Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

18 de junio de 2010

Tiempo al tiempo
Por genética no soy capaz de decir un refrán o un simple dicho popular al derechas. Sé que hay muchos que hacen referencia al tiempo, lo del tiempo lo cura todo, el tiempo pone las cosas en su sitio...

 Y sin irme mucho por las ramas es del tiempo de lo que quiero hablar, del que ha pasado sin que me coma la cabeza, el que ha transcurrido para poder "reparar" ciertos asuntos, un tiempo en el que me he dado cuenta de tantas cosas...

 A grosso modo diría que han sido dos años más o menos. No sé si os parecerá mucho o poco tiempo, supongo que todo depende de para qué se emplee ese tiempo. Mi "para qué" realmente no importa porque solo es para mí, pero puedo decir que esos años han sido relativamente poco y más bien con bastantes retos y taras personales superados (aunque no todos claro, el que tiene taras y está tarado...). He luchado por muchas cosas, unas sorprendentemente las he conseguido y otras han venido solas cuando menos me lo esperaba. Hay que luchar pero también hay que vivir el momento, no pensar tanto, no darle vueltas a la cabeza a todo, porque es tan sencillo como que se te acaba desenroscando..y cuando hay taras pues lo primero es reconocerlas, estudiarlas, ver si se pueden superar y si no querarlas porque forman parte de uno mismo

También es verdad que queda mucho camino por recorrer y las cosas hay que mantenerlas para que sigan vivas y funcionando. No hay que dormirse en los laureles, si es que los hay.

Y sí que hay cosas que llevo arrastrando desde hace muchos años, y que aunque siga en ello parece que nunca voy a terminar. Vuelve a ser el tiempo el que me pone las trabas, y quizá ese mismo paso de los años...soy joven aún, pero la frescura de hace quince años ya no le tengo. No me estoy quejando, que conste. Todo lo contrario, me puedo dar con un canto en los dientes y estoy más que contento a pesar de la seriedad de esta entrada. Simplemente necesitaba constatar hechos de una manera seria para recordarme a mí mismo que estoy en el buen camino.


 Ahora en mi estudio entra mucha más luz, allí los días serán más largos y mi escritorio hecho de puertas de armario y sustentado por el armazón de un somier aguantará más tiempo el peso de mi codos.

 Estuve mirando largo rato la hoja en blanco sobre la mesa y la guitarra apoyada en la pared. Ni una palabra escrita y ningún acorde. Es una lástima sí.

Hay cosas que sé que no haré ya, porque todo en este mundo está hecho para algo, para cumplir una función. Animales, personas o cosas. Y esa guitarra debería volver a sentir sus cuerdas de acero vibrar aunque no sean mis dedos quien la toquen.
Hay cosas que sé que no haré ya, pero ese folio en blanco no lo pienso dejar

8 comentarios:

  1. Si tu reto es la hoja en blanco, todo mi ánimo. Estoy segura de que tienes madera, así que... ¡adelante! Con valentía, incluso con temeridad, que no te pueda el miedo o el "más tarde".

    Un besazo!
    Vir



    Publicado por Vir para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 20 de junio de 2010 11:37

    ResponderEliminar
  2. Sabia que tenias madera.... Muack!



    Publicado por B.B. para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 20 de junio de 2010 18:44

    ResponderEliminar
  3. si te sirve de alguo mi humilde experiencia... he pasado 5 años intentando superar un error..
    otro error...sin duda mil veces mas grave...me hizorecaer en el mismo error...dos veces ya...

    ahora sigo dejando que pase el tiempo...
    solo me keda la esperanza de que el tiempo cure las heridas...pero sobre todo...de que me haga aprender la leccion...
    recaer 3 veces en lo mismo seria mas que estupido...

    Tiempo al tiempo


    saludos...¡¡¡



    Publicado por Ŧirєηzє ✿ܓ para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 21 de junio de 2010 01:21

    ResponderEliminar
  4. Vir - Gracias, supongo que todo es ponerse y dedicarle un tiempo, la hoja en blanco se irá llenando poco a poco, un beso!

    B.B. - Y no en la cabeza! jajaja

    Firenze - Ya se sabe que los humanos somos los únicos animales que tropezamos dos veces con la misma piedra, así que tranquila, gracias y un besazo!



    Publicado por C. C. para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 21 de junio de 2010 08:55

    ResponderEliminar
  5. Hola guapísimo, ains...cuanta verdad vertida aquí. Y en tu comentario en mi post. Oye, que se que me entiendes, y justamente por eso también creo entender estas tus palabras. No es fácil superar ciertos temores, en cualquier ambito de nuestra vida, las vivencias nos marcan, y a veces nos boqueamos. De pronto queremos encontrar un sentido a nuestra propia vida, por el echo de encontrar el camino que nos llene de verdad. Tambien estoy en ello, fijate. Y bueno, a ver que pasa, no?? procuraré seguir tu consejito, porque en realidad, mientras es así (no darle tantas vueltas a los propios pensamientos) me he sentido muy contenta.

    Un besito!!



    Publicado por Olivia para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 23 de junio de 2010 16:20

    ResponderEliminar
  6. Yo también tengo la guitarra abandonada, como tantas otras cosas...
    Gracias por recordármelo.

    Besos.



    Publicado por Cris para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 27 de junio de 2010 02:22

    ResponderEliminar
  7. Como bien dices, aparecera cuando menos lo esperes....no fuerces la maquina. Siempre he creido que componer es de artistas y tu lo eres...es un don. Aparecerá. B7



    Publicado por Mnemósine para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 27 de junio de 2010 13:10

    ResponderEliminar
  8. Olivia - Ya sabes que nuestras vidas han pasado por muchos puntos comunes, así que no te preocupes! Besos!

    Cris - Tantas cosas y tan poco tiempo...

    Mnemósine - Gracias por creer en mí :-) Besosss



    Publicado por C. C. para Como el que tiene un tío en Alcalá a las 28 de junio de 2010 11:22

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!