Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Mis novelas

Saga Perigeo #2

Perigeo Rojo

Cruce de Caminos Ediciones (Enero 2020)

“Su nombre era Esther. Supe desde el primer momento que era ELLA, pero estaba fuera de mi alcance. Sabía que era una chica que jugaba en primera división y yo no tenía nada que ofrecer dentro de su mundo. Inteligente, divertida, guapa a rabiar y con el glamour suficiente como para hacer cualquier cosa y quedar siempre bien.Todos la miraban con admiración y deseo. Y no sé cómo, ni por qué, acabó fijándose en mi...

Hubiese sido una bonita historia de amor salvo por el hecho de que, entre otras cosas, se viera interrumpida por los signos del Apocalipsis. Y por desgracia yo era el elegido para evitar el fin del mundo.”

Saga Perigeo #1

Perigeo Azul

Edición Ampliada

Cruce de Caminos Ediciones (Noviembre 2019)

Pocas personas podrían imaginar que bajo los vestigios de lo que un día fue el Palacio del Buen Retiro de Madrid, se hubiera construido un complejo gubernamental de alto secreto. ¿Quién iba a suponer que bajo sus cimientos se albergarían hoy día los mayores secretos y encerraría a los hombres más peligrosos del mundo?

El Preso del Agua era uno de ellos y consiguió lo imposible. Escapar. Durante su huida se nos desvelará su sorprendente historia que, a través de unos extraños sueños, le llevarán a un pequeño pueblo del Pirineo Aragonés.

Al mismo tiempo Rodrigo, un universitario recién llegado a tan remoto lugar, se empieza a dar cuenta de que el pueblo oculta un secreto muy antiguo y bien preservado. Pronto se verá envuelto en una aventura que cambiará su vida y su forma de ver el mundo tal y como lo conocemos ahora.

Colección de Relatos

Preludios y Secretos

Interludio

Cruce de Caminos Ediciones (Diciembre 2019)

Preludios y Secretos es una antología que contiene más de 70 relatos, microrrelatos y cuentos. Cada cicatriz, cada arruga o marca en la piel tienen una historia que contar. Y muchas de ellas van acompañadas de bocetos y dibujos del propio autor y de reconocidas ilustradoras y amigas, como Gretna Vásquez o Beatriz Moreno, que le han acompañado en este maravilloso viaje literario a lo largo de los años. También encontrarás reflexiones, pensamientos y algún que otro secreto que te abrirá las puertas de Mundo Perigeo.

El portal está abierto ¿No lo vas a cruzar?

Colección de Relatos

Doce meses y un año bisiesto

Varios Autores

Wave Books Editorial (Febrero 2020)

Hay letras que esperan años, muchos, para salir a la luz. Descansan en las sombras a que sea el momento exacto, el perfecto, el que estén destinadas a dejarse leer. Esta antología es mucho más que un compendio de horror, locuras, miedos, pasadizos o viajes por estilos tan dispares: es una odisea que empezó mucho antes que la Ola misma creara vida, y ahora, hoy, este año Bisiesto, es su año...Aquí no hay coordinador, hay creadores y criaturas: nació de una idea de dos mentes, una con S y otra con C que hoy se quedarán ellas en la sombra que abandona la creación, observando como, con maestría, este conjunto de autores sin par desatan la tempestad en mar abierto que solo acaba de empezar. Colgad el calendario en la pared. Sentaos en una silla frente a sus números, y abrid el libro. Bienvenidos a los meses que marcarán vuestras vidas.

Las crónicas de Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

Nací en el ascensor de un hospital de Madrid, pero crecí y estudié en la cervantina ciudad de Alcalá de Henares. Siempre vinculado a la literatura exploré otras disciplinas como la pintura y la música. Pero por circunstancias de la vida acabé licenciándome en Biología por la UAH y me reciclé como informático en una importante multinacional.

Me

No obstante no dejé de escribir nunca. Publiqué mi primera novela en 2011 y tras varios experimentos literarios (los dos últimos bajo seudónimo) he vuelto a publicar con mi nombre real para traeros una serie de novelas de fantasía contemporánea.


Eduardo Fanegas. Escritor.
Emma Sagen. Cronista.

Mis crónicas

It Happened One Night

 Llevo un día bastante perro. uno de esos días que estás tirado en casa dándole vueltas a la cabeza y a tu vida pero sin hacer nada para que las cosas cambien.

Es entonces cuando me pongo nostálgico por decirlo de alguna manera y es cuando más me apetece tirarme en el sofá con unas palomitas a ver algún clásico en blanco y negro.

Son mi mayor debilidad...ya no se hace cine así ( y por dios no quiero oír esa frase de "pero si no es en color.." me mata..)

Hoy me decanté por Sucedió una noche, todo un clásico donde los hay. Que por cierto hablé un día con una amiga de hacer de vez en cuando una sesión de cine en mi casa, anunciar aquí unas cuantas pelis y la mas votada que sea la que pongamos (pero claro viendo el enorme numero de visitas que tengo en el space seguro que la veo solo)





despertar junto a ti

 Supongo que es el deseo de todos, por lo menos el mio, pero me gustaría despertar un día en mi cama y no verla vacía y que esté ella a mi lado...Y poder decirme "ojalá no se vaya nunca, que este momento dure para siempre..." y saber que es ELLA



Las piernas de una sirena

-Necesito recuperar mi armadura...

