Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

13 de marzo de 2009

Cosas de brujas (II)
 En la puerta había una bruja de seguridad bastante mayor que la detuvo al instante.
- ¿Dónde te crees que vas? -le dijo con los ojos como platos.
- ! Buenos días! -dijo ella sonriente- Vengo a la convención, es mi primera vez, por fin cumplí la mayoría de edad -explicó emocionada.
- Pues será la primera y la última. No puedes pasar - sentenció.

La brujita se quedó con la boca abierta como si aquello que oía no fuese real- Pero por..por..por qué?
- Porque te has equivocado de sitio, la convención de los payasos es en el circo jajajajaja -rió maliciosamente su propia gracia.

- Ah! Es por esto! -dijo la brujita señalando sonriente su nariz. Y allí en lugar de la fea nariz de bruja había una graciosa y redonda nariz de payaso de color rojo. Y no era que se hubiese puesto una de broma. No. Era su nariz real.Las brujas a pesar de sus poderes, solamente tenían una cosa que no podían hacer, y era modificar su nariz ni con hechizos ni con cirugía. La que no llevara una nariz de bruja no era bruja.

- ¿No habías visto nunca una nariz así? -preguntó inocentemente.

- No en una de las nuestras, así que ya te estás largando por donde has venido -se enfadó la portera ante la despreocupación de la recién llegada.
- Pero...yo nací así, soy bruja, de verdad.-aseguró.
- Si lo fueras no tendrías esa nariz -y sin darle tiempo a replicar sacó su varita de debajo de la manga.
Lo último que vio la joven brujita fue un fogonazo de luz blanca, y mientras tosía por el humo blanco y lo intentaba disipar con un movimiento rápido de su mano oyó la voz que toda bruja conocía y temía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!