Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

27 de septiembre de 2009

Josh V
Eva se sorprendió ante aquella pregunta tan directa. Sus ojos se abrieron como platos y se clavaron en los de Josh, no se esperaba algo así y fue incapaz de responderle.

- No pretendo asustarla ni confundirla, mis intenciones no son las que está pensando por como me mira. Solo necesito salir de la ciudad y como comprenderás por mi propio pie no puedo. Si vive sola y tiene vehículo nadie sabría ni hacia donde voy ni cómo me he ido-. En la voz de Josh se podía percibir un tono de súplica. - Necesito alguien en quién confiar y salir discretamente de la ciudad.

La enfermera tragó saliva confusa, no se esperaba que fuese tan directo para querer llevarla a la cama, pero tampoco se esperaba a cambio una trama de intriga en su proposición. Se tomó su tiempo para responder.

-¿Acaso huye de algo? ¿o de alguien...?

-Se podría decir que más bien huyo de mi pasado, es todo lo que te puedo decir, pero créeme al decirte que no soy el malo de la película. Ya has visto que la policía estuvo aquí. Y salvar a esa niña me ha convertido en un personaje público que es justo lo último que necesito. Sólo te pido que me saques de aquí, me lleves lejos sin tener que dar explicaciones a nadie de a dónde vas y saldré de tu vida para siempre.

Tenían 2 días. El tiempo justo para que Eva le llevara lo más lejos posible y volviera a trabajar sin que nadie la echara de menos. Josh pidió el alta voluntaria, justo al comienzo de los días libres de su enfermera. Un taxi le recogió en la puerta del hospital y le llevó a un aparta-hotel ni muy concurrido ni demasiado vacío para llamar la atención. Allí se encontraría con Eva, le quitaría las escayolas del brazo y la pierna y con aquel cambio de imagen desaparecerían hacia cualquier lugar lo más lejano posible. Eva al principio estaba en contra de quitarle las escayolas, pero él le dijo que era necesario por si alguien preguntaba sería más difícil localizarles. 

- Además, -dijo Josh sonriendo- que mejor que llevar a la enferma conmigo.

Ella no sabía exactamente por qué aceptó la propuesta. Sí que parecía un hombre bueno, pero los misterios que le rodeaban a su vez lo convertían en peligroso. Quizá era eso mismo lo que la animó a hacerlo. Saber lo que la esperaba si no le ayudaba era más que un incentivo para ello. Otro insulso fin
de semana más sola en su casa con su perezoso gato no era un gran plan. Casi se podía decir que estaba hasta emocionada por tener uno nuevo.

Un peligroso plan.


7 comentarios:

  1. Como buena mujer, siempre dispuestas a una aventura y pensando que los malos pueden cambiar, (si es lo que me pasa con House y Risto). Ya sabia yo que no hay quinto malo...ataditos nos tiene este Josh.



    Publicado por Gilda para .. a las 27 de septiembre de 2009 19:18

    ResponderEliminar
  2. ains, qué peligroso es el aburrimiento jijijiji

    Biquiños raparigo!



    Publicado por maruxiña para .. a las 28 de septiembre de 2009 9:50

    ResponderEliminar
  3. Yo me apunto a esta aventura, jooo, nos vuelves a dejar con la miel en los labios.

    Besos.



    Publicado por Vane para .. a las 28 de septiembre de 2009 21:03

    ResponderEliminar
  4. Gilda - Si a veces hasta los malos son buenos, me alegro de que te guste el V, un besazo

    Mnemósine - Eso digo yo a ver que ocurre que no tengo ni idea por donde va a ir jajaaja

    Maruxiña - Así es el aburrimiento...muy peligroso ;-P

    Vane - Se pone interesante eh? jeje, un besote



    Publicado por C. C. para .. a las 28 de septiembre de 2009 21:47

    ResponderEliminar
  5. Me gustan mucho tus historias.



    Publicado por B.B. para .. a las 29 de septiembre de 2009 20:03

    ResponderEliminar
  6. Pero que romanticón eres!!!! Jejeje... me encanta leerte... ¿y qué va a pasar después? Si no se te ocurre nada, llámame y te cuento cosillas que hacen los chicos misteriosos con la chicas atrevidas... :)
    Un besazo amor



    Publicado por ALMAGRISS para .. a las 29 de septiembre de 2009 21:57

    ResponderEliminar
  7. Me gusta, yo sigo pensando que estos acaban líados, y que él no es malo... Pero, seguiré atenta, a ver que pasa en esos dos días...



    Publicado por Nadia para .. a las 1 de octubre de 2009 16:00

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!