Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

28 de enero de 2014

A un metro de ti (V.O.)
Sus lágrimas se derramaban sin que pudiera controlarlas por más que se frotara los ojos disimuladamente. Daba igual. Todos veíamos que ella lloraba y no había nadie para consolarla. No creo que fuese excusa que nuestro relojes marcaran las siete de la mañana; que viajáramos en un vagón de metro lleno de desconocidos y que a todos nos separaran la distancia de los asientos y las diferentes estaciones en las que nos íbamos a apear.

 Yo veía que lloraba pero no me moví al igual que ninguno de los pasajeros que íbamos en el vagón. Era una chica joven, rellenita y con ropa deportiva. Sostenía en su mano un móvil y llevaba conectado a él unos cascos por los que debía estar escuchando música. Aunque no creo que fuera la música lo que le hacía llorar. Eso tampoco sería excusa para no hacer nada y ofrecerle unas palabras de consuelo. 

No podía dejar de mirar sus ojos, de ver cómo rodaban sus lágrimas a pesar de que las arrancaba sin cesar. Al final nuestras miradas se cruzaron un instante y le hice un gesto en el que creí expresar si podía ayudarla en algo. 

Apartó la mirada y se cubrió de nuevo. La siguiente estación era la mía.




9 comentarios:

  1. Así es. Vamos demasiado ensimismados en nuestros propios problemas que, seguramente, serán muchos, dados los tiempos que corren. ¿Acaso somos inmunes al dolor ajeno?, no lo creo.
    Saludos.



    Publicado por NaDa para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 29 de enero de 2014, 19:01

    ResponderEliminar
  2. No creo que seamos inmunes...pero cada vez nos involucramos menos. Así nos va.



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 30 de enero de 2014, 10:22

    ResponderEliminar
  3. Gracias por pasarte por mi blog. En cuanto a tu comentario sobre el cambio de la entrada... se debe a mi propia insatisfacción con ambas. Es posible que la elimine.
    Un saludo.



    Publicado por NaDa para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 30 de enero de 2014, 14:58

    ResponderEliminar
  4. ¡Involucrarse en algo? ¿Hoy en día? Imposible... y sinceramente, no entiendo por qué. Siempre me consuelo diciéndome que al menos, en mi pequeño círculo de las personas que forman parte de mi vida jamás tendrán que vivir este instante de soledad: si lloran siempre habrá alguien para ellos. Una pena, pero... ¿podríamos de alguna forma infundir estos valores en las nuevas generaciones? creo que la nuestra ya está perdida...



    Publicado por MONTSE RIOS para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 30 de enero de 2014, 16:55

    ResponderEliminar
  5. cada día nos tropezamos con personas diferentes físicamente pero iguales en ciertos pesares, o como diría yo " nos tropezamos con alguien que lleva el mismo peso de tu cruz" pero estamos tan sumergido en nuestro destino o de llegar rápido a la nuestra estación que se nos olvida que no somos los únicos en el planeta que debemos sufrir, que existen otros iguales o diferentes a to que se le puede ofrecer una sonrisa de solidaridad en un vagón para hacerlo sentir mejor. Te cuento que yo soy partidaria de mostrarle así una sonrisa de ayuda alguien .

    Un fuerte abrazo!!



    Publicado por Ana Carolina para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 31 de enero de 2014, 2:13

    ResponderEliminar
  6. NaDa - De nada, te he contestado en tu blog, debes ser una mujer muy exigente ;-)

    Montse Ríos - Yo creo que el mundo tan grande en el que vivimos queda cada vez menos espacio y somos muchos más y nos importamos mucho menos...

    Ana Carolina - Es como si el mundo estuviese cada vez más incomunicado a pesar de todo lo que nos rodea. Hay mucho miedo y la gente es más desconfiada...qué fácil podrían ser las cosas. Por cierto...Felicidades cumpleañera!!! ;-)

    Un besazo!!



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 31 de enero de 2014, 12:33

    ResponderEliminar
  7. jajajajajaja, gracias Edu.



    Publicado por Ana Carolina para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 1 de febrero de 2014, 1:41

    ResponderEliminar
  8. Real como la vida misma. Me ha gustado mucho!! Has reflejado muy bien lo que querías transmitir. Enhorabuena, Edu.



    Publicado por Jo Anne para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 1 de febrero de 2014, 23:42

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias guapa!! :-D



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 3 de febrero de 2014, 18:38

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!