Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

9 de abril de 2010

Buenos días
Y tras ese saludo matutino siempre recibo un silencio por respuesta al de los "compañeros" de la oficina de al lado...

¿ Tanto les cuesta tener un poquito de educación? Supongo que no la recibieron o la han perdido en algún momento de sus tristes vidas, porque tener esa cara de amargados a todas horas tiene que ser por algo grave. El caso es que yo no escarmiento y cada mañana sigo dando los buenos días.

No me apetece rebajarme a su nivel. Lo malo es que esos silencios se trasladan a las personas que veo diariamente en la parada del autobús, a la dependienta de la tienda que me despacha un día sí y otro también y así podría hacer una lista interminable...

Y curiosamente, te vas a andar por la montaña, a montar en bicicleta y todos los desconocidos con los que te cruzas te regalan una sonrisa y un saludo caluroso... pensando un poco... ¿Será la falta de ejercicio proporcionalmente directa a la falta de educación?



3 comentarios:

  1. Bufff y los conductores del bus??? Algunos se quedan flipados cuando les hablas, otros ni se giran pero en general es verdad que no se dan ni los buenos dias ni el adios de rigor....



    Publicado por Mnemósine para Bloguer@s Justicier@s a las 21 de abril de 2010 12:44

    ResponderEliminar
  2. Sí, a esos también es para echarles de comer aparte...aunque sí que los hay educados, conste en acta jeje



    Publicado por C. C. para Bloguer@s Justicier@s a las 21 de abril de 2010 23:17

    ResponderEliminar
  3. Lo que pasa es que están en stand by o ahorro de energía. Vamos que están sin estar.



    Publicado por Enric Pérez para Bloguer@s Justicier@s a las 30 de abril de 2010 08:32

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!