Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

Llueve sobre mi (V.O.)

Me encanta sentarme a escribir cuando llueve. Con toda la casa en silencio y el repicotear de la lluvia en mis oidos. El stabilo 0.7 en mi mano y una hoja en blanco sobre la mesa. No sé como lo hago pero siempre la tengo llena de papelotes y eso que intento ordenarla, pero el Caballero se ha esparcido en un montón de hojas con notas sobre los personajes, que si la geografía (incluso he dibujado un mapa) y luego la historia en sí...

La verdad que estoy un poco atascado y parece que no avanzo mucho ultimamente. Así que me he sentado aquí y me estoy dejando llevar. En estos momentos me suelo poner algo melancólico y empiezo a hacerme
preguntas sobre mi vida, lo que era, lo que es y lo que esperaba.

 Y acabo con esas preguntas de ¿Soy Feliz? ¿Lo he sido alguna vez? ¿Quiero ser feliz? Sé que suena un poco extraño así de sopetón pero
tiene su explicación. Todas las preguntas se encadenan, empiezas con esa mirada atrás en tuvida unos 10 años y recuerdas lo que eran tus sueños, tus objetivos, tus esperanzas...y ves que todo se ha desvanecido en el transcurso de ese tiempo, en el que ha pasado y en el que me falta ahora... Lo peor de todo no es que los reviva en momentos como este, sino que aparecen en mis sueños para atormentarme.

Y no es que me queje de como se ha portado la vida conmigo y a donde he llegado, porque soy muy feliz en muchos sentidos, no me falta de nada y estoy rodeado de gente que me quiere y la que quiero. Pero aun
así siento un vacío, como si me faltara oir ese ´click´ que lo explica todo. Es como lo de Blackie Lawless, ¿No puedo ser feliz o no quiero serlo? Esto me recuerda que sus mejores canciones, las mejores canciones que he escuchado nunca, las escribió cuando más jodido estaba.

Acabo de darme cuenta de lo que acabo de escribir.

Y de lo que no he escrito por ese tiempo...ni por este...

Ha dejado de llover ahí fuera.

Pero ahora llueve aquí dentro, sobre mí...

La luna de Arrabal de Portillo

Rodrigo y la muerte de Superman

Rodrigo ni siquiera era del montón, él era...neutro.

Ni feo ni guapo, ni listo ni tonto, simplemente pasaba desapercibido; como cualquier otro joven de hoy en día. .. De niño había sido como todos los otros críos, solitario, introvertido, sin amigos...el objetivo de la burla de los demás. Con las preguntas típicas de esa edad en la que se quiere conocer todo:

-Mamá, ¿Por qué yo soy yo y no otra persona?

-Abuelo, ¿Por qué veo y siento las cosas a través de mí?

Claro que había tenido, como todos los chavales, sus pequeñas cosas. En su niñez los zapatos ortopédicos que de pequeños no tenían nada, calzaba casi un 42 con 8 años y los niños le llamaban Frankenstein, sus terrores nocturnos que le acompañaron hasta bien mayorcito, en los que se despertaba gritando aterrorizado incluso varias veces en la misma noche. En la adolescencia (y luego no tan adolescente...)su cara llena de granos pasando de ser "Frankie" a "La Paella" y su aparato en los dientes hasta la universidad, "Terminator"... Vamos un montón de años sin ningún tipo de tara física o mental...

Pero como toda persona normal estas cosillas fueron superadas poco a poco a lo largo de su vida. Adiós a los zapatos, a los granos purulentos, a los andamios en los dientes y a los terribles sueños. Aunque estos últimos afectarían a su escala de valores y concepción del mundo años más tarde. Su último terror nocturno fue el día que vio Superman en el cine, logró introducir a su superhéroe en una de sus pesadillas paraevitar que una bruja malvada le comiera vivo. Bien, años más tarde como todo el mundo sabe Superman (vamos, el actor Christopher Reeve) se quedó tetrapléjico y enganchado a una máquina para poder respirar. ¿Cómo iba a interpretar el pobre muchacho que su superhéroe se había quedado en una silla de ruedas? Así es el mundo. Cruel.

