Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

3 de mayo de 2013

Desencuentro de sentimientos (V.O.)
Sabía que lo tenía dentro. Que devoraba sus entrañas poco a poco. Llevaba el parásito en su interior desde hacía mucho tiempo pero no había hecho nada para extirparlo. "Ahora ya es tarde" se decía. Y su otro yo le contestaba "¨Tú le dejaste crecer, no tienes excusa. Y ahora hueles a sudor, a podredumbre estás corrupta en todo tu ser..." 

"Ya no hay solución" se volvía a contestar.

Se odiaba a sí misma. La derrota no está en perder la batalla si no en no atreverse a participar en ella sabiendo que es una trampa. No peca menos el que no muerde la manzana. Porque el gusano, el parásito, está dentro. No es la manzana. Eres tú. Es él. Es ella. 

Y aunque creas que todo está perdido lucha hasta el final.




2 comentarios:

  1. Me encanta tu forma de relatar

    ( una duda por que no hago mas que leerlo y al final me e echo un lio xDD es Que devoraba sus entraña o sus entrañas? ya no se si es de una forma o de otra pero me sale humo de la cabeza xDD )

    Buenos dias!xD



    Publicado por Nicoletta Giovanni para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 3 de mayo de 2013 17:05

    ResponderEliminar
  2. sus entrañas" jajajaja, ha sido un error mio al escribirlo que me he comido una letra. Si es que cuando me pongo a escribir en el ordenador doy a todas las teclas menos a las que debo jajaja Ahora mismo lo corrijo ;-)

    Me alegra que te guste lo que escribo, un besazo!!



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 3 de mayo de 2013 17:19

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!