Mundo Perigeo

Emma Sagen. Escritora

sábado, 10 de febrero de 2018

Principios (y perdonar por la charla)

 Y no me refiero a los de las novelas o los de los cuentos (que ya me gustaría hablar de eso hoy) si no a los principios éticos que nos hacen ser como somos. Cada vez veo más juegos de "trueque" en las redes sociales y blogs. O peor aún los que juegan a eso y hacen trampa.

 Ya lo digo en Preludios y Secretos (aunque haciendo referencia al mundo editorial). ¿Por qué tengo que entrar en ese maldito mecanismo? ¿Dónde están esas normas escritas? Yo te sigo, tú me sigues, yo te comento, tú me comentas, yo te comparto, tú me compartes... Ese juego no va conmigo. Si yo sigo o comento a alguien es porque quiero, porque me apetece y me gusta. Mis días solo tienen veinticuatro horas y con mi frenética actividad diaria en la que llego a la noche derrotada y sin poder dormir más de cuatro o cinco horas (y nunca seguidas) es imposible que no acabe dándome un infarto. Si estoy aquí es porque me gusta escribir, leer, aprender y claro que me gusta que me lean y me escriban, pero...¿a qué precio? ¿El de mi felicidad? ¿Mi salud? Quiero hacer las cosas como me gustan, sin prisa, disfrutando de lo que hago en todo momento. ¿Que me leen cuatro personas porque no hago lo que tú quieres que haga para tener esa tan necesaria publicidad o visibilidad? Sinceramente. Paso.

 Si yo te sigo es porque quiero y si tú me sigues es porque quieres. Nadie ni nada nos obliga a ello. Voy a ser algo más concreta aunque la persona del último suceso extraño (por llamarlo de alguna manera) no creo que vaya a leerme aquí. Sí. Tú que has empezado a seguirme en Instagram y veo que tu cuenta es sobre un producto para adelgazar. Pues no, no me interesa. Y si después de insistir en que debo seguirte porque tú me sigues no va a hacer que cambien las cosas y que tu producto me interese. Y sinceramente, me molesta que me acosen. Y que empieces a insultarme en privado te aseguro que no va a mejorar las cosas.

De verdad que no entiendo a la gente.

Yo pienso seguir haciendo la cosas a mi manera. Cada uno es libre de hacer lo que quiera y como quiera mientras no perjudique a los demás. Cuando publico algo aquí es porque quiero compartirlo y me apetece, pensamientos míos o cosas con las que me he tropezado y que me interesan. Porque he leído un libro y me apetece hablar sobre él o una película que me ha gustado o lo que sea. Y pienso decir lo que realmente pienso sobre ello. Es cierto que mi intención sobre el tema de los libros era solo la de traer y compartir aquellos que me gustaron de pequeña (en esa categoría que he llamado Libros en mi memoria) y que han influido tanto en mi vida y en mi forma de escribir. Pero desde que descubrí Goodreads no he podido evitar ir escribiendo mi opinión personal en esta red sobre todo lo que ha ido cayendo entre mis manos. Algunas lecturas me han gustado otras no tanto pero no es mas que una opinión personal. Para gustos los colores y mi opinión vale lo que tú quieras que valga. Puedo decir que un libro como "Las voces del desierto" (por nombrar uno de los últimos que ha pasado por mis manos) he sido incapaz de terminarlo. Y a lo mejor tú eres una de esas personas que le encanta. Ya está, no pasa nada. Todos somos diferentes y tenemos nuestros gustos y nuestra forma de ver el mundo.

 No sé si estoy divagando mucho. Así que entended esta entrada como queráis, porque como siempre tendrá muchas lecturas según quien esté al otro lado de la pantalla.

