Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

26 de septiembre de 2014

Nauseabundo (V.O.)
El olor a carne quemada era nauseabundo, pero al pequeño Klaus le recordó a las fiestas de invierno. Acababa de llegar la primavera y no pudo evitar rememorar el aroma que, hacía unas pocas semanas, desprendía el asado de jabalí que preparaba la abuela grande. Era el mismo olor que cuando las llamas se levantaban y quemaban la piel del animal haciendo que la grasa chorreara sobre la hoguera.

El niño sabía que no debería estar pensando en aquellas cosas y que el olor tendría que resultarle nauseabundo. Todos a su alrededor lo decían. Pero Klaus no entendía porqué el olor que desprendía la tía Margaret mientras la quemaban tenía que ser malo. Si el jabalí cuando estaba vivo olía mal y al asarse olía tan apetitosamente...¿Cómo iba su tía, que solía oler a fragancia de hierbas, oler mal asada? Incluso debería oler mejor que el jabalí.

A la tía Margaret la quemaban por bruja. Sabía leer, escribir y sabía algo de medicina natural. Lógico que la quemaran. Todos aquellos conocimientos no eran más que brujería y no podían traer nada bueno.

A Klaus le rugieron las tripas, tenía hambre y ver asarse a su tía atada a un poste no ayudaba. Menos mal que el ruido que emitía su estómago quedaba amortiguado por el crepitar de las llamas y los últimos gritos agónicos de Margaret. Esa era la única diferencia palpable entre el jabalí y ella. Al jabalí le habían dado muerte antes y a ella la asaban viva. Quizá por eso decían que era nauseabundo.

Al niño se le hizo la boca agua. No pudo evitarlo. Una cosa era comerse un jabalí y otra comerse a una bruja que además era tu tía. La comunidad en la que vivía Klaus era muy estricta. Sin embargo él tenía hambre...


5 comentarios:

  1. Brutal... me ha entrado hambre hasta a mi. Y claro que había que quemarla.... sabía leer y escribir...
    Muy buen relato. Acabo de ver una serie (temporada) llamada Salem, sobre brujas y es un tema que me gusta y me llama la atención. No dudo de su existencia pero también de las barbaridades que se harían en su nombre y contra todo aquello que llamara demasiado la atención. Este texto da para mucho.. creo que es sencillamente genial¡¡¡ gracias¡¡¡



    Publicado por Francis para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 5 de octubre de 2014, 22:47

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene saber leer y escribir en ciertos lugares que suelen ser los mismos en los que se pasa hambre. No conozco esa serie pero seguro que le echo el ojo en cuanto pueda. Muchas gracias, no sabes lo que me alegra que te haya gustado :-)



      Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 6 de octubre de 2014, 12:30

      Eliminar
  2. Wow, wow. Primero, me gusto la forma lenta en que nos das a conocer que es a la tia, una mujer, una bruja, a la que queman. Muy bueno. Y luego el final, no lo negare, abri los ojos sorprendido.

    Me gusto.

    Saludos.



    Publicado por Agustin Tirado para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 5 de octubre de 2014, 22:48

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agustín, bienvenido al blog y gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado y que te haya sorprendido. Comentarios como los vuestros me animan a seguir escribiendo. Un saludo



      Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 6 de octubre de 2014, 12:34

      Eliminar
  3. Si, yo también he escuchado de esa serie. Y he visto un trailer y me ha dejado curiosidad.



    Publicado por Agustin Tirado para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 7 de octubre de 2014, 22:02

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!