Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

31 de marzo de 2009

De cuentos
 ¿Quién no ha soñado alguna vez cuando eramos pequeños con ser el príncipe o la princesa de los cuentos? Ilusos de nosotros que ni siquiera nos dábamos cuenta que no son los únicos papeles a interpretar...

Y esa ilusión consciente o inconsciente queda ahí, nos hacemos mayores, el cuento cambia pero la idea es la misma. Pero no todos podemos ser lo que queremos. Así es la vida.

Entonces hay que pensar que el príncipe no es nadie sin su escudero, que la princesa no va a ninguna parte sin su doncella, y que sin el malvado, el dragón,la bruja o el bufón no hay historia...

Lo malo es que de cualquier forma no podemos evitar soñar...a pesar de saber que el bufón no se lleva a la princesa, ni ningún personaje principal se enamora de un secundario...

Cada personaje tiene su propia historia aunque nadie la lea. Solo recordamos y deseamos la del príncipe y la princesa.

11 comentarios:

  1. oh...! si, desde pqueños soñamos muchas cosas en este sentido. Pero luego cuando nos hacemos mayores nos damos cuenta que la realidad no es como en los cuentos. Porque como dices, cada uno tiene su historia y no todo el mundo la sabe. Algunos tienen final feliz, otros inconcluso, otros triste final para volver a empezar... En todo caso, ni te pongas todos los escudos encima Caballero, ni dejes de soñar con tu princesa.

    Un besito!!!!

    ResponderEliminar
  2. ... y eso sucede cuando son todos los demás, los que están alrededor, los que de verdad construyen los cuentos, los que hacen que el príncipe sea el príncipe y la princesa, princesa...

    En fin, c'est la vie!

    ResponderEliminar
  3. uff qué lejos me queda todo eso. solo espero no ser demasiado "cruel" cuando analizo la realidad ante mi hija. solo tiene 15 años. aunque prefiero que vaya encarando lo que le espera. soy muy pesimista. todo es mentira, la verdad
    ;-)
    bss

    ResponderEliminar
  4. Tras conocer a doña leti en persona y a su marido,(por cierto profesor mio), tengo esperanzas de poder ser princesa algun dia, pero la verdad, creo que el papel de doncella es mas interesante, insinuante y pícaro. No pierdo la esperanza, algun dia alguien descubrirá a esta reina. Y a ti, rey.
    bssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Yo fui Reina, y tuve un Rey maravilloso, pero me abandono. Ya no creo en los cuentos.

    ResponderEliminar
  6. Uf, la vida te enseña que los principes no existen y las princesas tampoco... alguna bruja sí que hay, y hechiceros malvados desde luego...
    En fn, yo siempre soñaba con ser la bruja mala de Blacanieves, no sé porqué, y al final, mira tú por donde he terminado convirtiéndome en una especie de hada madrina... (que asco!!!!)
    Ah, yo sí me quedaría con el bufón :)

    ResponderEliminar
  7. Plop.. ahora entiendo muchas cosas!!! jajaja

    ResponderEliminar
  8. Eh! mejor tener las defensas justas. Que por pasarnos luego ponemos el escudo con quienes no lo necesitamos. Me alegro caballero. ;-)

    ResponderEliminar
  9. Olivia - ya no utilizo el escudo, estoy con las defensas bajadas...

    Murphy White - Estás en lo cierto, somos todos los que construimos esos personajes con esa imagen, mira que nos gusta soñar y complicarnos la vida

    tupersonalshopperviajero - No seas cruel deja que sea ella sola quien lo vea..deja que siga soñando que es muy jovencita.

    Gilda - Claro como tu te mueves en ambientes de alto nivel así conoces a Doña Leti jejeje, y sí lo de la doncella suena muy bien ;-P Un besazoooo

    B.B. - Habrá otros reinos no? muaaks



    Publicado por C. C. para C.C. a las 2 de abril de 2009 12:01

    ResponderEliminar
  10. Almagriss - Hada madrina tu? No te veo yo en ese papel eh? jejeje

    Universo - pues yo no entiendo nada..jajaja



    Publicado por C. C. para C.C. a las 6 de abril de 2009 20:22

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!