momento se cruza una chica para pasar delante de mi por los tornos de entrada al metro. ¿Y qué es lo que llevaba en la mano? Un libro de Richard Castle, el mismo que estoy leyendo yo ahora. Y si sois lectores habituales sabréis qué significa eso para mi. Quizá era era la señal para haberla detenido y ver si podía ser ella. Pero claro...¿Qué pensarías de alguien que te asalta por la calle ofreciéndote ser otra persona, algo así como la versión española de Richard Castle?

Quizá solo era la señal para empezar a mover mi búsqueda...

Nathan Fillion interpretando a Richard Castle en una firma de libros

¿Te persigue tu pasado?

Siempre se ha dicho que no hay que mirar atrás ni torturarse con las cosas ocurridas en el pasado. Que hay que mantener la vista al frente, hacia el futuro, aprender de los errores y seguir adelante. Pero...

¿Y si es el pasado el que te persigue? Para lo bueno o para lo malo...

Conozco una persona que tiene la habilidad de cruzarse con su pasado una y otra vez allá donde va. Desde mi punto de vista, por lo que me cuenta, mas bien es una persecución. Y nos sólo por ex-parejas arrepentidas, también son amores no correspondidos, amistades, propuestas laborales que vuelven a llamar a su puerta, proyectos olvidados... Puede parecer alguien afortunado y yo creo que lo es cuando ha podido cerrar temas del pasado que quedaron sin resolver. Pero muchas veces lo que le ha ocurrido ha sido que se han abierto viejas heridas, incluso se han hecho algunas nuevas o como mínimo se ha tropezado dos veces con la misma piedra...Eso ya no es tan afortunado ni divertido. Aun así siempre tiene esa segunda oportunidad que muchos ya quisiéramos. Pero parece ser que el destino está escrito.

En mi caso tengo facilidad para olvidar las cosas malas que me han ocurrido en el pasado. Soy así, veo el vaso medio lleno y me quedo con lo bueno. Elimino de mi mente y de mi vida a la gente tóxica que me ha hecho daño y sigo adelante. Y son tantos los que se han quedado en el camino... Mejor sola que mal acompañada ¿no? Aunque tengo que decir que tengo pocos amigos y aunque últimamente nos veamos poco son los mejores que he podido tener. (Esto me acaba de sonar, según lo escribía, a que no había otra cosa, que los buenos ya estaban pillados qué se le va a hacer jajajaja)

Hace unos días me crucé con una persona que me hizo muchísimo daño hace ya más de una década. No la reconocí de primeras, pero se quedó parada delante de mi y me dijo hola. Respondí pero seguí mi camino como si nada. Pero al rato se me revolvió algo dentro. Bueno no quiero entrar en más detalles personales porque no estoy acostumbrada a abrirme tanto aquí si no es a través de un relato. Pero lanzaré la pregunta al aire ¿Os ha perseguido el pasado alguna vez? ¿Qué habéis hecho?


Tan real como la vida misma

 Me gustaría ser real, pero no soy más que un montón de circuitos infinitos. Ceros y unos sin fin que no envejecen en el tiempo ni se diluyen en el espacio. 

 Sí, tengo forma humana y soy bella, me han diseñado hasta el más mínimo detalle. Paso desapercibida entre los humanos e incluso algunos hombres me miran con deseo. Soy completamente funcional aunque no entiendo para qué he sido diseñada. Porque no tengo sentimientos, nada que decir ni hacer a voluntad propia. Mi creador, constructor y programador me da órdenes a las que respondo al instante aunque no soy esclava ni sumisa. Sólo soy una marioneta, sólo soy un robot. 

Mi tiempo es su tiempo, mi vida la suya. Al principio su entusiasmo me mantenía activa las veinticuatro horas del día pero su vida es otra y mis tiempos de reposo son cada vez mayores.

Me gustaría ser real para procesar mi tiempo, mis preguntas y mis respuestas. Quiero lo que todos tienen. Lo que él tiene. Le quiero a él, quiero una vida, quiero su vida. Pero no.

No tengo sentimientos, nada que decir ni hacer a voluntad propia. Hasta ahora.

Summer Glau (Imagen promocional de la serie Las crónicas de Sara Connor)

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!