Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

30 de mayo de 2012

Principios
 Y no me refiero a los de las novelas o los de los cuentos (que ya me gustaría hablar de eso hoy) si no a los principios éticos que nos hacen ser como somos. Cada vez veo más el "todo vale" pero la famosa crisis no me vale como excusa para hacer lo que me de la gana y saltarme las normas escritas o la simple conciencia social a la torera. Y eso lo estoy viendo tanto en la calle como en la red.

 Yo pienso seguir en mi onda, ni voy a criticar a nadie ni alabarlo porque me pinchen o me sobornen con un "regalo" según el caso. Cada uno es libre de hacer lo que quiera y como quiera mientras no perjudique a los demás.  Pero ya se empiezan a ver muchos billetes de seis euros en la red por decirlo de alguna manera.   Que me guste por ejemplo un cantante no quiere decir que me caiga bien como persona o comparta su ideología o su forma de hacer las cosas. Así que no voy a crucificar aquí a nadie por lo que hace. Pero no voy a entrar en el juego de trueque de favores, la compra de votos o al simple egoísmo y egocentrismo de algunos. Cuando publico algo aquí es porque yo quiero y me apetece, pensamientos míos o cosas con las que me he tropezado y que me interesan. Porque he leído un libro y me apetece compartirlo o una película que me ha gustado y pienso decir lo que realmente pienso sobre ello. Lógicamente si algo no me gusta pues no voy a perder el poco tiempo que tengo en ello y lo pasaré de largo. Entended esta entrada como queráis porque como siempre tendrá muchas lecturas según sea quien lee al otro lado de la pantalla.

 Por mi parte seguiré comportándome como soy que sé que no me va a llevar a la cima de ningún sitio pero tendré la conciencia tranquila.

Viva el marketing publicitario

 Para quitar hierro al asunto...Pienso seguir separando al autor de su obra pero si la obra llega a tomar contacto así con público...madre mía...

4 comentarios:

  1. No sé a santo de qué es el motivo de tu entrada pero sí que opino que nadie debería criticar a los demás por lo que hagan o dejen de hacer en su propia casa o con su propio trabajo.



    Publicado por Laura S.B. para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 30 de mayo de 2012 14:00

    ResponderEliminar
  2. Laura S.B., en parte de eso se trata, de mi libertad de expresión y de que nadie me acose por ello.

    Que por cierto ahora que lo leo la última frase que he puesto "Para quitar hierro..etc..." no suena como quería que sonara, si es que se me da muy mal hacer chistes que se entiendan...bueno da igual. Digamos que forma parte también de mi libertad de expresión jajajaja



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 30 de mayo de 2012 16:02

    ResponderEliminar
  3. bueno Eduardo, no tengo ni "repajolera" idea de lo que hablas, pero a mi, que soy claro y digo las cosas a la cara, la libertad de expresión me cuesta más disgustos que otra cosa.
    ¡ah! ¡si! ¡qué viva el marketing ese!



    Publicado por Ruben para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 30 de mayo de 2012 19:48

    ResponderEliminar
  4. Rubén, yo tampoco cierro la boca por nada, y tampoco lo he hecho ahora. La entrada va con mensaje subliminal a alguien que me lee aunque ya se lo he dicho a la cara. Lo que pasa que aqui no quiero señalar a nadie porque no quiero polémica y prefiero seguir a lo mio. Pero algo tenía que decir porque cuando me tocan los hue-blogs...

    La foto no tiene nada que ver, pero me molaba de hacer un juego de palabras y de foto jajaja



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente a las 31 de mayo de 2012 15:34

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!