Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

15 de abril de 2015

Un emotivo adiós Nicoletta
 Recuerdo cómo nos conocimos. Me escribió hace ya unos años preguntándome por mi primera novela. Ella en aquel entonces vivía en California y era imposible conseguirla allí. Me sorprendió que me dijera que una amiga suya aquí en España se la estaba leyendo a través de Skype.

Ese fue el comienzo de una amistad que ha durado hasta que nos dejó para unirse a las estrellas que viven en el firmamento, y que ahora durará para siempre en mi corazón. Hace unos días me escribió un correo muy emotivo para contarme que le habían dado unos meses de vida. Me quedé helado. Sin palabras. Y lloré. Pero su cáncer al final ha sido fulminante. Es un día triste, por eso el cielo se derrama en lágrimas de lluvia.

Quiero dar todo mi cariño desde aquí a su familia. En especial a su marido, que para él tiene que ser sumamente duro, en especial con Sophie y las gemelas. Seguro que guardará muchos y bellos recuerdos para ellas de su maravillosa madre.

Te echaremos de menos Nicola.

Aparte de lo que me escribió a mí, dejó a su marido el encargo de publicar esta carta de despedida para todos. Él ya la ha borrado, pero yo la guardé.







0 comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!