Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

Estar de Rodríguez

 Una expresión que supongo ha caido en desuso con los años por los cambios generacionales. Se utilizaba especialmente en los años 60 y 70 cuando el marido se quedaba trabajando y la mujer se iba con los niños de veraneo. Lo que se supone que hacían aquellos Rodríguez no creo que haya falta que explicarlo pero era todo aquello que no podían hacer cuando estaban ellas presentes.

 Hoy día, la balanza se equilibra y tanto mujeres como hombres pueden estar de Rodríguez, él o ella se va fuera a trabajar, o se quedan y son las parejas las que se van...todo tipo de combinaciones.

 Yo estoy de Rodríguez. Sí.

 Mi novia se ha ido unos días a trabajar fuera de casa...

 Y yo he aprovechado...

 A hacer eso que no puedo hacer con ella...

Y lo he intentado muchas veces pero no le gusta...

No quiere...

Le da asco...

Por fín he podido...

La cama todo el día deshecha...

Y yo viendo esas películas gore y de terror que no podía ver con ella!! jajajaja
Y es que tengo tantas guardadas que sólo me ha dado tiempo a ver dos de momento y no creo que me de tiempo a mucho más porque ella se ha ido a trabajar fuera unos días pero yo también tengo que currar aquí ;-P

Quién me iba a decir a mí que tendría que esperar estos momentos para ver esas pelis con lo bien que estaría ligando por ahí! jajajajaja

¿Y vosotros, qué hacéis cuando estáis de Rodríguez?


Hay un monstruo debajo de mi cama (V.O.)

Mientras seguimos esperando como agua de Mayo a que la editorial me pase los puntos de venta voy a comenzar con esos Preludios de Muerte de los que os hablaba en mi primera entrada. Voy a comenzar manteniendo el orden cronológico. Este relato fue escrito alla por Octubre de 1994 y fue el primero de la serie que os voy a poner, curiosamente es el que más se ha conservado en su estructura y parte de él está incluido con pequeñas modificaciones dentro de la novela. Espero que os guste.

.....

Desde la inmensa oscuridad la criatura buscaba siempre un camino hacia la luz. Se agitaba inquietamente a la espera del momento, del sueño oportuno. La bestia era impaciente, quería saciar su sed cuanto antes, pero tenía todo el tiempo del mundo, toda la eternidad. En los albores de los tiempos había sido confinada en una cárcel sin rejas, en un reducto tan oculto pero tan cercano...

No existe un equilibrio entre el bien y el mal pero uno no existe sin el otro. Uddel, el mal, y Dio, el bien, hicieron un trato para crear el universo. En mutuo acuerdo crearon los planetas y sus estrellas. Al principio en algunos planetas crearon vida por separado. Uddel engendraba planetas oscuros con seres tan malévolos como horrendas sus formas. Dio traía al mundo planetas rebosantes de colorido en los que solo la pureza interna de sus seres superaba la belleza de sus rasgos. Pero estos mundos tenían sus días contados, sus creaciones desaparecían al poco tiempo. El mal y el bien se destruían a sí mismos. 

Así Uddel y Dio decidieron crear un planeta que perteneciese a ambos, en él los seres serían bellos pero mortales, libres pero presos de sus necesidades, con instintos pero salvajes ... Este planeta era la tierra. Un día no contento con el resultado de su alianza, Dio creó un ser inteligente en equilibrio con la naturaleza pero Uddel furioso lo transformó en un elemento curioso, ambicioso y destructivo, con una inteligencia aletargada. Entonces Dio con falacias convenció a Uddel de que en el subconsciente de ese animal existía la pureza más cristalina que jamás había creado. Uddel cegado por la furia se introdujo en el subconsciente para destruirlo y quedó atrapado.

La bestia permanecía aún oculta entre las sombras y de repente algo brilló en la oscuridad. Unos pequeños pies descalzos se detuvieron ante la entrada de la habitación. Esta era amplia y con una decoración típicamente infantil. La cama estaba repleta de muñecas, igual que las paredes I a su izquierda había una mesita con una lámpara con forma de seta y al lado un gran armario. Al entrar en la habitación un escalofrío recorrió todo el cuerpo de Elena, a sus seis años no recordaba que aquel níveo suelo hubiese estado tan frío como ahora. Sus azules ojos recorrieron toda la habitación pero se detuvieron con gran inquietud en su cama. Se acercó unos pasos pero se detuvo a cierta distancia, la justa para alargar el brazo, levantar la colcha y mirar debajo de la cama.

-¿ Ves? No hay nadie. -dijo una voz desde la puerta.


