Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

Principio y Final

 Allí estaba por fin, el castillo se alzaba oscuro y silencioso ante mí, alto y tenebroso, perdido en los abismos del tiempo y del olvido, con sus altas almenas vacías y los negro ventanucos de las torres como pequeños ojos que me observaban y me estudiaban recelosas como si mirasen a una persona a la que hace años que no ves y te das cuenta de que ha cambiado y ya no es la misma...

Descendí del caballo y me quedé de pie ante las puertas abiertas del castillo, unas puertas que parecían invitarme a entrar pero que me ocultaba tras una densa bruma lo que me esperase en su interior. Mucha veces dar el paso más sencillo es el más difícil y mis pies parecían haberse clavado en el suelo...Oí a mis acompañantes moverse silenciosamente a mi espalda, parecía que no quisieran interrumpir aquel momento tan extraño de intimidad.

En mi mente se formaron imágenes de lo que había sido aquel lugar en otros tiempos, tiempos lejanos que parecían ajenos a mi, ya nunca volvería a ser lo mismo... Entonces di un paso adelante. Al cruzar la bruma de la puerta avancé por un patio de armas vacío y abandonado por años sin cuidado y ahora invadido por las malas hierbas y el olor a muerte.

Inconscientemente mis pasos me llevaron por antiguos recorridos, subiendo las escaleras principales y a través de tenebrosos y fríos pasillos llenos de polvo hasta la sala principal. Allí se encontraba el trono un trono que debería estar vacío. Pero no podía estas más confundido...

Allí estaba yo sentado, mirándome a mí mismo...

Si mi aspecto era ya deplorable el de aquel otro caballero no podía ser peor...mi rostro demacrado, con los ojos vidriosos y vacíos de vida, los pómulos hundidos con la piel blanca y seca pegada a los huesos...los dedos de las manos agarrotados y clavando unas negras uñas en el posabrazos...

-¿A qué has venido?- retumbó su voz, mi voz, en la sala sin despegar los labios.

Por un momento dudé, no sabía si soñaba pero al final respondí con poca convicción .

-A defender mi castillo y a buscar a mi princesa... -. Qué vacías sonaron aquellas palabras, solo tenia que mirar a mi alrededor para darme cuenta de ello.

-¿Qué esperabas?- rió pareciendo que leía mis pensamientos -No hay nada que salvar, ni princesas que te esperen, siempre llegas tarde, siempre te pierdes en el laberinto de tus preguntas sin respuesta. El día que sepas lo que hacer ya lo habrás echado todo a perder. Escucha tu voz y deja de perseguir tu propia sombra, la sombra de tu armadura...Es triste pero cierto...No tienes castillo, ni princesa, ni pasado, ni una historia que valga la pena contar...fíjate bien, ¿No te has dado cuenta?

Y al mirar a mi alrededor me encontré de nuevo en la playa...en mi playa junto a mi cabaña y mi canoa. El gorrión echó a volar perdiéndose en el horizonte, la gata sobre mi tejado quizá buscara otro más reconfortante (por ejemplo de zinc), Ised se alejaba al galope por la orilla y la sirena...reía como jamás lo había hecho mientras desaparecía hacia las profundidades del océano...

Y a mis pies, devorado por las olas se derrumbaba mi castillo, mi Castillo de Arena...


PD: Y aunque aún no me voy de vacaciones (las tengo la primera quincena de septiembre) me ausento temporalmente y me despido ya, necesito centrarme un poco...prometo volver entero.

Bajo el Hechizo

Su voz y su canción me envolvieron a mí también...inundándome...embriagándome...y sucumbí igual que cualquier otro mortal, igual que el enemigo...suerte que ella estaba de mi lado...

Cuando fui consciente de lo que había ocurrido bajo su hechizo me encontré la sensual mirada de la sirena frente a mi, allí de pie ladeando la cabeza como una niña juguetona y sonriendo picaramente.

-Ha sido divertido ¿Verdad?

Pasé la lengua por mis labios y me encontré con una extraña mezcla de sabor a agua de mar y a sangre...Ella rió. ¿Divertido? Quizá mejor no recordarlo...

Miré a mi alrededor y me encontré una escena dantesca, el ejército enemigo había desaparecido y ern su lugar había centenares de cadáveres que se extendían en todas direcciones...parecían haber luchado entre ellos, incluso contra sí mismos...Miré mis manos arañadas y cubiertas de sangre, sangre que empezó a diluir una fina llovizna..y mi armadura volvía a ser la misma, abollada y oxidada, con sus grabados resaltados por la sangre...

A pocos metros se encontraba Ised, chapoteaba inquieto en un charco que ya empezaba a teñirse de rojo...y sobre su lomo, no menos nerviosos estaban acomodados precariamente la gata y el gorrión.

Volví a mirar a la sirena y vinieron a mi mente miles de imágenes que bombardeaban mi mente sin cesar..y en todas ella...bajo el hechizo. No podíamos quedarnos más tiempo allí. La agarré de la mano y la llevé con paso firme hasta nuestra montura, la ayudé a subir y monté tras ella dejando a la gata acurrucarse en mi regazo entre nosotros. El gorrión echó a volar por delante de Ised como una flecha.

Agarré las riendas con intención de no quedarnos atrás..

El castillo nos espera...


Sorprendentes

He dudado en como titular esta entrada...pero es una de las palabras que define a las chicas que se cruzan en mi vida. Porque unas a las que empiezas a conocer y que pensabas que las cosas iban a ir de otra manera...te sorprenden demostrándote una vez más que nunca conoceremos a las mujeres, siempre serán un misterio. Digamos...Azul o Negro para escribir?

Y otras chicas a las que conoces desde hace más tiempo...van, y por un simple "detalle" en tu situación...te sorprenden más aún...y te confunden....



Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!