Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

27 de abril de 2011

Palabras en mis recuerdos
 Aún puedo recordar el primer relato que escribí en mi vida. Tenía unos ocho años y lo escribí para el colegio, para uno de esos concursos que se hacían todos los años por las fiestas de la patrona. Trataba de un buzón y de un cartero que eran muy amigos, el cartero se rompió una pierna y no podía ir a recoger las cartas que echaba la gente y el buzón se llenaba y se llenaba ...Recuerdo que me sentí bien al escribirlo, eso de imaginar cosas y poder contarlas . Mejor me hizo sentir sinceramente ganar el concurso ese año y ya no dejé pasar la oportunidad de presentarme ningún año y de seguir escribiendo. Era una gran satisfacción el saber que por fín había algo que se me daba bien. Es una pena que no conserve ninguno de aquellos relatos. Esas cosas que pasan cuando eres pequeño que se las quedan en el colegio y se acaban perdiendo. 

 Luego me llegó la vena musical al llegar al instituto, seguía buscando mi sitio y dejé de escribir de una manera para escribir de otra, las letras de las canciones. Son esos momentos en los que la música es lo más importante para ti, llevar la camiseta de tu grupo como bandera.


 Después cuando llegué a la universidad que exigía mi plena dedicación mi guitarra y mis canciones empezaron a acumular polvo. Lo bueno que en alguna que otra aburrida clase (porque aunque no lo parezca en biología algunas asignaturas son aburridas…) me las pasaba escribiendo microrrelatos (y chorradas también) en la carpeta de algún compañero. La inquietud literaria volvía, pasé por guiones de cómics, de un cortometraje…y el gusanillo de contar cosas, de decir de alguna manera lo que sentía se hacía más necesario.

Así empezaron aquellos pequeños relatos, aquellos preludios de muerte, que se convirtieron en el germen de la que es mi primera novela. Pero aquello fue hace mucho tiempo. Pasaron muchos años sin escribir, esa época en la que buscas trabajo porque es lo que tienes que hacer, porque hay que comer. Y todo se perdió durante años...

Pero llegaron los spaces y los blogs y una nueva forma de escribir, y conocí a muchas personas con mis mismas inquietudes y con mucho talento. Escribir aquí fue un nuevo impulso y las personas que me rodeaban un apoyo.

Por eso Aquí y ahora están aquellos Pedacitos de Muerte y en camino dos novelas más. Me encanta escribir y sentirme así de vivo cuando lo hago.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!