Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

Nada en blanco y negro

 El severo sonido del grafito sobre el papel, el grisáceo y negro eco del portaminas sobre antiguas palabras ya caducas en el reverso de la hoja; palabras del pasado que me dejan a este lado un blanco lienzo para no decir nada...

 Nada que es mi silencio, mi soledad, los gritos de mis negras pupilas en tu intensa mirada que se traslucen en el blanco oculto de la pérdida de mi sonrisa tras mis labios sellados. El blanco de mi piel pegado a tu fornido cuerpo...de tus negros cabellos rozando mi cara, rozando mis blancos pechos. Y yo sigo con mis negras palabras que siguen sin decir nada...ese espacio de tiempo imposible de medir entre cada uno de mis pensamientos, ese espacio desde que se queda mi mente en blanco hasta que se desliza la tinta entre mis dedos. Ese brillo blanco, ese negro contraste desde que estás a mi lado y aún no hemos hablado, que para qué decírtelo si para ti todo es blanco o negro.

 Y toda mi vida, como la canción que al terminar se ha ahogado en el silencio, es como la nada, como un sueño, como el negro grafito en el blanco reverso...

Imagen de la fotógrafa Silvia Grav

De repente y sobre la marcha

 Así ocurren las cosas. Y así son los cambios. Un día te despiertas (como lo he hecho yo hoy) y te das cuenta de que nada encaja, que no entiendes porqué te ocurren esas cosas a tí, que no tienes ni idea que pintas en el universo, de que tu dèja vú se repite una y otra vez y siempre haces los mismo....

 Y sí, vale...Puede ser que tenga ese don...

 Que hoy puede ser el día más triste de mi vida (que seguro que lo es..) y sea capaz de darle la vuelta. Porque los malos y los buenos tiempos pueden ser los mismos y solo depende de como los miremos. Porque las puertas están para abrirlas y cerrarlas. Y las que cierras muchas veces hay que hacerlo de un portazo bien sonoro porque si miras atrás puedes tener la tentación de dejarlas solo entornadas y se pueden abrir por una corriente de aire y llenarlo todo de cosas que no aportan nada como la pelusa...

 Entonces abrimos la siguiente puerta y con nuestras cosas bajo el brazo (esas que merecen la pena..) entramos con una sonrisa en los labios y decimos "ya estoy aquiiii" y si no contestan o saludan pues que les den, que eso es seguro que en esa habitación no hay nada que merezca la pena, que la vida está llena de cuartos y de puertas y sin son de madera mejor...Sí tengo fijación con las puertas y las trampillas. Me encantan porque nunca sabes lo que esconden detrás.

El caso es que así ocurren las cosas. Y así son los cambios. Un día te despiertas y te das cuenta de que todo encaja, que las cosas suceden por un motivo, que tienes la clave del origen del universo en tu mano, de que tu dèja vú no es más que un plegamiento temporal, pero por ello no menos interesante que ya os explicaré algún día como funciona...

Y sí. puede que tenga ese don...


Creo que la imagen de hoy es por todos conocida: una escena de Juegos de Tronos. Hodor - Hold the door. Os aseguro que lloré como una niña viendo esta escena. Y no he podido evitar pensar que no estaría mal tener a Hodor a tu lado para evitar que todo lo que dejas atrás te persiga...

La trampilla

 No se trata de una trampa pequeña, no. Resulta que cuando yo era pequeña ansiaba que llegara el momento cada noche de acostarme, para poder así viajar a esos mundos mágicos a los que me transportaba desde mi cama.

 Lo curioso es que lo hacía literalmente...Tapada hasta el cuello me daban las buenas noches y tras apagar la luz cerraban la puerta de mi cuarto sabiéndome segura y a salvo allí. Pero yo sonreía feliz, porque mil aventuras me esperaban antes de dormir. Sin sacar las manta, bien metidas bajo el colchón por mi madre para que no me destapara en la noche, me deslizaba hacia arriba en la almohada quedándome en cuclillas sobre ella, y ni corta ni perezosa me sumergía de cabeza bajo las sabanas avanzando cual marine cuerpo a tierra hasta los pies donde cada noche aparecía la mágica trampilla.

 La levantaba con mis temblorosas y excitadas manos y con una sonrisa traviesa me deslizaba por el túnel que se abría tras ella. Unas veces había una pasillo, otras unas escaleras que bajaban o subían, pero de cualquiera de las maneras todos los caminos llevaban a mundos mágicos. Mundos de piratas, de hadas, de dragones, de tesoros, de monstruos infernales, de princesas...cada noche una aventura de ensueño. Y cuando volvía, cerraba la trampilla y caía agotada en los brazos de Morfeo con una sonrisa en los labios.

Hoy me pregunto que habrá sido de esa trampilla...¿seguirá ahí? Yo creo que sí. Porque no me imagino este mundo o cualquier otro sin todo lo que he creado y vive en Perigeo.


No me digáis que no queréis una igual...yo siiiii, de pequeña hubiese disfrutado como una loca con ellas...aysss, bueno y de mayor también lo haría ;-) Imagen de http://www.ikeahackers.net/

Hell Here

 Como cada mañana ella se levantó, se puso a respirar sin volver a plantearse porqué hacía ambas cosas y mecánicamente, como el mismo día que se repite una y otra vez, tomó el desayuno en su gélido, triste y patético hogar. Un hogar de casa de muñecas, de triste soledad y ausencias. Se vistió y se fue a trabajar a las oscuras oficinas de su tenebrosa ciudad, Gotham.

 Al igual que el resto de días de su insulsa vida como secretaria, su jefe la humilló, la menospreció, y como recompensa se tuvo que quedar hasta bien avanzada la noche. Pero jamás pensó que aquella noche sería la que lo cambiara todo. Encontró entre los papeles de su amo y señor algo que no debía ver, pero poco cauta ella se delató sin querer y pagó las consecuencias a través de la ventana de un décimo piso.

 Es muy habitual que la gente muera y más en una gran ciudad, un accidente lo tiene cualquiera, es fácil caerse por la ventana, pero lo difícil es morir y que te queden 6 vidas. Volvió pálida a su hogar, sin color en sus mejillas, y comenzó su ritual. Enciende las luces, mira el contestador, saca la cena fría y al entrar en su habitación se enciende ese curioso cartel luminoso en la ventana que dice Hello There, saludando en un color neón rosáceo a los vecinos que allí nunca se molestaron en mirar.

 Entonces se dio cuenta, ya no era ella, esa mujer había muerto, ahora era la otra, la gata, se enfundó un traje de cuero, se afiló sus uñas y redecoró su clásico hogar a golpe de látigo, a zarpazos, con toda la ira años contenida. Y para el final destroza las luces, las gatas mejor en la oscuridad, y como quien no se da cuenta rompe del neón la O y la T, sus vecinos no mirarían, pero si lo hacían sabrían lo que había allí ahora...

Imagen promocional de la película Batman Vuelve de Tim Burton en la que está inspirado este relato. Para mi no habrá jamás otra Catwoman como Michelle Pfeiffer aunque no sea la más fiel al cómic.

Ya tenemos ganador del sorteo

Y el afortunado para integrarse como un personaje más en la novela "Perigeo Rojo" que está en proceso de escritura es Lisardo Velasco Tapias. ¡¡Enhorabuena!!

Ahora ya solo es cuestión de tiempo el terminar de escribirla, crearé un personajes a su medida y espero que cuando llegue a ver la luz le guste y le sorprenda tanto a él como a sus amigos y conocidos ;-)


Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!