-Ni lo sueñes, ¿Qué quieres ahogarte con ella otra vez? -me riñó como si ahogarme de nuevo fuese un pequeño fastidio- ¡Mira! ¡Ya estoy seca, me están saliendo las piernas!

Completamente hechizado, con los ojos abiertos de par en par y sin parpadear presencié como su azulada y brillante cola de sirena se transformó en dos largas y esbeltas piernas. De repente se puso de pie de un salto y se puso a corretear por la arena mientras reía alegremente y a dar brincos como una niña el día de su cumpleaños.

Yo la miraba ensimismado...y me puse colorado hasta la raíz del cabello al notar la reacción que aquella sensual mujer provocaba en mí. Me di la vuelta y me dirigí a la canoa que estaba varada en la arena. Rebusqué entre las pocas pertenencias que me quedaban y saqué lo único que tenia, unos calzones largos para mi y una camisola para ella. Al ver que me los ponía se acercó a mí.

- ¿Qué haces? -Me preguntó extrañada.

- Toma, ponte esto. No puedes andar por ahí así -Dije moviendo la mano arriba y abajo sin señalar a ningún sitio en concreto pero sin poder apartar mis ojos de ella.

- ¿¡Como!? -Es difícil explicarle a una sirena por qué debe llevar ropa entre los humanos, pero mientras lo hacía me preguntaba a mí mismo como es que no había regresado al agua. ¿Por qué no seguía siendo..una sirena, y volver a su vida feliz en el océano?

- Te he salvado la vida, ahora eres mio -me dijo tranquilamente como si aquello fuese lo más lógico y natural del mundo- Y como los cosmeacuicolas me han dicho que no puedes respirar bajo el agua pues seré yo quien me vaya contigo, así veré tu mundo. -Dicho esto se giró sonriente y empezó a caminar por la arena alejándose de la orilla.

En ese momento me pareció oír otro "glups" y otra risilla en mi oído...¿Qué estaban tramando?

-¿Y ahora dónde vamos?- dijo ella mirando hacia los bosques.

-No lo sé...Hace mucho que comencé este viaje...-dije yo mirando la linea del horizonte en el mar.

Y ahí estaba yo, con una sirena medio desnuda, mi gata enredando a mis pies y el gorrioncillo que se acababa de subir a mi hombro, como diciendo "pongámonos en marcha"


Despierta Caballero...

 Aquellas palabras susurradas por una dulce voz de mujer fueron las que me sacaron de mi oscuro y largo letargo. Sentía mis músculos tan doloridos que incluso no tenía ni fuerzas para abrir los párpados. Hasta respirar me resultaba un esfuerzo terrible. Noté como una suave y delicada mano se deslizaba bajo mi nuca y me incorporaba un poco. Un líquido refrescante bañó mis labios y se deslizó entre ellos para hidratar mi reseca garganta.

-Despierta caballero... -Esta vez su voz sonó como una sonrisa, más alegre al ver que aunque no abría los ojos volvía al mundo de los vivos. Volvió a deposita mi cabeza sobre...su regazo? Mis sentidos estaban aún aturdidos pero eso me pareció. Me concentré..oigo el romper de las olas, sí, el mar siempre cerca de mí; las aves marinas y un gorrión, sí, un pequeño gorrión cerca de mi cabeza dando saltitos en la arena y piando cerca de mi cabeza. Mi gata...mordisqueandome los dedos de la mano, creo que me intenta despertar, o quizá ya sabe que lo estoy y me está dando la bienvenida. Necesito ver...

Abrí los ojos con gran esfuerzo, y tras parpadear varias veces para acostumbrarme a la luz y apartar las telarañas que los cubrían consigo enfocar el sonriente rostro de una bella joven inclinado sobre mí. Unos rasgos delicados, unos carnosos labios y un cabello azul como el mar...unos turgentes pechos desnudos y mi cabeza apoyada en su regazo, en el inicio de su aún mojada cola de pez..

-Hola caballero -me sonrió juguetona al verme turbado- Tuve que quitarte esa pesada armadura que se empeñaba en arrastrarte al fondo del mar...

Miré hacia abajo y me encontré con mi cuerpo completamente desnudo.

Y un cosmeacuicola en una gota de agua salada que aún había en mi oído se rió y dijo "glups"


PD: Sinceramente, hoy venía dispuesto a cerrar temporalmente mi espacio. A poner un cartel que dijera "Cerrado por NO vacaciones". Últimamente no hago mas que luchar contra el tiempo y siempre salgo perdiendo. Se me pasa el día sin enterarme y cuando llega la noche y me estoy acostando rendido me pregunto si ha valido la pena no tener un segundo para mí. Me da rabia no entrar mas a menudo a escribir, el no poder sacar uno momentos para detenerme a leer vuestros espacios y perdérmelos en el día a día, esos momentos que hacen que esté más cerca de vosotro/as.

Y sí, tenia intención de ponerle cartel de cerrado...pero tras leer vuestros comentarios me habéis arrancado algo más que una sonrisa. Es una alegría leeros. Que ganas tengo de volver a vuestros espacios. Aquí estoy, y no cierro y haré lo posible para sacar más de estos momentos. Gracias :-)


Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!