Mundo Perigeo

Novela fantástica contemporánea

miércoles, 20 de noviembre de 2019

¿Leer es sexy?

 Hace ya unos cuantos años que en los Estados Unidos, para fomentar la lectura, se creó un eslogan: "Reading is sexy" que iba acompañado de  imágenes de famosos como Marilyn Monroe o James Dean leyendo libros. Esta idea se ha ido extendiendo por el mundo y gracias a redes sociales como Instagram cada vez somos más los que lo hemos utilizado (sí, yo también lo he hecho, especialmente en la cuenta de Emma Sagen) para llamar la atención sobre la lectura o sobre algún texto en concreto con imágenes de famosos y guapos desconocidos leyendo.

 El caso es que al dejar atrás mi seudónimo (en cierto modo, ya que Emma sigue presente) y volver a utilizar mi cuenta personal de Instagram, decidí darle la vuelta al asunto y hacer las cosas a mi manera, porque leer no es sexy es mucho más. Busqué en Internet y efectivamente no fui el primero que había pensado eso (aunque parece que en utilizar el hashtag  #leernoessexy #leeresimportante sí que lo fui) y me encontré un artículo de la escritora Milena Busquets del año 2017 que hablaba sobre el tema. No estoy de acuerdo con todo lo que dice pero la idea principal la comparto completamente.  El caso es que aunque parezca contradictorio seguiré usando esas imágenes sexys, que sí que lo son, pero con esos  hashtag reivindicativos sobre lo importante que es leer.

 Os  transcribo aquí el texto de Milena Busquets que dice cosas muy interesantes:

"De un tiempo a esta parte intentan convencernos de que todo es sexy. Supongo que los especialistas en marketing y comunicación se han dado cuenta (a buenas horas) de que casi todo lo que hacemos lo hacemos por amor, para que nos quieran los demás o para querernos más a nosotros mismos. Después de todo, el narcisismo también es una forma de amor, tal vez sea incluso una de las más extendidas. Y como el amor es el hermano mayor y trascendente del sexo y van tan a menudo cogidos de la mano, han decidido repetirnos lo de sexy hasta la saciedad. 

Así que ahora resulta que la política es sexy, que las pizzas congeladas son sexys, que el feminismo es sexy, que beber zumos gigantescos de color verde oscuro es sexy, que ir al dentista es sexy, que ir en bicicleta es sexy, que limpiar la casa es sexy, que pedir una hipoteca es sexy y que leer también es sexy.

En el caso de la lectura, entre otras muchas iniciativas para animarnos a leer, han hecho unos pósteres preciosos con fotos de Paul Newman y de Marilyn Monroe en todo su esplendor, ambos leyendo, y debajo el eslogan: «Leer es sexy».

Bueno, pues tengo malas noticias para vosotros: leer no es sexy.

Leer es una experiencia honda, a veces dolorosa, casi siempre ardua (mucho más ardua que plantificarse delante de la televisión o del ordenador). Leer requiere esfuerzo, concentración, constancia, paciencia, cultura, práctica y determinación. Y si queréis que os diga la verdad, escribir tampoco es nada sexy.

No hablemos ya de vivir con un escritor, un ser ensimismado y gruñón que pasa la mayor parte del día en su mundo, imaginando cosas y violentando la realidad. Tampoco es sexy pensar, enfrentarse una y otra vez a sus propias limitaciones resulta más bien agotador y frustrante. Ni aprender alemán. Ni parir. Ni buscar una cura contra el cáncer. Ni acompañar a tu madre al médico. A veces, ni siquiera el sexo es sexy.

Es sexy que te lean un libro en voz alta, igual que es irresistible que alguien te cuente una historia cuando estás a punto de dormirte (o, si te dedicas a escribir, a cualquier hora del día), que es el equivalente humano de dejar una luz encendida para no sumirse solo y a tientas en los sueños.

La noche es sexy, y el mar, y las fiestas de dos personas, y los coches descapotables, y el despilfarro, y los extremos. Y los casinos. Y el caviar a cucharadas. Y una caja de botellas de champán en la puerta de casa. Y una cajetilla de Ducados olvidada encima de una mesilla de noche. Desear resulta sexy (mucho más sexy que ser deseado). Y los escotes femeninos. Y también Paul Newman y Marilyn Monroe, leyendo o bailando sardanas. 

    Pero leer, no. Leer no es sexy. Leer es importante." 

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores! Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

1 comentarios:

  1. Cuenta la leyenda que el soberano de un lejano país (en los cuentos siempre hay monarquía y es en un lugar lejano, por puto convencionalismo) se encontraba bajo una fuerte depresión por los acontecimientos negativos que ocurrían en su reino, ninguno de los médicos de la corte era capaz de sacarle de ese trance y el consejo decidió buscar algún sabio fuera de sus fronteras para sanar al rey. Tampoco consiguieron encontrar de esa manera la solución a su deprimente estado. Sin embargo, un anciano joyero de la villa se ofreció a entregar al soberano un anillo con una inscripción que le sacaría de la ansiedad que provocaban la pesadumbre. Una vez en su poder el anillo, el anciano le dijo: "Majestad, léedlo sólo cuando no encuentres salida en una situación”. El rey angustiado como estaba valoró que ese era un momento adecuado para leer lo grabado en tan poco espacio que no era otro que este mensaje: "También esto pasará". El rey comenzó a encontrar una paz y un sosiego que hacía mucho tiempo que no gozaba y su ánimo se fue recomponiendo hasta comenzar a tomar soluciones para todos los problemas, antes insolubles, de su pueblo. Así comenzó un periodo de prosperidad y en el que aumentó la popularidad del rey ante sus súbditos hasta niveles impensables poco tiempo atrás. El rey se encontraba henchido de satisfacción y cada vez más orgulloso de sí mismo. Entonces volvió a encontrarse con el anciano y después de agradecerle aquel maravilloso tesoro que tanto bien le había hecho, escuchó del hombre: "Majestad, este mensaje no es solamente para situaciones desesperadas, también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando te sientes derrotado, también lo es para cuando te sientas victorioso. No es sólo para cuando eres el último, sino también para cuando eres el primero”.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

Cruce de Caminos

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!