Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

30 de noviembre de 2011

E-readers y E-books
 Yo siempre he sido contrario a utilizar anglicismos cuando tenemos bonitas palabras en castellano para lo mismo. Y es que las influencias del inglés sobre todo en el lenguaje laboral son tremendas...casi diría que es intrusismo.
 Bueno que me desvío del tema, que yo quería hablar de los ereaders y ebook, es decir de los visores de libros electrónicos y los propios libros electrónicos. Sí, en este caso hay que hacer de tripas corazón. De ahí mi divagación del principio.

 El caso es que a mí me encantan los libros en papel, como toda la vida. Poder acariciar sus tapas, disfrutar de su tacto y olor, y pasar las páginas sin darme cuenta de que lo hago para llegar a a su fin y cerrarlo apretándolo con cariño en mis manos si he disfrutado de su lectura. Y yo soy de los que leen en el autobús, en el metro y llevan de paseo sus ejemplares en la mochila o en la mano. De los que miran en el vagón o en la parada qué leen los demás por si alguno me llama la atención.

 Con los ereaders (y los ebooks) no puedo hacer nada de eso. Pero sí, sus ventajas tienen. Puedes llevarte el último tochazo de Stephen King de la manera más ligera y cómoda, puedes pasar las página con una sola mano y con la otra sujetarte a la barra del metro, se deja de usar papel y es más ecológico...
 Yo aún no me he sumado a esta tecnología y si lo hago no dejaré de usar los libros de toda la vida. Pero sí que me gusta por deformación profesional estar al día de los avances en ereaders.

 No sé si sabréis que estos aparatos utilizan lo que se llama tinta electrónica (e-ink) no cansa la vista, no hay reflejos, etc...Lo malo que ya empiezan a sacar sucedáneos que nos hacen creer que son lo mismo pero son pantallas lcd que no dan ninguna de estas ventajas. Y cada vez se ven más en el metro...y me parece un engaño absoluto. Cierto es que los ereaders son en blanco y negro (que hay que decir que ya existen en color, sí tinta electrónica en color, pero cuestan un ojo de la cara)  y estos lcd´s son a todo color y hacen tantas cosas. Pero señores las cosas para lo que son.

 La tecnología está ahí pero claro, hay que "engañar" un poco al público y deshacerse de todo el mercado en blanco y negro y "colar" esos falsos ereaders lcd en color y más baratos que están sacando todas las compañías. Incluso las más prestigiosas del ereader.

 A mí me gustaría sumarme a esta tecnología cuando los precios de estos dispositivos sean un poco más acordes y lógicos a la realidad y a sus costes. Cuando la tinta electrónica sea en color y pueda si me apetece disfrutar de un buen cómic o un tochazo de más de mil páginas si me apetece. Pero está visto que eso queda aún muy lejos.

 Así que no sé si me acabaré vencido y comprando un ereader en blanco y negro con una pantalla de un tamaño decente al precio más asequible y por lo menos ir leyéndome esos tochazos que tengo pendientes. 

Es el río que nos lleva.

Pony-ereader

7 comentarios:

  1. Eduardo, hace un año, me compré un ereader, uno no muy caro. Pienso que nada es igualable al libro material, pero me cansaba de cerrar el libro en mis largas horas de espera en el autobús porque terminaba el día y no podía leer a la luz de una farola, o con esas linternitas para los libros, con este aparato, he pasado ese problema, leo durante las horas de luz un libro normal, y si me toca noche, uso este otro, he terminado "la ternura de los lobos" y no se qué será lo siguiente.
    *solo lo uso en las horas sin luz.
    *me gusta sentir el peso del libro en mis manos.
    *los libros electrónicos son un poco más baratos, pero no están ahí en la estantería, y no es fácil prestarlos ni anotar al lado, ni subrayar lo que me llama la atención.
    No sigo, si quieres un día hablamos de pros y contras. Pero el encanto de un tocho de libro...



