Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

Vacaciones

 Bueno ya me iba tocando descansar un poquito, que hasta Semana Santa no puedo esperar. Pensaba haberos dejado una entrega más pero no he tenido tiempo para escribir, que he andado bastante liadillo. Así que el viernes  me voy de vacaciones a Lanzarote!! (Cómo no, a una isla jejeje) A disfrutar de la familia y de mi sobrino que ya va a hacer propia y nunca mejor dicha esa frase de "como el que tiene un tío en Alcalá..." 

Pues lo dicho os veo a la vuelta con energías renovadas.

;*************************

Unas merecidas vacaciones

Vaya semanita que llevo, que digo semanita...creo que han sido dos de no parar de trabajar y llegar rendido a casa, que hasta me dormía sentado...

Si es que lo peor no es el trabajo en sí si no es trabajar al quinto pino de tu casa, que tardas más en los trayectos que irte en avión a Londres...Salir de casa prontísimo para llegar de vuelta y hacer de amo de casa (es lo que tiene vivir solo) , ponerte a hacer cosas y que te de la hora de acostarte con esa sensación en el cuerpo de no haber hecho nada y no aprovechar el día.

Y lo más curioso que estos días aparte de tener ese sensación se ha sumado otra que es la de "se me olvida algo y no se lo que es.." y ya con las dos juntas tener una especie de desazón que no te deja dormir bien y es un bola que crece y crece...

Asi que todo este rollo viene para deciros que la semana que viene me voy de vacaciones a Lanzarote a ver a mi hermano y a mi sobrinito que viven allí. Y aunque no me voy hasta el viernes este chiringuito lo cierro ya para ir preparando las maletas jajaja Pues nada, que nos vemos a la vuelta, seguro que os traigo algo.

Hasta la vueltaaa

Primero sin título y ahora Tributo

 Vaya, este es uno de esos momentos que me empiezo a preocupar...venía con una idea clara de lo que iba a escribir, me han llamado por teléfono y me he quedado en blanco...jajajaja

Empiezo a tener síntomas de alzheimer, debe ser la edad. Bueno pues nada contaré mi finde...ummm...vaya fue uno como son los que tengo últimamente..soso. No salí ni hice nada de otro mundo. El sábado fui a casa de mis padres a verles que andaban griposos los dos. Según va pasando el tiempo me doy cuenta de la suerte que he tenido con mis padres, vamos muchos lo dirán también de los suyos, pero son los mejores que me podían haber tocado.

Pasé el día con ellos, bueno mi padre estaba peor que mi madre y estuvo metido en la cama casi todo el día el pobre, y cuando me volvía por la noche a mi casa (suelo ir dando un paseo escuchando música) me dí cuenta de lo que los quiero y que tendría que decírselo.

La educación en mi casa siempre fue bastante "contenida" por decirlo de alguna forma en cuanto a mostrar los sentimientos (lo que no quita que aunque no nos digamos muchas cosas sabemos que las sentimos) y la verdad que no recuerdo la última vez que les dije que les quería.

Debería decírselo aunque creo que ya lo saben. Pero siempre gusta oírlo no?


El Bloody Sessik

 Abrí los ojos de par de par desorientado pero aún con la sensación de estar hundiéndome bajo las aguas, pero me encontré mirando un techo de madera del que pendía una lámpara de aceite que se balanceaba de un lado a otro proyectando sombras cambiantes en todas partes.  Una cara regordeta y sudorosa se interpuso en mi campo de visión y me observó con ojos abotargados. 

- Vaya, el caballero despertó -dijo echándome un fuerte aliento a ron a la cara. 

- ¿Dónde estoy? -pregunté mientras me incorporaba dificultosamente en el catre en el que me encontraba. 

- Estás a bordo del Bloody Sessik, el galeón más veloz de la flota de su real majestad.. 

- Doctor -le interrumpió una severa voz a su espalda- Aquí las preguntas las hacemos nosotros. 

- Lo siento capitán.. -dijo el ebrio hombre con voz temblorosa, y se apartó a un lado para dejar paso a su superior. 

