Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

22 de octubre de 2009

Josh VI
Eva llegó a casa al anochecer. No podía evitar pensar que unas horas estaría de camino hacia...donde? Aún no habían decidido el lugar. Eso la ponía nerviosa, siempre lo planeaba todo pero al mismo tiempo le gustaba esa sensación de no saber nada, ni de lo que iba a pasar ni de lo que iba a suceder.

Estoy loca se dijo.

Pensó que en esos mismos momentos Josh estaría en la habítación de hotel tumbado en la cama y con la televisión encendida viendo las noticias, así que la puso ella también. Quizá hablaran de él, de ese personaje misterioso que no se dejaba conocer. Mientras miraba de reojo la pantalla de la tele que tenía en su cuarto preparó una pequeña maleta con lo necesario para un par de días fuera. Ella saldría de madrugada en su pequeño ford para encontrarse con él en el hotel. A esas horas poca gente les vería y no se fijarían mucho en ellos. Le había comprado un bastón y ropa nueva y cómoda, le costaría moverse una vez le quitara las escayolas y él se había negado en rotundo a las muletas. Eva no estaba muy de acuerdo con aquella parte del plan, pero si que era cierto que uno hombre escayolado es mucho más fácil de recordar.

- Neissel -dijo Josh una vez salieron del aparcamiento del hotel. Eva casi no había dormido por los nervios, y en lo que habían tardado en dejar la habitación, pasar por recepción y entrar en el coche casi no habían cruzado palabra. Pero ya estaban allí los dos en su coche camino de la autopista.

- ¿Neissel? -repitió ella.

- Sí, está un poco más lejos de lo que había calculado para que regreses a tiempo pero si paramos lo justo de camino llegaras sin problemas. -Eva no pudo evitar un gesto de disgusto, esa no era la idea que tenía de la aventura que tenía en su cabeza. Ese era papel de taxista de ida y vuelta.

- ¿Te puedo preguntar ya por qué tanto misterio?

- Cuanto menos sepas mejor, correrías peligro.

- Pues ya me has implicado al proponerme este viaje, así que por lo menos una explicación podrías darme.

Josh suspiró y guardó un momento de silencio como si midiera la información que podía revelarle- ¿Conoces los programas de protección de testigos? -preguntó.

- Sí...bueno algo así. Como esos de las películas que te dan una identidad nueva y comienzas una vida desde cero en una ciudad distinta...- se sintió ridícula.

- Algo así...-repitió él un poco ausente- Tú imaginate eso mismo pero donde también te tienen que proteger de la gente que trabaja en el propio programa de protección.

- ¿Me estás diciendo que eres un testigo protegido y que hay corrupción entre los agente del programa?

- No exactamente, pero piensa a quién se puede llegar a proteger en un departamento corrupto como es este...


10 comentarios:

  1. Im-presionante, en dos palabras, ahora si que si, esto se pone muy interesante, no decias que te habian abandonado las musas?
    Un besazo.



    Publicado por Gilda para .. a las 22 de octubre de 2009 16:03

    ResponderEliminar
  2. ya te digo, trata bien a las musas esas que no se vayan, que yo me muero por leer el siguiente capítulo.

    Biquiños!!!



    Publicado por maruxiña para .. a las 22 de octubre de 2009 16:26

    ResponderEliminar
  3. Traigo tarta para las musas, que no me quiero perder el siguiente capítulo.

    Besos vecino!



    Publicado por Nadia para .. a las 23 de octubre de 2009 1:43

    ResponderEliminar
  4. Como siempre no existe decepción, me parece a mi que tú has cambiado de musa, ¿verdad? jejeje. Me encanta. Besos.



    Publicado por Vane para .. a las 25 de octubre de 2009 10:24

    ResponderEliminar
  5. Gilda - Es que las musas aparecen cuando menos me lo espero, me alegro de que te guste tanto, mil besoss

    maruxiña - Y espero no tardar tanto en escribir el próximo :-)

    Nadia - Tarta de chocolate no? jeje, muchas gracias!

    Vane - Va a ser que sí, las musas son así de..caprichosas? jeje, besoss



    Publicado por C. C. para .. a las 25 de octubre de 2009 18:25

    ResponderEliminar
  6. Esto se va poniendo interesante....me gustan los lios jajaja



    Publicado por Mnemósine para .. a las 25 de octubre de 2009 21:30

    ResponderEliminar
  7. Me encanta.



    Publicado por B.B. para .. a las 28 de octubre de 2009 8:30

    ResponderEliminar
  8. ¿Neissel? Mmmmmm...
    Y sí, es horrible que no te puedas fiar de nadie... ni siquiera en el departamento de protección de testigos está uno seguro...
    ¿y cómo sigue?... ¿puedes publicar ya porfi? Es que eso de vender por fascículos....
    Un besazo



    Publicado por ALMAGRISS para .. a las 29 de octubre de 2009 9:29

    ResponderEliminar
  9. Mnemósine - Es que tu eres una lianta! jajaja

    B.B. - Me encanta que te encante :-)

    Almagriss - Te suena lo de Neissel eh? Podrían cruzarse las historias?...Jo tengo abandonadísimo al pobre caballero..
    Ultimamente estoy muy perro pero me tengo que obligar de alguna manera a escribir. Besoss



    Publicado por C. C. para .. a las 29 de octubre de 2009 10:34

    ResponderEliminar
  10. Que tal si una bruja te obliga a escribir? Se que tienes musas muy buenas, aprovechalas.
    Un beso con hechizo, para que no pierdas buenas costumbres.
    Chicas a que tengo razon?



    Publicado por Gilda para .. a las 30 de octubre de 2009 0:26

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!