Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

22 de marzo de 2009

La Mujer Sequoia (V.O.)
Soy un árbol, un grandioso árbol.
Mejor dicho...lo fui.

Ahora soy papel. Un buen papel fotográfico...podía haber corrido peor suerte.
Han plasmado en mí una imagen...lástima, está desenfocada.

Soy una foto de una mujer sin una sonrisa en la cara.
Detrás han escrito un texto, un texto escrito sin una sola palabra.

No soy más que un recuerdo olvidado del alma, que al fín y al cabo no significa nada.

Pero una vez, fui un gran árbol, un grandioso árbol...


7 comentarios:

  1. Me encanta (y decir que las secuollas o como se escriba, son impresionantes también). Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Ser árbol no es mala opción... y ni si quiera es necesario ser grandioso.
    Muy bonito ;-)

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito... una vez leí un libro de niño que contaba la historia de amor entre dos árboles... luego los talaron y el destino quiso que los convirtieran en postes y que estuvieran al lado...

    ResponderEliminar
  4. ¿Y tiene que ser una sequoia? ¿No podía ser un roble? ¿Un abeto?... No, claro, tú todo pijo tenías que pensar en una sequoia...
    Por lo demás... muy inspirador darling :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. B.B. , Olivia, Murphy White - Me alegra que os haya gustado, tenía un día de esos para escribir algo así, Besos triples!



    Publicado por C. C. para C.C. a las 24 de marzo de 2009 21:28

    ResponderEliminar
  6. Ramón de Mielina - Ahora que lo dices también recuerdo haber leido aquel relato, era muy bueno. Me alegro de que te haya gustado el mio

    Almagriss - ¿Qué tienen de pijo las sequoias? Te voy a dar yo a ti roble y medio jeje Un besazoooo



    Publicado por C. C. para C.C. a las 26 de marzo de 2009 22:17

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!