El enviado


 Edu tuvo un sueño. Era un insecto. Pero eso no era malo.

 Estoy aquí, siempre estaré.

 Oye los compases, pero es incapaz de llevar el ritmo. Demasiadas patas que se enredan en sí mismas como las palabras en un nuevo lenguaje. Y están esas palabras que no puede decir porque su definición es muy clara, son concluyentes. Son demasiado exactas. Y a pesar de ser un insecto, no le importa ser un bicho. Los bichos molan se dice. Él lo sabe.

 Lo más intrigante son las palabras en forma de pregunta, como una que se hizo en su niñez y aún se la hace, será que no ha madurado. O quizá es que ya era una pregunta difícil. Los niños son capaces de ponerte en un aprieto por muy sabio que se sea. Ahora no importa, como insecto suena todo mejor. crick, crick...por ejemplo.

 Estoy aquí, siempre estaré.

 Edu se arrancó dos patas, pensó que bailaría mejor. Mierda, no. Sigue siendo el mismo torpe y encima ahora pierde fluidos. La suerte que como insecto cicatriza pronto y le sobran patas para seguir viviendo pero parece que ha inventado un baile nuevo al resbalar sobre su sangre. Venga cien mil euros al que mejor le imite. Patético bicho. Menos mal que sólo es un sueño. Joder, Edu, despierta.

 Estoy aquí, siempre estaré.


9 comentarios:

  1. ahora que estoy leyendo 'preludios y secretos', y que me está encantando, voy conociendo mejor tus diferentes registros literarios. el título que le has dado, 'el enviado', la frase recurrente 'estoy aquí, siempre estaré' y la ilustración del libro del que escapan las letras, me hacen pensar que el insecto es una alegoría. tendré que pensar en ello. :)
    besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chema imagino que según vayas leyendo verás mi evolución desde niña de alguna manera. La verdad que sí que tengo un registro variado pero siempre me decanto por la fantasía. Me alegra que te esté gustando el libro. En cuanto a este relato te puede decir que intencionadamente quise darle varias lecturas. Tres exactamente. Una que va dirigida a una amiga íntima y su hija (ella solo entenderá esa lectura) Y las otras dos una va efectivamente por la alegoría (las fotos que pongo siempre intento que digan algo) y la tercera...ahí lo dejo jajaja. Besos!!

      Eliminar
  2. Hola Emma, los sueños siempre permanecen...
    Gracias, pasa buena tarde, besos de agua..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Vito, los sueños siempre, siempre permanecerán. Es lo que nos convierte en lo que somos. Aunque seamos un bicho, un buen bicho. Besos de fin de semana.

      Eliminar
  3. 😍Me gusto mucho tu post, mil gracias por compartirlo!! Feliz finde😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Amicuba, feliz semana!! Besos!!

      Eliminar
  4. ay los sueños...a veces son demasiado reales! me ha encantado el relato, sobretodo el final del nuevo baile, fijo que alguien saldría por los cien mil euros a imitarlo, jajaja.

    Un beso enorme tesoro!
    www.aprendiendoaquererme.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay mi Carol! Algunos sueños son tremendos pero más que nada por todo lo que nos quieren decir. ¿Quién se apunta al baile? jajajaja Besos mil

      Eliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.