Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

1 de marzo de 2014

Ellos no lo entienden (V.O.)
Hacía mucho tiempo que no sangraba tanto por la nariz. Aunque he de reconocer también que hace mucho que no me pegaban un paliza como esta en el colegio. Se han ensañado. Está visto que no les gusta que sea más listo que ellos en clase. Pero hasta un crío de primaria sabe más que ellos...

Llevo todo el día escondiéndome en los baños y ahora por lo menos he tenido la suerte de llegar a casa y que mis padres no estén. Aunque bueno, nunca están. Hoy no soportaría otra charla sobre el acoso ni tener que volver a hablar con el director para denunciar a los chicos que me hacen esto. No soy un cobarde ni un chivato. Además, yo sé cosas que ellos ni siquiera se pueden imaginar. Ellos no lo entienden.

Me he encerrado en mi habitación. Llegará mi hermana y se irá a la suya sin preocuparle si estoy o no. Y dentro de un par de horas llegarán mis padres de trabajar y...si me limpio bien casi no se notará la sangre ni los golpes y no me verán hasta la cena. Entonces cada uno estará con la mirada prendida de su móvil y de su plato y listo. Otro día más.

Creo que abriré la ventana. Siempre que se cierra una puerta se abre otra salida. Quizá así lo Entiendan.


2 comentarios:

  1. En unas pocas líneas condensas el entorno en el que vive este joven, rodeado de indiferencia y desprecio. Muy triste y lo peor de todo, es que realmente ocurre. Bss



    Publicado por Jo Anne para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 6 de marzo de 2014, 21:59

    ResponderEliminar
  2. Jo Anne, es muy triste saber que estas cosas ocurren y más ver que no se hace nada y encontrarse que algunos llegan al punto de quitarse la vida como en el relato. Un beso guapa.



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 7 de marzo de 2014, 11:05

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!