Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

5 de mayo de 2013

Disfrazado de vendedora de manzanas
 Disfrazado de vendedora de manzanas. Así se presentó. Pero como las auténticas. Con su corpiño, su falda roja y el mandil de cuadros. Lo malo era su escote velludo y la incipiente barba con aquel horrible maquillaje que más que como una Drag le hacía sentir como un putón lleno de esteroides. Pero a él le daba igual. Ni si quiera era Carnaval. Y lo que buscaba en aquella discoteca de ambiente era un oso. Que allí había mucho. Aunque más bien prefería un lobo que se lo comiera todo.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!