Así fue creciendo como los demás niños, paseando solitario en el recreo haciendo surcos en la arena con sus enormes pies. Yendo de la escuela directamente a casa para no sufrir el ataque y las vejaciones de los demás niños, pasándose las horas muertas en su habitación desarrollando su imaginación y afianzando su personalidad y su relación con los demás. Y como cualquier otro chico normal pasó sin pena ni gloria del colegio al instituto y del instituto a la universidad. Enamorándose y desenamorándose en ese viaje educativo; Raquel en el colegio, Esther en el instituto, Susana en la universidad...siempre rechazado por todas ellas con mayor o menor grado de desprecio.

Pero él siguió su rumbo y terminó una carrera que ni le gustaba ni había elegido; y pasó a engrosar las listas del paro porque su titulación no servía para nada al no haber salida alguna para ella en esa sociedad tan bien organizada. Sin novia, sin perro, sin trabajo, sin coche y sin casa, viviendo aún con sus padres, lo único que había conseguido en su vida eran tres amigos a los que casi nunca veía. Un alcohólico que se pasaba la vida en la carretera, un inseguro gay que no había salido todavía del armario y había tenido un hijo y un retorcido pseudofilósofo misógino y utópico que irónicamente había acabado con sus huesos en el ejército.

Ahí se encontraba Rodrigo, en ese momento de la vida a mitad de camino entre los 20 y los 30 años, en ese punto de inflexión en el que algo tiene que suceder...

Christopher Reeve (el auténtico Superman)

Universo infinito

Hace años, cuando estaba en el primer año de carrera, tuve un profesor con el que tuvimos que hacer un trabajo sobre la evolución del pensamiento biológico. Básicamente nos dio a escoger 3 puntos de
vista, religioso, neutro y ateo.


Yo comencé mi trabajo con esta frase:

"En un universo infinito no tiene cabida un dios creador."

Creo que con eso lo dije todo. Y creo que no voy a decir más por ahora, me gustaría ver que conclusiones (si os apetece claro) o que divagaciones tenéis por ahí. Yo tenía y tengo mi propia teoria. Creo que el profesor llamó para que me encerraran o me dieran el premio Nobel ese año...jajajaja

Bueno en otra entrada ya os contaré o más bien si lo encuentro reproduciré el texto del trabajo que por algún sitio lo tengo guardado ( a saber dónde, pero sé que está eh?) y saqué matrícula de honor ese año jeje, toma que chulo soy jajaja

Sirviendo al servidor

 Parece que las cosas ocurren porque están dispuestas de una manera ordenada en el azar de la vida. En cuanto me incorporé al trabajo, el mismo día (no sé si sabéis que trabajo como informático...no me gusta decir "soy" informático, no se por qué...) uno de los servidores críticos falleció. Qué casualidad que el responsable de dicha máquina soy yo...

Pues resulta que a ese servidor se conectan 6 hospitales de Madrid. Ejem. Imaginaros las movidas que he tenido estas semanas... La cantidad de presión que he tenido encima, mis jefes, los usuarios, el cliente... Y encima trabajar sobre un sistema que está mas caducado que una Mirinda...y que lo mío no es el Unix...pues ya tiene mérito.

El tema es que el estrés que he acumulado se ha visto recompensando ayer, cuando por fin conseguí montar un nuevo servidor y tenerlo a última hora de la tarde a pleno rendimiento. Me llena de satisfacción y de orgullo (¿Dónde he oído yo eso? jeje)


El caso es que si no lo dejaba funcionando me quedaba sin vacaciones, que precisamente empezaban hoy; me he cogido 15 días para currar un poco en casa, arreglos de esos necesarios que los haces o los haces... menos mal que mi padre es un manitas, me echa una mano y me ahorro un dineral que no tengo ;-P

Así que bueno, me alegra de haber dejado todo en perfecto estado y poder "irme" de vacaciones con la mente tranquila. Lo bien que siente hacer un buen trabajo. Pero a ver que narices le hacen en mi ausencia...

Pues nada, voy a currar en mi casita y a descansar al mismo tiempo, y a asomarme por aquí todo lo que pueda que lo tengo muy abandonaoo

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!