 Esto me lleva a pensar una cosa. ¿Tenía que haber separado mi blog personal de mi web como escritora? Quizá... y por eso hoy me he dedicado a hacer algo intermedio. Imagino que os habréis dado cuenta (sobre todo los que leéis desde el PC) que la barra lateral ha cambiado significativamente. Y las categorías del menú también. Ahora si pincháis sobre Selenitas y Lunátic@s  el enlace os llevará a la otra cara de la moneda por decirlo de alguna forma. En este lado una web más limpia y "profesional" y en el otro todo lo que me rodea de cerca.

 Y volviendo al tema que me trajo aquí esta noche. Por mi parte seguiré comportándome como soy, que sé que no me va a llevar a la cima de ningún sitio, pero me sentiré bien y tendré la conciencia tranquila. Hala. Y como ya me he quedado a gusto me marcho a escribir unos cuantos párrafos más de Perigeo Rojo que me lo pide el cuerpo a pesar del sueño y las ojeras.

Esta foto la tomé ya hace algunos años en un viaje a Santander. Y es para que toméis asiento (naturalmente) ante la charla que os he metido.



¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores! Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

16 comentarios:

  1. no te agobies, emma, tú sigue siendo tú misma y no hagas ni caso de ese tipo de cosas. hace tiempo había gente que me escribía en privado contándome unas historias extrañísimas, y aún a día de hoy cuando veo que tengo un nuevo mensaje privado me entra cierto agobio, pero respiro aliviado cuando veo que no es nada 'malo' por decirlo así.
    precisamente lo que me gustó de ti desde un principio es que eres una chica normal que escribe, y así debe seguir siendo. no hagas cosas que no te apetecen por tener más seguidores, mejor calidad que cantidad.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chema, de verdad que procuro que estas cosas no me agobien, pero hay momentos en los que me siento desbordada. Espero seguir siendo normal (dentro de lo que cabe jajaja) y lo que tengo claro es que siempre haré sólo lo que me apetezca. Gracias por estar ahí y por tu apoyo. ¡Besos!

      Eliminar
  2. Hola Emma, no te pierdas en debates estériles, mucho menos debes de justificar como eres, por qué eres así,o por qué no, haz lo que creas oportuno, cumple sueños, compártelos si quieres y sino quieres no lo hagas, pero nunca des explicaciones a quien no las merece...para qué?
    Personalmente te sigo, te leo porque sé, estoy convencido de que eres una mujer espléndida en toda la acepción del significado de esa palabra,leerte es aprender a conocerte, deseo seguir leyéndote...
    No hay más, la vida Emma, te enseña que hay viajes que es mejor no compartir con según que personas...
    Pasa buen día, gracias, besos solidarios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que no me debo justificar Don Vito, pero entradas así me sirven para desahogarme y dejar las cosas claras (tanto a mi misma como a los demás). Y muchas gracias por pensar que soy una mujer espléndida, me has ruborizado y sacado una sonrisa :-D Besos mil

      Eliminar
    2. Hola Emma, desahogarse está bien, cada persona busca su válvula de escape, personalmente creo que con una sonrisa lo arreglarías todo...al final las cosas importantes son tan pocas...
      Y reitero el comentario de mujer espléndida...
      Buena tarde, besos de agua de domingo..

      Eliminar
  3. Ay emma... luces algo indignada a decir verdad, y concuerdo con los comentarios anteriores, por más que indigne la distorsión que sufrió blogspot estos últimos años respecto al spam y la falsa publicidad debes seguir siendo tú misma, con tu mente cuerda y adulta y dejar de lado los posteos infantiles. Me recuerda un poco al mecanismo que tenia fotolog recuerdas? "Nos effeamos?" (F/F), las cuentas gold, los comentarios llenos de frivolidad sólo para obtener otro de vuelta. Emma yienes un blog original y la originalidad se la das vos por ser quién eres. Simplemente ignora los comentarios o los blogger spamistas, y quédate con los blogs que consideres de calidad.

    Te mando un beso grande y espero que logres descansar un poco más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Paula, la verdad que al escribir esta entrada lo hice desde la indignación y tenía que expresarla y desahogarme. Uno de tantos motivos por los que tengo el blog y escribo en él. La verdad que sí me quedo con los blogs que me gustan como el tuyo y el de otros pocos que me acompañáis por aquí desde hace tiempo. Eres un cielo. Besos a montones.

