Mundo Perigeo

Eduardo Fanegas de la Fuente

8 de octubre de 2005

Cómo perder un tornillo
Estaba yo aquí sentado en el sofá, mirando este folio en blanco (que ya sabéis que la tecnología ahora queda lejos de esta cabaña) y en un arrebato de lucidez me he preguntado...

¿Cuando alguien pierde un tornillo que pasa?

Vale, si pierdes un tornillo no ajusta bien la cabeza (es cuando se dice que se te va la olla, la pinza, el panchito, el filete...y todas esas variantes) En ese momento los que están a tu alrededor te ven con otros ojos, no entienden las cosas que dices que tu ves tan claras, como esas voces...no las ois vosotros?? Y como no saben que hacer ni que decirte para no responder a esas preguntas tan extrañas que haces o a esas detalladas explicaciones del origen del universo, pues nada mas sencillo que encerrarte en alguna clínica, te ponen una de esas camisas con las mangas muy largas (que de largas que son te las atan a la espalda) y a correr. Ya nadie se acuerda de ti ni te echan cuentas.

Mira que se complican la vida eh?...Con lo sencillo que sería ponerse a buscar el puñetero tornillo, a nadie se le ha ocurrido echar un vistazo? Si no puede andar muy lejos, y con preguntar donde y cuando se te fue la olla por primera vez y mirar por el suelo de la zona bastaría.

La cosa es que yo lo he puesto en práctica. Tengo un vecino en una pequeña isla aquí al lado (una como las de hoy en día de unos 65 metros no más) que como mínimo ha perdido dos tornillos. Para mi sorpresa no los he encontrado, nada en absoluto, ni un triste clavo que se le parezca...con lo pequeña que es la isla y lo poco que tiene...de arriba a abajo que la he revisado...Así que ni corto ni perezoso me he ido a la clínica el Paraíso Perdido que es donde han internado a mi buen vecino (que porque le falte un tornillo no deja de ser un gran hombre) y he hablado con el, la verdad que siempre nos hemos entendido muy bien (a ver si va a ser que yo tengo algún tornillo flojo...)
El caso es que me ha dicho algo que me ha dejado con la boca abierta. Los tornillos están allí. Todos, los suyos y los de los demás internos de la clínica, en una caja fuerte de la que solo el director del centro tiene llave. Yo le creo, porque se lo han dicho los cosmeacuicolas, y ellos nunca mienten. Lo que me tiene intrigado es para que los quieren...por qué los guardan...no querrán utilizarlos para experimentos como el de aquel tipo que se murió le pusieron dos tornillos de más, le metieron una descarga que te cagas y a andar de nuevo vivito y coleando (bueno andaba un poco raro)...

Si, va a ser eso...cosas del gobierno...seguro...y ademas puede que no los pierdas...si no que te quitan los tornillos así con toda la mala leche...que no hay ningún loco entonces, que solo hay que asaltar la caja fuerte y recuperar los tornillos.

Yo de momento mientras hago planes creo que voy a apretarme los mios, para que no me pillen desprevenido y les cueste desatornillarlos, eso, muy apretados y que se fastidien...(iba a poner que se jodan pero vamos con la censura que hay por aquí últimamente mejor no lo pongo...) Y si son ellos? los del gobierno, los de la censura, eso es...pero claro...ahora ya sabrán que lo se, que lo sabemos...por cierto, esto, ummm, esa puerta no estará hecha de....madera...

6 comentarios:

  1. ....Genial Edu, muy divertido, echaba de menos relatos de este tipo. Yo también encontré por fin
    el que me faltaba.. aunque yo no me lo he apretado mucho, ¿debería hacerlo? y es que en ese
    estado de "locura transitoria" creo que se aprenden muchas cosas... No curres mucho. Besi.
    October 10 7:28 PM

    ResponderEliminar
  2. muy divertido caballero de la canoa y muy cierto en muchos puntos,a mi,k conste k me
    encantan tus tornillos,los sueltos y los apretados miauuuuuuu lametones para ti mi pekeño
    frankenstain
    October 11 7:43 AM

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho de que hayas encontrado la solución al problema!! Ahora podrías reúnirte con
    los cosmeacuicolas, reventar la caja fuerte y recuperar el que me falta a mí, que seguro que te
    será fácil porque es el más grande de todos!! Esta noche déjalo debajo de tu almohada que
    pasaré a recogerlo. Besitos
    October 11 10:29 AM

    ResponderEliminar
  4. me encanto tu meditacion sobre el tornillo de veras, no pude evitar revisar los mios,
    disimuladamente eso si, para que no se note....y que crees?...me faltan dos.... en fin he pasado
    por aqui y me retiro a gusto Marcela.
    October 11 9:35 PM

    ResponderEliminar
  5. Creo que a todos nos falta uno...jejeje. Ay...no me gusta ser pañito de lagrimas, nos
    merecemos algo mejor, no? Veras como un dia de estos eso llega. Besitos miles!
    October 11 9:42 PM

    ResponderEliminar
  6. El Tio Saltatrampas26 de agosto de 2014, 12:26

    Me alegra saber que hasta los tornillos que pierdo (y los que no pierdo) os gustan, y que a todos
    de una forma u otra nos falta alguno, ahora me pregunto yo...serán intercambiables? jejeje
    October 12 11:33 AM

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios. No lo dejemos morir. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!