Elena dio un respingo al no haber percibido la presencia de su madre. Esta la sonrió mientras la alzaba entre sus brazos. A Elena siempre le reconfortaba tener cerca a su madre, se agarró fuertemente a su cuello e inhaló profundamente el suave olor de su cabello. Susana notó un ligero estremecimiento en su hija. Cada noche era peor, hacía una semanas que habían empezado las pesadillas y la niña se despertaba cada noche gritando aterrorizada. A Susana le preocupaba muchísimo pero Andrés, su marido, decía que era normal a su edad y que ya se le pasaría. Elena echó hacia atrás la cabeza pero no soltó las manos del cuello de su madre.

-Mamá, no quiero dormir aquí...sola.-dijo con un visible temblor en la voz.

-Ya sabes lo que dice papá, tienes que enfrentarte a tus pesadillas sola, si no nunca las superarás. -Susana se la hubiera llevado de buena gana a dormir con ellos pero Andrés era tajante respecto a eso.

 -Pero el monstruo - Insistió Elena.

-Acabas de ver que no hay nada debajo de la cama, así que acuéstate ya y no pienses en ello.

En la cama ya su madre la arropó y le dio las buenas noches; al salir de la habitación dejó la puerta entornada. Por la rendija entraba una franja de luz que provenía de la habitación de sus padres al otro lado del pasillo. Elena se arrimó tanto como pudo a su muñeco preferido, el que le acompañaba cada noche, un conejito de peluche verde con unas orejas tan enormes como su cuerpo, aun así algo inquieta se quedó dormida. Al rato la luz que entraba por la rendija se apagó.

La bestia despertó con ansiedad y buscó rápidamente la luz, allí estaba como el primer día que la vio, solo que ahora era mucho mayor y más potente. En su boca se dibujó una línea que dejaba entrever unas hileras de punzantes y amarillentos dientes, supuestamente la línea representaba una grotesca sonrisa. Aquella era la noche, aquel era el sueño.

Mientras Susana se quitaba el albornoz para acostarse observaba a su marido mientras este sacaba dos somníferos del cajón de la mesilla y se los tomaba. Al alzar la cabeza para tragárselos se encontró con la mirada de reproche de su mujer y rápidamente empezó a excusarse.

-Con las pesadillas de la niña no hay quien duerma, y hay gente que tiene que madrugar para trabajar ¿Sabes? -dijo mientras se acostaba.

-Lo sé muy bien porque siempre soy yo quien se levanta para tranquilizar a Elena, así que no te quejes. Lo único que quieres es desentenderte del problema -dijo Susana exasperada.

Andrés se dio la vuelta dándole la espalda y farfulló algo entre dientes. Como la mayoría de las noches la discusión se finalizaba con los ininteligibles murmullos, a Susana eso le sacaba de sus casillas. Suspiró como si así liberase su enfado, apretó los dientes y se metió en la cama. Al momento apagó la luz. 

Otra noche más la niña se encontraba de pie en medio de la nada. Oía aquella tosca respiración, aquellas uñas arañando al deslizarse por el suelo y cada vez estaba más cerca. De repente un rugido delató la posición de la bestia y al girarse dos ojos centelleantes saltaron hacia ella.

Elena se despertó empapada en sudor y hubiese gritado ya a no ser porque sentía algo diferente en su cuerpo, como si algo se hubiese liberado. Encendió la luz de la mesita y yio que su conejito Orejotas estaba en el suelo junto a la cama. Al hacer el ademán de ir a cogerlo una enorme zarpas de larguísimas uñas salió de debajo de la cama y descuartizó literalmente al peluche al arrastrarlo bajo ésta.

-¡ Mamá, el monstruo, está debajo de mi cama! -gritó Elena desesperada.

Andrés con los gritos ni se había inmutado pero Susana se levantó como un resorte ante los gritos de su hija y fue rápidamente hasta su habitación; al entrar vio a Elena encogida contra la cabecera de la cama con los ojos abiertos como platos.

-i Mamá, el monstruo! i Se ha llevado a Orejotas! -dijo aterrorizada la niña.

-No hay ningún monstruo -dijo con voz tranquilizadora -seguro que se te ha caído o no te acuerdas donde lo has metido -Mientras decía esto de no verlo en la habitación. Justo antes de agacharse para mirar debajo de la cama dos fuertes garras aparecieron de debajo de ésta y la sujetaron por los tobillos. El tirón fue tan brusco que al caer de espaldas Susana se partió la cabeza contra el suelo y quedó inconsciente o si no ya muerta.

Pero la bestia no esperó para comprobarlo y empezó a devorarla .Mientras iba desapareciendo poco a poco arrastrada bajo la cama su cuerpo se sacudía en fuertes convulsiones debidas al ajetreo voraz de la bestia.

