Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

25 de marzo de 2013

La doncella del balcón, una historia real

Como muchos sabréis vivo en Torrejón de Ardoz desde hace un par de años. Y desde el primer día mañana sí y otra también recorro en transporte público la Avenida de la Constitución desde mi casa camino del trabajo y otra vez vuelta. 


A través de la ventanilla del autobús 224 he podido ver a mis nuevos vecinos torrejoneros por la aceras caminando, algunos con prisa y otros de paseo mirando escaparates. Uno de ellos es el de la tienda de novias "Atelier del Molino" ubicada en el número 31. Es un local pequeño en un apretado edificio que parece querer respirar estirándose en las dos plantas de arriba. Y no es que sea una tienda ni muy grande ni muy vistosa pero sí que tiene algo muy llamativo.

A su balcón se asoma, mientras luce el sol, un maniquí con un traje blanco y vaporoso como los vestidos de cuentos de princesa. Tiene algunos detalles de color carmesí en el bordado pero desde mi posición y el avance rápido del autobús no puedo dar más detalles de lo que es.

Allí asomada, como si esperase a su caballero andante ha pasado estos dos últimos años con el mismo vestido. ¿Por qué no se lo han cambiado nunca? Si se trata de dar publicidad a la tienda, promocionar alguna colección nueva o algo así deberían cambiárselo de vez en cuando...Aunque ahora que me doy cuenta el vestido parece muy antiguo. Uno de esos que se llevaban hace siglos.

Un día mi curiosidad innata me llevó a entrar a la tienda a preguntar por el maniquí. La responsable que salió atenderme me miró con cara extraña

-¿Qué maniquí?

-El que sacan al balcón todos los días. Uno que lleva un vestido blanco antiguo con pedrería carmesí y en la cabeza una corona de flores -Se debió pensar que la tomaba el pelo por la cara que puso. -Está ahí fuera ahora mismo -señalé al exterior.

-Aquí no tenemos ningún maniquí así, los nuestros son solo de cuerpo. Y menos aún íbamos a sacar ningún vestido al balcón para que se estropeara a la intemperie.

-Pero entonces... -volví a salir al exterior seguido por la cada vez más enfadada mujer. Miré hacia arriba y ya no estaba allí. En su lugar en el balcón había dos grandes macetas con flores.

-Perdone, me he debido de confundir de tienda -dije aun a sabiendas que que no era así. La encargada me miró con gesto adusto y regresó al interior de la tienda sin decir nada.

He preguntado a amigos y vecinos si han visto alguna vez aquél maniquí. He caminado por la calle con mis ojos puestos en el balcón y en cuanto he señalado a la inmóvil dama para que alguien la observara como podía hacerlo yo nadie sabe de lo que le hablaba...

Pero yo sigo viendo a la doncella del balcón con su vestido blanco cada día una y otra vez...

¿La has visto tú también o me estoy volviendo loco?

3 comentarios:

  1. Te estás volviendo loco, pero no te preocupes, la doncella del balcón es una de las ventajas de volverse loco.



    Publicado por Ruben para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 25 de marzo de 2013 14:59

    ResponderEliminar
  2. jajajajajaja, me has hecho reír el día de hoy... Saludos!!!



    Publicado por Ana Carolina para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 25 de marzo de 2013 15:07

    ResponderEliminar
  3. Rubén, ya me lo imaginaba yo pero me alegro de que sea así :-)

    Ana Carolina, pues no pretendía ser gracioso...pero bueno por lo menos te he hecho reír



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 26 de marzo de 2013 08:46

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!