Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

20 de noviembre de 2012

Paseando por la ribera del río...
 Vengo de asomarme por el blog de mis amigos ciclistas morunosbike y leo que les ha ocurrido lo que nos ha pasado a muchos. Vas paseando por la ribera del rio y llegas a un punto en el que te encuentras vallado el rio y no puedes continuar, o te sale un señor que te echa a patadas porque aquello es propiedad privada...
foto by Alby Menta
Yo no sé mucho sobre leyes, pero creo que los rios y sus cauces son de todos (o deberían serlo).

He buscado un poquito en Internet y he encontrado una base de datos de legislación completa de la que solo voy a extraer lo siguiente para no enrollarme mucho:

La Ley de Aguas, Real Decreto 1.2001, tiene por objeto la regulación del dominio publico hidráulico y del uso del agua. A priori parece que nada tiene que ver con nosotros, pero especial interés reviste la definición que hace la Ley sobre las Riberas, pues es uno de los espacios por donde el uso publico entra en directa conexión con el derecho a caminar por los margenes, atendiendo a las limitaciones legales.

El articulo 6 de esta Ley, entiende por riberas las fajas laterales de los cauces públicos, situadas por encima del nivel de las aguas bajas, y por margenes los terrenos que lindan con los cauces. Las margenes esta sometidas en toda su extensión longitudinal a una ZONA DE SERVIDUMDRE DE 5 METROS DE ANCHURA, PARA USO PUBLICO, y a una zona de policía de 100 metros de anchura, en la que se condicionará el uso del suelo y las actividades que se desarrollen.

Así los cinco primeros metros desde la ribera del río (zona de servidumbre) deben quedar libres al paso peatonal porque son de uso público.

Por lo tanto cada vez que nos encontremos en una situación así y no tengamos acceso a la ribera del rio lo que tenemos que hacer es DENUNCIAR.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!