- ¿Quién eres? ¿A quién sirves? -me preguntó sin rodeos- No veo ninguna insignia en tu armadura -En ese momento me llevé la mano al pecho y noté el frío metal en la yema de mis dedos, no me habia dado cuenta de que la llevaba puesta. 

- No hemos podido quitársela... -quiso aclarar el médico- y dios sabe que lo hemos intentado, parece que está soldada a su cuerpo..Pero se encuentra bien ¿Verdad? 

El capitán le taladró con la mirada. Este era un hombre de mediana edad, de lineas rectas tanto en su cuerpo como en su rostro. Firme en su postura aún en aquel pequeño camarote en el que nos encontrábamos, y seguramente firme también en las ideas que guiaban su proceder. Un hombre que servia por igual a sus ideales y a su bandera. Vestía un rígido uniforme rojo y negro con las insignias y galones que representaban su rango, su mano se apoyaba en la empuñadura de un sable que pendía de un brillante cinturón negro.

- Responda -tembló su canoso y largo bigote que decoraba su aguileña nariz.

- Yo...no lo sé - titubeé.

- ¿No lo sabe? -levantó la voz incrédulo.- Así que nuestro extraño náufrago ha perdido la memoria. Bien esto es muy sencillo, a pesar de no llevar insignias, la armadura es negra como la de nuestro enemigo, así que se una vez en el puerto se le juzgará como tal según marca la ley. Un extranjero sin patria y sin nombre seguramente acabe siendo vendido como esclavo...eso en el mejor de los casos. Por supuesto si no descubrimos antes de donde demonios ha salido.

- Le puedo asegurar que no soy el enemigo, ni participo en ninguna guerra.

- Entonces ¿Quién es? -Insistió.

- De verdad que no lo se... -Lo único que recordaba en ese momento era aquel agujero en mi pecho y lo que faltaba en él...Difícilmente podría explicar aquello a aquel hombre.

Espero que se le refresque la memoria encadenado en la bodega junto a los otros presos. Llévenselo. - Y al instante entraron dos soldados que avanzaron decididos hacia mí. -Y asegúrense de quitarle esa maldita armadura.


Extraños y Amigos


Es curioso, pero me resulta contar cosas sobre mi y lo que pienso a "extraños" antes que a conocidos...me refiero a pensamientos que quizá debiéramos decir en voz alta a los amigos y familiares que tenemos más cerca pero que no nos atrevemos porque...por miedo quizá a que se nos juzgue o que las cosas cambien por decir cosas que sentimos o pensamos...no sé como explicarlo...

Tengo este space público y otro privado, en el privado no digo nada... solo subo fotos y dejo alguna entrada superficial como "uy que trafico hoy para llegar al trabajo.."

Aquí puedo decir lo que quiera sin temor a que se me juzgue, porque quizá sois imparciales y desconocidos, y puede que una opinión de alguien de fuera me ayude más para en un futuro decir aquellas cosas que pienso a los más cercanos...

Y quizá sería bueno que las cosas cambiaran...y dejar de ver pasar la vida por un agujero...


Chic Models

 Como casi todos sabéis trabajo en pleno centro de Madrid, con todo lo bueno y malo que conlleva...tráfico, restaurantes caros, agobios en el metro...pero bueno tenemos cositas interesantes cerca, el Corte Inglés, la Fnac,el Km 0, y la agencia de modelos Chic Models...

Y bueno de vez en cuando te alegran la vista...La última fue Marta Gracia, con una minifalda y unas interminables piernas, unos ojos, una carita... y uff, va a ser que esas mujeres existen de verdad...


Yo soy...soy yo

-Bien señor Lepew, le enseñaré su habitación.-dijo saliendo de detrás del mostrador y plantándose delante mía. 

-¿Sabe que es usted el único inquilino? En Noviembre no viene nadie por aquí. Así que le tendré vigilado...-dijo riéndose. Parecía que su disgusto inicial al verme aparecer se había transformado en diversión al poder tener un cliente al que “acosar”. 

-Sígame.-añadió mientras se dirigía a las escaleras que llevaban a la primera planta.- Soy la Señora Veitz pero puede llamarme Nikola. Y creo que es demasiado joven como para tratarle de señor no cree? 