La niña quedó petrificada al ver toda aquella sangre salpicar de arriba a abajo lo que quedaba de su madre y todo el blanquecino suelo. Sus ojos se perdieron más allá de los charcos de sangre hasta que finalmente todo el cuerpo de su madre desapareció entre gruñidos y chasquidos de huesos. El silencio inundó la habitación, si no fuese por la sangre todo estaría como antes. Elena seguía con la mirada perdida cuando sus ojos se entrecerraron dejando una fina línea de visión y sus labios se torcieron en una sonrisa de medio lado. Por fin comprendía.

-i Papá! i Papá! i Hay un monstruo debajo de mi cama! i Papá ven!

De vuelta y media

Yo creo que las vacaciones tengan los días que tengan las hacen cada vez más cortas. Se me han pasado volando!! Y eso que nos ha llovido a todas horas casi. Pero me da igual, me encanta la lluvia y me han encantado estos días en la Sierra de Gredos.

Hemos estado en una casa rural cerca de Candeleda, en La Josa, una casa con unos dueños majísimos y un ambiente genial para descansar y desconectar. Eso sí, recomiendo tener un todoterreno aunque con nuestro cochecito tampoco tuvimos problemas de acceso.

A pesar de la lluvia no hemos parado, visitando lugares, haciendo senderismo (sí, bajo la lluvia) y la verdad que más que contarlo y por mucha foto que pusiese no es lo mismo que verlo. Os pongo una foto del móvil que no hace justicia a los paisajes que disfrutamos. Os lo recomiendo.


Palabras en mis recuerdos

 Aún puedo recordar el primer relato que escribí en mi vida. Tenía unos ocho años y lo escribí para el colegio, para uno de esos concursos que se hacían todos los años por las fiestas de la patrona. Trataba de un buzón y de un cartero que eran muy amigos, el cartero se rompió una pierna y no podía ir a recoger las cartas que echaba la gente y el buzón se llenaba y se llenaba ...Recuerdo que me sentí bien al escribirlo, eso de imaginar cosas y poder contarlas . Mejor me hizo sentir sinceramente ganar el concurso ese año y ya no dejé pasar la oportunidad de presentarme ningún año y de seguir escribiendo. Era una gran satisfacción el saber que por fín había algo que se me daba bien. Es una pena que no conserve ninguno de aquellos relatos. Esas cosas que pasan cuando eres pequeño que se las quedan en el colegio y se acaban perdiendo. 

 Luego me llegó la vena musical al llegar al instituto, seguía buscando mi sitio y dejé de escribir de una manera para escribir de otra, las letras de las canciones. Son esos momentos en los que la música es lo más importante para ti, llevar la camiseta de tu grupo como bandera.


 Después cuando llegué a la universidad que exigía mi plena dedicación mi guitarra y mis canciones empezaron a acumular polvo. Lo bueno que en alguna que otra aburrida clase (porque aunque no lo parezca en biología algunas asignaturas son aburridas…) me las pasaba escribiendo microrrelatos (y chorradas también) en la carpeta de algún compañero. La inquietud literaria volvía, pasé por guiones de cómics, de un cortometraje…y el gusanillo de contar cosas, de decir de alguna manera lo que sentía se hacía más necesario.

Así empezaron aquellos pequeños relatos, aquellos preludios de muerte, que se convirtieron en el germen de la que es mi primera novela. Pero aquello fue hace mucho tiempo. Pasaron muchos años sin escribir, esa época en la que buscas trabajo porque es lo que tienes que hacer, porque hay que comer. Y todo se perdió durante años...

Pero llegaron los spaces y los blogs y una nueva forma de escribir, y conocí a muchas personas con mis mismas inquietudes y con mucho talento. Escribir aquí fue un nuevo impulso y las personas que me rodeaban un apoyo.

Por eso Aquí y ahora están aquellos Pedacitos de Muerte y en camino dos novelas más. Me encanta escribir y sentirme así de vivo cuando lo hago.

Type 0 Negative


Ayer hizo un año que murió Peter Steele cantante, bajista y compositor de la banda  Type 0 Negative. Desde aquí quiero hacer un pequeño homenaje a este gran músico con uno de sus últimos videos.


September sun glowing golden hair
Now keep in mind son she was never there
October's rust bisecting black storm clouds
Only the deaf hear my silent shouts

Yet in the dark still he screams your name
Nights living death with witch rhymes insane
Ten years amassed para toda mi vida?
Lost man in time was his name Peter
September sun rotted Flatbush porch
I would have run then had I known the cost
Autumnal rays turned your eyes to stone
Did it give you pleasure to steal my soul?

Leave her alone
I said leave her alone

Me? I know why

Jeroglífico

De esto esta vez no puse cuenta atrás pero quiero que sepáis que me voy uno días de:


a la:
de:


¡¡¡Nos vemos a la vuelta!!!

