Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

16 de abril de 2015

La gata (V.O.)
Después de dormir lo que le parecieron siglos despertó. No recordaba haber descansado tanto en toda su vida. Abrió los ojos como si de una largo parpadeo se tratara y una sonrisa brotó en sus carnosos labios. Miró el reloj de la mesilla. Aquellos siglos no habían sido mas que unas pocas horas. Pero había dormido como nunca. Incluso había dejado de dolerle el cuerpo. Siempre le dolía al despertar, tanto como si hubieran estado tensando y trenzando sus músculos. Supuso que se debía a que ya no había estrés ni preocupaciones, que solían ser las causantes de todos sus problemas. Se desperezó como una gata arqueando la espalda y estiró los brazos. Al moverse, la sábana se deslizó cayendo al suelo,y el sol que entraba por las rendijas de la persiana a medio subir rozó con sus largos dedos su cuerpo desnudo. Emma ronroneó. Le gustó verse así. No estaba acostumbrada a dormir sin ropa alguna. La piel se le erizó e instintivamente se llevó las manos a los pechos para cubrir sus duros pezones. Rió nerviosa ya que en la habitación no hacia nada de frío.

Se estiró de nuevo en la enorme cama que al fin era toda para ella. Por fin estaba sola.

Alargó la mano y cogió el libro que se había deslizado entre sus dedos cuando se quedó dormida.

Continuó en el punto que lo había dejado.


5 comentarios:

  1. Interesante lectura. Un fuerte abrazo



    Publicado por Ana Carolina para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 19 de abril de 2015, 18:00

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Interesante lectura la que está haciendo ella o la entrada? jejeje



      Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 21 de abril de 2015, 9:41

      Eliminar
    2. jajajaja, ambas. Saludos



      Publicado por Ana Carolina para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 23 de abril de 2015, 2:16

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu micro relato, Eduardo, te felicito por él pero ¿sabes? me ha sabido a poco, me hubiera gustado saber qué continuaba, tendré que echar imaginación.

    Mi admiración y un beso.



    Publicado por María para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 25 de abril de 2015, 0:50

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que a mi también me supo a poco escribirlo. Me hubiese gustado ir más allá, aunque la imaginación de cada uno, y sobre todo la tuya, da para mucho juego :-)

      Gracias por pasarte Besos



      Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 27 de abril de 2015, 13:27

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!