-Sí- sonreí –llámeme Rodrigo. 

Menudo nombre me había inventado, el apellido de un dibujo animado y el segundo nombre que quisieron ponerme mis padres antes de cambiar de opinión para no acabar siendo protagonista de una telenovela… 

-¿La habitación tiene escritorio? Necesito una mesa para… trabajar. 

-Sí por supuesto. Ya decía yo que no tenía pinta de venir a pescar...aunque sí que vienen de revistas de pesca para escribir sobre ello...-me dijo intentando, supongo, enterarse a qué había venido. No contesté, se quedó con las la duda igual que yo…

La señora Veitz me llevó a una acogedora habitación con vistas al lago. La verdad es que no sé que era lo que yo esperaba encontrarme en aquel pueblo, pero además de un hermoso escritorio de madera maciza de roble, tenía mi propio cuarto de baño, televisión vía satélite (aunque sería mejor no tenerla si me quería concentrar de verdad) y un par maravillosos sillones de esos en los que te hundes y no quieres volver a levantarte nunca más. La decoración era rústica pero perfectamente integrada con las modernidades que prestaba. 

-Tome, séquese –dijo mientras me entregaba una toalla que había cogido de la estantería del baño.- La cena es a las ocho, sea puntual. –Me entregó las llaves, y con un nuevo guiño salió de la habitación cerrando la puerta tras de sí. 

Eché un vistazo a mi alrededor y no pude evitar volverme a preguntar qué hacía allí. Con el dinero que tenía no podría pagar aquella habitación más de un mes o dos como mucho, y eso sin contar gastos adicionales. Y no creo que en ese tiempo pudiese rehacer mi vida. Estaba cansado de ser yo mismo, de preguntarme desde los ocho años que por qué yo era yo y no otra persona, y seguir hoy en día a mis treinta años haciéndome la misma pregunta… 

Me puse en pie, y deshice la maleta sobre la cama. Miré mi ropa arrugada, nunca había sabido hacer una maleta como dios manda. Allí la dejé tirada, ya la colocaría. Abrí la otra bolsa de viaje que llevaba y saqué el ordenador portátil que tanto me había costado conseguir. 

-Trabajar.-escupí la palabra en voz alta. Qué irónico. Había dejado todo eso atrás para buscar en mi interior lo que realmente quería hacer...Me levanté un día, y al ver que todos los de mi vida habían sido iguales, cogí lo necesario y desparecí, sin dar explicaciones sin decírselo a nadie... 

No sé, quizá la gente pudiese llegar a ser feliz con un trabajo que le diese las comodidades necesarias para vivir bien pero yo necesitaba algo más. Y juro que lo había intentado, pero no pude. 

Encendí el ordenador y me fijé en todos los documento que contenía; quizá una parte de mí lo tenía muy claro pero me daba miedo... 

Lo volví a apagar y me asomé a la ventana, la vista era impresionante. El Sol en un último esfuerzo se había abierto paso entre dos gigantescas nubes antes de ocultarse tras las montañas, sus tímidos rayos se reflejaban sobre el lago, cuyas tranquilas aguas parecían un auténtico espejo. El hotel se encontraba a unas pocas decenas de metros de éste y tenía su propio embarcadero lleno de barcas y canoas. Igualmente, muchas otras casas (de menor tamaño que el hotel), se alineaban a lo largo de la orilla; todas ellas eran edificios de madera con verdes jardines de cuidado césped y frondosos árboles. Pero ninguno tan enorme y bello como los de los bosques que se encontraban montaña arriba y al otro lado del lago. 

-No sabré porqué yo soy yo, pero creo...que esto me va a gustar.


Reconstrucción

 Estoy pensando en hacer este espacio público ( En Pedacitos de mi hasta ahora solo pueden entrar mis contactos del messenger) pero claro hay cosillas que tendré que quitar de aquí (por ejemplo fotos en las que salen personas que no quieren salir en la red...). Pero no sé quiero también dar más cabida aquí a gente, hay que abrirse al exterior no?

Bueno de momento es un pensamiento...¿Qué opináis?


