Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

1 de septiembre de 2009

Josh III
- Parece un hombre triste a pesar de ser un héroe -dijo la enfermera con los ojos fijos en él.

- Yo nunca quise esto, yo solo...bueno, no podía...cualquiera hubiese hecho lo mismo.

Eva sonrió y no dijo nada más. Ya había pasado casi un mes y la recuperación de Josh había sido más que satisfactoria. Aún tenía escayolada una pierna y un brazo pero se manejaba bien dentro de su limitada movilidad. Para ella aquel hombre seguía siendo un misterio, a pesar de haber "recuperado" la memoria su historia le seguía pareciendo un cuento chino.

Según Josh venía de viaje y le habían robado todo al salir del aeropuerto, nadie le conocía en la ciudad y no tenía a nadie a quien acudir. La identificación policial había sido confirmada, Josh Scribe, ese era su nombre. Sin domicilio conocido y sin antecedentes penales. Extraño sí, pero era una persona que había arriesgado su vida para salvar una niña y había sido noticia de diarios de todo el país. Nadie sabía más de él, y si había algo guardaban silencio. La conversación entre la policía y Josh tras la identificación había sido privada y al personal médico se le había mantenido al margen. Lo único que les dijeron que les interesaba era que ya tenían su nombre y que la factura del hospital estaba pagada. 

Pero para Eva aquello no era suficiente, aquel hombre la tenía más que intrigada y sus ojos, esos tristes ojos parecía hechizarla. No es que fuese un hombre atractivo pero tenía algo, no entendía como a ella le pasaba esto y no podía quitárselo de la cabeza. Aunque sí se dio cuenta de que no era la única. Cuando Josh pudo recibir visitas la madre de la niña apareció para darle las gracias y en su mirada había más que admiración. Pero claro en aquella mujer era casi lógico ya que aquel desconocido había arriesgado su vida a cambio de la de su hija.

Josh no es que se hubiese vuelto muy hablador pero parecía haberse acostumbrado más a la presencia de aquella enfermera, ella siempre entraba sonriendo y solía preguntarle como se encontraba, y hablaban tranquilamente de cosas banales como el tiempo. El siempre le preguntaba cuando podría quitarse las escayolas, deseaba salir de allí cuanto antes. Pero no se esperaba aquel día un comienzo de conversación tan directo.

- ¿Y por eso parece siempre estar triste? ¿Porque lo hubiese hecho cualquiera? -rio ella su propia gracia para quitarle un poco de hierro a la pregunta seria que encerraba.

- No estoy triste, es que...

- Es que ¿Qué?

- Que yo no tendría que estar aquí.

- Bueno, toda recuperación es lenta y después de lo que le ocurrió a usted tendría que estar más que contento.

- Quiero decir que yo tendría que estar muerto.


9 comentarios:

  1. Que curioso que alguien así sólo quiera desaparecer,deberia ser al contrario,tal vez no le guste que le acosen tanto,no?
    Esperaremos al Josh IV, gracias por deleitarme con el tercero.



    Publicado por Gilda para .. a las 1 de septiembre de 2009 20:05

    ResponderEliminar
  2. Yo creo q se queria suicidar y por casualidad salvo a la niña...



    Publicado por Mnemósine para .. a las 1 de septiembre de 2009 21:03

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, espero la cuarta entrega con entusiasmo. No se a quien me recuerda la enfermera siempre sonriendo.



    Publicado por Vane para .. a las 1 de septiembre de 2009 21:39

    ResponderEliminar
  4. me confieso enganchada a Josh... para cuando el cuarto???

    Biquiños



    Publicado por maruxiña para .. a las 2 de septiembre de 2009 9:15

    ResponderEliminar
  5. Ramón de Mielina5 de junio de 2020, 9:11

    héroes casuales



    Publicado por Ramón de Mielina para .. a las 2 de septiembre de 2009 16:56

    ResponderEliminar
  6. Pues ya me he enganchado a Josh, espero el IV.



    Publicado por Nadia para .. a las 3 de septiembre de 2009 12:49

    ResponderEliminar
  7. Está abierto a tantas interpretaciones que tendría que hacer un comentario para cada una de ellas.
    Me ha encantado.
    Besos!



    Publicado por Cris para .. a las 11 de septiembre de 2009 21:07

    ResponderEliminar
  8. Gilda - Nadie en el fondo quiere desaparecer, quizá como mucho cambiar su vida :-)

    Mnemósine - Te aseguro que esa opción ya no va a ser jajajaja

    Vane - Pues yo tampoco, sonriendo siempre?? ;-P

    Maruxiña - Pues voy a poner de excusa que no he parado para sentarme a escribir la continuación, pero se aseguro que habrá jeje

    Ramón de Mielina - Todos los héroes lo son de casualidad

    Nadia - Gracias, me alegro de que os guste :-)

    Cris - Es que voy improsando!! a ver si me pongo ya con la continuación. Besoss



    Publicado por C. C. para .. a las 14 de septiembre de 2009 15:07

    ResponderEliminar
  9. Prefiero no aventurar la continuación y esperar un nuevo capítulo. Da gusto leerte.
    Un abrazo



    Publicado por Murphy White para .. a las 15 de septiembre de 2009 13:33

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!