Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

26 de abril de 2007

Me han dicho... (V.O.)
 "No dejes que tu corazón sea como una carretera por la cual todos pasan y nadie se queda..."

Que cierto es y no solo para mi corazón...mi vida ha sido una carretera de paso para todo el mundo, a veces he guiado los pasos de otras personas por el buen camino para llegar a sus destinos, a otros les he perdido sin querer, algunos simplemente han pasado por encima de mi a gran velocidad. Pero al final he sido una carretera secundaria de paso, una carretera vacía.. y si alguien me ha dicho "Deja que yo me quede" contradiciendo mis verdaderos sentimientos he contestado CIRCULEN...


10 comentarios:

  1. JAJAJAJA,No eres una carretera secundaria, y si tu mismo así lo crees es lo q trasmistes a los demás. Además q hay coches para cada tipo de carretera...y lo de circulen me suena ;)

    ResponderEliminar
  2. Uffffff!!!! Precisamente llevo una semanita pensando que sí, que soy estupenda, que le/les encanto, que en mí encuentran lo que no habían encontrado antes (o siguen sin encontrar en sus parejas actuales), que soy la mejor amiga, con la que comparten sus "yos" más íntimos, peeeeeeeeeerooooooo, se ve que debo dar con masiquistas siempre porque terminan con una que al parecer no es su amiga, ni le comprende, ni comparte ese "yo" íntimo ni ostias en vinagre.
    Va a ser que me mienten, no hay más opciones.
    O que soy "buena", sí, pero no lo suficiente. Nunca soy lo suficiente entonces.
    Mierda.

    ResponderEliminar
  3. Mira, que suerte tienes ehh !!
    Tu corazón ha actuado con sabiduría, le está dejando el lugar a la persona ..... CORRECTA :):)
    Besos, besos pa tí

    ResponderEliminar
  4. Si estás donde deseas estar, ¿A qué viene el lamento?

    ResponderEliminar
  5. A veces, de forma intuitiva, no retenemos a nadie a nuestro lado hasta que aparece alguien que deseamos que se quede. No tengas prisa. Los que no merecen la pena, pasan de largo, y los que te quieren de verdad, siguen a tu lado.

    ResponderEliminar
  6. Bueno como ya habréis comprobado los que me visitáis ando un poco ausente...Normalmente me gusta devolver las visitas. Pero bueno hay algunos sitios a los que no se puede. Así que haré como Glauka en su bloq, responderé aquí.
    Helen: Gracias por tus comentarios, seguiré tu consejo, sin prisas :-)

    ResponderEliminar
  7. Lo q te ha dicho Helen es bien cierto: los que realmente te aprecian se quedaran contigo en tu carreterita y montaran un pueblecito allí. Y cuando llegue realmente el momento, la persona indicada aparecerá¡, y decidirá¡ fundar ahí una ciudad nueva...
    Oisss que metáfora mas chupiguay q me ha salido XD

    ResponderEliminar
  8. por cierto...¿Para cuando un banner con el q pueda linkarte?

    ResponderEliminar
  9. el dejar o no que alguien entre en nuestro corazón, es parcialmente fácil, suponiendo que tenemos diversas puertas, pero cuando mas adentro quieren entrar, mas difícil se hace, o bien porque la persona aun no esta preparada, o bien porque la interesada/o descubre algo que no es de su agrado, siempre he dicho que en el amor, ni siquiera el mas sabio sale ileso de las derrotas.

    Me ha llamado la atención de tu zona de residencia, yo viví allí, durante 21 años XD .... besos, y animo

    ResponderEliminar
  10. Jolin, no sabes como te entiendo. No es agradable ser siempre camino de paso. O que te dejen huellas en el camino que luego son dificiles de borrar. Pero en algun momento pasara alguien que decida no marcharse, no? y encima dejara todo mas bonito y no quedara ni rastro de las marcas pasadas.
    Un besote guapeton!!

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!