La sirena...de madera

El silencio era como una pesada losa solamente rota por el suave oleaje. Una fina neblina lo cubría todo, incluso había formado una pequeña película de finas gotas sobre mi armadura. Hacía horas que dejé cruzado el remo sobre mis rodillas y me dejaba mecer suavemente por las aguas. No me importaba ya dónde me llevaran, no me importaba nada. Quería alejarme para pensar y me había dado cuenta de que ni siquiera me quedaba eso, ningún pensamiento, ningún recuerdo... 

Mis ojos se perdieron en la superficie del agua sin mirar a ningún sitio con la mente en blanco. Tras unos segundos, o quizás hubiesen pasado unos minutos si me mente no me engañaba creí ver un rostro emerger... Sin darme tiempo a reaccionar de un grácil salto impulsada por su cola de pez una sirena se subió a mi canoa. El momentáneo chapoteo volvió a dar paso de nuevo a un tenso silencio. Fui incapaz de romperlo, ni siquiera era capaz de moverme. 

Y ella sabe que no lo voy a hacer, me observa mientras mueve su cabeza estudiándome, curiosa, atenta como si pudiera explorarme por dentro y por fuera. El agua escurre por su largo cabello, por su bello rostro y por sus firmes pechos hasta perderse en su brillante cola. Se acerca lentamente y apoya sus dos manos cerca de las mías sobre el remo, se impulsa sensualmente para dejar todo su peso sobre él y sobre mis piernas y acerca su rostro tanto al mío que casi siento su respiración sobre mi piel... 

Me mira fijamente, sabe que no es la primera sirena que veo, y ahora lo se yo también..  Sabe que he perdido mi corazón..y ahora por fín lo sé yo... Se sigue acercando y roza sus labios en mi mejilla cerca del oido.

-No lo has perdido...te lo han robado... 

Desliza sus labios por mi piel hasta besarme húmedamente en la boca. De repente se separa y sonríe pícaramente y tal como apareció de un salto vuelve al agua pero sin soltar el remo, con lo cual me arrastra con ella volcando la canoa.  Hasta ese beso no sentía nada, o quizás fue hasta caer al agua pero fuese como fuese me inundaba el miedo y me hundía de espaldas rápidamente por el peso de la armadura con mi vista fija en la superficie que se alejaba. 

Y allí vi a la sirena. No, no era ella. La podía sentir alejándose debajo de mí hacia las profundidades. Pero veía allí una sirena, ésta era de madera y decoraba la proa de un barco del cual veía ahora también su casco bajo el agua...

-¡¡Hombre al agua!! - Gritaban en la superficie...


Intimido

Esta entrada de hoy me jode ponerla, pero así es el día a día. Y según mis compañeros de trabajo intimido...Os cuento por qué.

Trabajamos 5 personas en un zulo de 3x3 metros, hasta ahí bien. Nos llevamos de maravilla pero hay cosas que no. Soy el único de los 5 que no fuma. Y ya no solo que esté prohibido fumar por ley si no por un poco de respeto. Nuestros horarios de trabajo se solapan, yo soy el primero que llega y el primero que se va, así cuando me voy todos sacan sus cigarritos y se ponen a fumar. Mira a mi me da igual pero cuando llegue por la mañana no quiero que apeste a tabacazo como hoy, otros días huele un poco y no digo nada, pero lo de hoy ya me ha tocado las narices nunca mejor dicho. Cuando han empezado a llegar mis compañeros he empezado a preguntarles ¿fumaste o fumasteis aquí ayer? Ninguno fumó, que curioso...

Entonces ya mosqueado he dicho, bueno tendremos que dar parte a seguridad porque alguien se nos cuela en el despacho a fumar cuando no estamos. Joder la evidencia canta, y me jode que me mientan. Y ya uno de mis compañeros me ha dicho que fumaron todos...y por qué me mentís? Porque nos intimidas... Por dios que no me como a nadie, por mí como si se la pica un pollo pero que no me mientan. Y si quieren que fumen hasta ahogarse pero que no huela por la mañana cuando llego. ahí trabajamos todos y repito aparte de que esté prohibido solo por respeto.

(Se nota que estoy cabreado eh?)

Pero en serio yo de ogro tengo poco. ;-P


Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!