Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

13 de diciembre de 2005

Ya no hay princesas
 Me he dado cuenta de que en mi vida, mis sueños y yo siempre estamos embarcados (nunca mejor dicho) en verdaderas utopías fantásticas pero tan reales para mí como estas aguas y los cosmeacuicolas.

Si no estoy matando dragones a escupitajos ando en busca del santo Grial y si no yendo a rescatar doncellas que no necesitan que se las rescate, porque en los tiempos que corren ya saben ellas apañárselas muy bien solitas, y yo no peco de machista que conste, sino de caballero...Pero como en un cuento yo sigo igual, sigo afilando mi espada, aunque mi armadura la dejo intacta...oxidada y llena de herrumbre como soy yo...con vagos vestigios de los símbolos que defiendo pero que para mí tienen su significado y están ahí..y entonces vuelvo a partir a misiones destinadas al fracaso...y en especial la búsqueda de una Princesa...

La verdad que estoy harto de que me miren en las tabernas y me juzguen por el oxido de mi armadura y por mi patético porte de caballero con principios pasados de moda...estoy harto de llegar tarde a las justas, porque yo voy en canoa y algunos llevan motos, fuerabordas o deportivos...y si llego a tiempo, no importa porque mientras desenfundo mi espada ellos ya me han pegado un tiro o lanzado una granada

Y..a qué venia todo esto?..ah sí..que soy incapaz de matar un dragón porque me encantan esos seres, que no encuentro el santo Grial porque todas las copas antiguas que encuentro me parece que tiene su propia historia que contar...y no encuentro mi princesa porque todas las doncellas tan maravillosas, dulces y encantadoras que voy conociendo ya tienen a algún caballero de una orden más que reconocida y con una brillante armadura a su lado.

Llego tarde de nuevo o mi armadura no es tan buena..pero donde me he perdido? en qué momento me subí en esta canoa? por qué navego en dirección contraria? Por qué no tiro la maldita coraza? Ah sí, es que yo soy yo.

Y como en un cuento, mi cuento de islas, aguas y cosmeacuicolas, sigo en busca de mi princesa...porque como el destino sé que está ahí fuera...


9 comentarios:

  1. Busca y no dejes de ser ese caballero.....seguro k aun kedan princesas.......y si no ya sabes,
    siempre tiens a esta gata para maullarte al oido
    December 13 11:13 AM

    ResponderEliminar
  2. Puede que lo que falle es que vas las justas más reconocidas del reino... Lo mismo es que tienes
    que besar a las ranas para que se conviertan en princesas... o que no las ves donde están
    porque no son muy aparentes... Ante todo, Tio, no cambies, sé tu mismo... tienes tu encanto
    (que es mucho más de lo que nunca pensaste, seguro). La armadura es necesaria en algunos
    momentos.... y te sienta tan bien...
    December 13 1:48 PM

    ResponderEliminar
  3. ella aparecerá cuando no la busques tan "desesperadamente". Alguien muy especial te esta
    esperando porqu en el fondo te lo mereces?. Es dificil encontrarla, ya sabes que no creo en
    princesas ni principes. lo conseguiste he dejado ya mi huella besos
    December 13 2:33 PM

    ResponderEliminar
  4. oh!...te noto algo melancólico...esa asi? supongo que siempre tenemos esa pqueña esperanza...
    que un día aparezca nuestro principe o princesa. A veces pienso que no hay que ser muy bueno,
    ya que a los buenos no nos va muy bien que digamos, siempre se fijan en alguien que da un
    poco de guerra...entonces te digo, no te quieres la armadura, por si las moscas. Por lo menos
    defenderte de los sinsabores de las malas princesas, jejeje. Yo siempre voy con escudo por si
    acaso. De todas formas...mejor guardar ilusiones muchas, y esperanzas las justas. Y cuando
    llegue, tener suerte de uqe nos corresponda, jajaja. Besotes!
    December 13 2:39 PM

    ResponderEliminar
  5. Las princesas están durmiendo, porque en estos tiempos no están muy bien vistas. Se las tacha
    de mojigatas, cursis, idealistas, sumisas, en exceso bondadosas, soñadoras, en fin... todo lo que
    ahora parece no tener tirada. Pero nadie se ha parado a preguntarles si ellas pidieron el título de
    "Princesas", o si realmente sus capacidades amatorias son tan limitadas, o si no tienen
    confianza suficiente para marcar las lindes de su territorio y decidir quien pasa y quien no. Ellas
    duermen, desnudas, sin sus atavíos de princesa, tan solo con sus ropas de mujer, esperando
    que un príncipe, desnudo, sin sus atavíos de príncipe, tan solo con sus ropas de hombre, les de
    la mano para apartarlas de su lecho y llevarlas a dar un paseo en canoa antes de amarse, como
    cualquier mujer, como cualquier hombre. Un beso. Solvvinge PD. Me quito el sombrero ante
    esta maravillosa entrada. Ultimamente ando algo confundida con lo que leo. ¿Será porque nada
    más o nada menos... soy una mujer?
    December 15 1:26 PM

    ResponderEliminar
  6. ... y me ha gustado tanto tanto tanto... que he vuelto para dejarte este regalito, el video de
    Pereza: "Princesas" Otro besote. Sol. mms://a1269.v78078.c7807.e.vm.akamaistream.
    net/7/1269/7807/425be485/prisa.download.akamai.com/7807/2005/video/4/pereza/
    perezaV9_256KbpsVideo.wmv
    December 15 1:36 PM

    ResponderEliminar
  7. A veces, tu destino no está escrito junto a una princesa. La felicidad se encuentra en la
    muchacha que limpia las caballerizas.
    December 18 10:29 PM

    ResponderEliminar
  8. ..ya no existen princesas y los principes azules se destiñen.. será que a algunos pocos se nos ha
    sacado del pais de las hadas?.. hay veces que quiero volver a entrar, otras.. me quedo en la
    realidad De princesa a rana..
    December 27 9:42 PM

    ResponderEliminar
  9. joder! q de faltas!, pobre diccionario, ojala me sepa perdonar!
    December 27 9:43 PM

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!