Sorprendido

Y realmente no sé por qué me sorprendo. No es la primera vez que personas que creo conocer reaccionan de manera que me dejan con la boca abierta...incrédulo e inocente de mí.

Curiosamente vienen otras personas que no conoces y hacen lo que tenían que haber hecho las que conocías. Nuevamente sorprendido estoy.


Pena de Muerte y Cadena Perpetua

 Y no estoy hablando de las películas que hay con estos mismos títulos.

 Es que sólo se me ocurre pensar en eso cuando leo noticias como la liberación del etarra Antonio Troitiño, responsable de 20 asesinatos, sale de prisión. Si leéis el artículo (o sin leerlo) no hace falta pensar mucho para darse cuenta de que en este país la justicia es un cachondeo.

Que me da risa que a asesinos como este se les libere, tanto a él como a otros delincuentes, violadores y mil cosas más. Que encima en las cárceles que pagamos todos se vive muy bien, con sus 3 comidas al día, sus gimnasios, sus bibliotecas, sus talleres y que incluso puedan estudiar y salir con una profesión. Porque siempre se sale ¿Así se pagan los delitos?


Creo que habría que poner un poco más de mano dura, quien la hace la paga. A picar piedras, a limpiar y arreglar carreteras, a desbrozar el monte, a mantener las riberas de los rios...a cumplir una pena que es lo que tienen que hacer y no vivir a nuestra costa para que luego los liberen como si nada. Y si eso no es suficiente, pena de muerte para quien lo merezca. Por ejemplo este etarra sería un buen candidato.

Una buena reforma de las leyes es lo que necesita este país. Y más mano dura.

Machinarium

 Hace ya unos meses largos os hablé de un juego llamado World of Goo, este tipo de juegos comenzaron a llamar mi atención al encontrarme que aparte de los mundialmente conocidos de pegar tiros, mil explosiones y luchas sin cuartel con espadas y hechizos existen otros que con menos presupuesto y mil kilos más de imaginación y arte.


Ahora he descubierto un juego hecho complentamente en Flah llamado Machinarium

Es una aventura gráfica tipo puzle desarrollado por Amanita Design os podéis descargar la demo de la Web oficial Machinarium. Aunque claro también podéis conseguir el juego de otros sitios gratuitamente.

Esta vez no voy a deciros dónde, quien lo quiera que se lo curre, porque gente con esta imaginación y este gran trabajo y que con dinero invertido de su propio bolsillo se merecen que la gente se lo compre y puedan crecer y hacernos crecer intelectualmente con nuevos juegos de este tipo.

Os dejo un enlace a pixfans una página donde encontraréis en castellano mucha más información sobre este increíble juego.

Un despertar friki

Una cosa que siempre me ha parecido importante es cómo se despierta uno por la mañana. ¿Con la radio? ¿Una alarma chirriante? ¿Un "pi pi pi pi" del reloj? ¿Con la musiquita del móvil?

Imagino que la gran mayoría de vosotros habeís visto la película Atrapado en el tiempo (1993) y si no la has visto ya estas tardando!!


El caso es que se me ocurrió ponerme como despertador la canción que suena una y otra vez ese día que se repite para despertar a nuestro querido Bill Murray. La he cortado en el mismo punto que aparece en la película para que suene igual. Y es que...

¿No es nuestro día de la marmota todos esos días que nos levantamos a la misma hora para ir a trabajar? ¿No hacemos las mismas cosas excatamente? No sé vosotros pero yo cada vez que suena me levanto con una sonrisa :-)

Plantar, tener, escribir

 Un árbol, un hijo, un libro.

 Lo que ya no sé si el hijo se planta, el libro se tiene o se escribe un árbol. Porque un árbol si pudiera tendría mucho que contar,  leer algo de alguien que ve como pasa el tiempo a través de sus ojos (bueno en este caso los cloroplastos) inamoviblemente mientras todo a su alrededor va cambiando...un observador pasivo del mundo que nos rodea.

 En el caso del libro...no sé como es parir y nunca lo sabré pero realmente creo que es como un parto, sale todo de lo más profundo de tí y lo plasmas sobre el papel como mejor puedes, con toda tu pasíón y todo el cariño...lo vas viendo crecer, tomar forma...intentas pulirlo para que sea perfecto, para que le vaya mejor en la vida que a tí y pueda triunfar, lo cuidas, lo mimas, lo alimentas y quieres lo mejor para él...

Y el hijo, pues no estaría mal plantarlo, regarlo...y solo soltarle cuando esté maduro!!

Pero claro, tal y como se me dan a mi las plantas...



Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!