      Eliminar
  4. Tiene la misma explicación, salvando las distancias por la modestia de la mayoría de los blogs, con las presentaciones editoriales, las promociones de películas, donde actrices y actores recorren platós televisivos sonriendo a entrevistas estúpidas y hablando bien de todo y más todavía de su película a sabiendas que es un bodrio... es la publicidad.
    Son de admirar tus principios, tu sinceridad pero, si uno quiere vender algo, sea su libro, su blog o su imagen me parece que la táctica es otra, mínimo la hipocresía; por ejemplo ¿qué gano yo con decirte que la foto esa de Santander, como foto, es lamentable? Te diré lo que gano: que nunca visites mi blog, que me odies antes de conocerme y, encima, llevas razón.

    Saludos.
    P.D.: Comprenderás que mi comentario en más en broma que en serio -también soy como soy- dicho sea sin animus injuriandi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pitt Tristán, llámame rara pero un comentario así llama mucho mi atención (ya sea en broma o no) y hará que en cuanto termine de contestarte me pase a ver quién eres y de dónde vienes. Soy curiosa por naturaleza. Es cierto la foto es lamentable es la verdad tanto por la fotógrafa como por lo que se retrata en ella. Y cierto también es que para vender hay que hacer publicidad ¿será que necesito que alguien haga ese trabajo por mi ya que a mi no me gusta o no sé hacerlo? ¿por ejemplo: la editorial u otra persona ajena a mi? Gracias por tu comentario me ha encantado, en serio. Ahora voy a buscarte. Saludos

      Eliminar
    2. Me alegra conocer tu amable opinión porque mi intención era totalmente... mmmm, totalmente boba, que es lo único que se hacer. Demuestra tu fino sentido del humor y profunda inteligencia, cosas que van indefectiblemente unidas, porque lejos de molestarte, vienes a leerme y ¡te quedas como seguidora de mi modesto blog!
      Eres grande y esa es la gente que adoro en mi blog, cuyo contenido más interesante son vuestros comentarios -como habrás podido comprobar-, el post sólo es la chispa.
      Saludos y muchas gracias.

      Eliminar
    3. Pitt Tristán y ahora vas y me sacas los colores jajajaja. Me quedo a seguir aquellos blogs que me parecen interesantes en los que brilla el humor y la inteligencia por partes iguales. El tuyo es uno de esos, así que por allí me verás siempre que el tiempo me lo permita. Por cierto no sé por qué no me llegan los avisos de tus comentarios pero de los demás sí...qué curioso.

      Eliminar
  5. Lo mejor es hacer lo que desees, lo que creas oportuno, mi preciosa Emma, sigue siendo tú y que nada ni nadie te cambien.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es algo que no va a cambiar nunca, soy como soy y me gusta ser así. Gracias guapa. Besos

      Eliminar
  6. Te entiento. Y mucho! Eso de seguir o comentar cuando a uno le gusta, quiere y apetece. No solo por "obligación". Yo también prefiero que quien me siga lo haga porque le gusta lo q ve. No solo para q obtenga lo mismo "por que sí". Sigue siendo así de autentica. No nos puede gustar todo ni que gustemos a todos, no por eso vale decir las cosas faltando el respeto o hiriendo. Y si nos hacen criticas, mejor las constructivas, esas que ayudan a mejorar. :-). Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias mi querida Gretna, no pienso cambiar y espero que tú sigas siendo tan encantadora como siempre has sido y eres. Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Buenos días Emma, lo has dicho como lo ves y lo siente, y así debe de ser, no hay dos personas iguales, si fuésemos iguales...seríamos aburridísimos. Sigues tal como eres, por mi parte me gusta como escribes, eres una fantástica escritora.

    Un abrazo amiga.

    Lola

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

¿Quieres conocer mi mundo?

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!