    Publicado por Ruben para Eduardo Fanegas de la Fuente Blog a las 30 de noviembre de 2011 18:27

    ResponderEliminar
  2. holaaa, yo estoy super feliz con mi Kindle de Amazon.
    Me gusta leer en inglés y los precios de Amazon están genial :-).

    Al principio echaba mucho de menos los libros físicos pero más tarde cuando se me rompió mi primer ereader (si..un nvbsl) lo eché en falta y empecé a valorarlo.

    Aún así sigo leyendo libros físicos que voy intercalando. Está claro que para un viaje mejor un ereader que no ocupa nada :-). Para las noches también están genial ya que así, si mi novio está durmiendo no lo molesto con el pasar las páginas (debe de tener un oído ultrasónico o algo)

    Lo que al parecer va a ser un bombazo es la tecnología Mirasol ^ ^, serán los ereaders del futuro, échale un ojo. LLevan android y reproducen videos muy bien y no cansa la vista. Llevan investigándolo años y parece que han hecho el primero :-).

    PD: lo que no me va nada es leer del pc o del Ipad ya que ahí mis ojos empiezan a mutar hacia algo que no deseo ni recordar jejeje

    besos!



    Publicado por xulieta para Eduardo Fanegas de la Fuente Blog a las 30 de noviembre de 2011 21:24

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Fanegas de la Fuente10 de junio de 2020, 16:24

    Rubén, todo tiene sus ventajas y desventajas, pero en cuanto al tocho del libro como no me lleve una carretilla en el metro o vaya más al gimnasio...jejeje

    Xulieta, pues sí que tiene fino tu novio el oído ajajaja. Sí que conozco lo de Mirasol, he investigado bastante por la red. Les ponen bastantes pegas por lo visto y produce reflejos también. Lo venden en Corea nada más, Kyobo, y parece que allí se va a quedar...
    De todas formas tiempo al tiempo!



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente Blog a las 1 de diciembre de 2011 08:41

    ResponderEliminar
  4. Creo que los tiempos nos arrastran hacia nuevos campos, al principio igual somos reaccios al cambio pero os aseguro que un año todos estaremos a la cabeza de la nueva tecnologìa.

    un fuerte saludo


    fus



    Publicado por fus para Eduardo Fanegas de la Fuente Blog a las 2 de diciembre de 2011 23:51

    ResponderEliminar
  5. Eduardo Fanegas de la Fuente10 de junio de 2020, 16:25

    fus, Sí esto es lo de siempre...como aquello de "yo no quiero teléfono móvil para qué" y ahora todos tenemos uno ;-)



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente Blog a las 5 de diciembre de 2011 08:27

    ResponderEliminar
  6. Hasta hace poquito también decía que molaba mucho más leer en papel que en un cacharrin de estos, pero ¡alabado sea el friky! me regalaron uno (pantalla de tinta) ¡¡y no veas qué cambio!! Por deformación profesional seguiré prefiriendo los libros en papel, que quedan bien monos en la estantería... pero lo cierto es que el e-reader es mucho más cómodo a la hora de leer y más práctico.
    El contrapunto que le veo a todo esto son los precios tan excesivos, no tanto sobre los reproductores (que ya están bajando bastante) como sobre los propios e-books. Algunos rozan el absurdo, ¿cómo pretenden vender un archivo digital a 20€? Son cosas que jamás entenderé.

    Por cierto, la foto es la caña.



    Publicado por Laura S.B. para Eduardo Fanegas de la Fuente Blog a las 13 de diciembre de 2011 16:04

    ResponderEliminar
  7. Eduardo Fanegas de la Fuente10 de junio de 2020, 16:27

    Laura S.B. - Efectivamente donde esté el olor de un libro, el pasar las páginas, el tacto de las solapas en tus dedos...pero claro las ventajas el e-reader son enormes. Y te digo una cosa...sé que me lo traen los Reyes jejeje, eso es verdad los precios de los e-books son una burrada en general. Pero bueno según vaya viendo el mercado ya te contaré.

    Besos!



    Publicado por Eduardo Fanegas de la Fuente para Eduardo Fanegas de la Fuente Blog a las 14 de diciembre de 2011 09:39

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!