Quién mucho abarca...


 Estoy agobiada. He de reconocerlo.

Y es que no puedo llegar a todo si me falta tiempo y horas en el día. Voy como un pollo descabezado de aquí para allá intentando tocar todas las teclas y al final no hago nada ni tranquila, ni bien, ni a gusto. Me estoy refiriendo a actividades que deberían ser placenteras como ser activa en redes sociales, interaccionar con amigos virtuales, visitar blogs, leer reseñas, comentar artículos o relatos,  incluso sentarme tranquilamente a escribir mis propias historias...

Es cierto que muchas de estas cosas son una obligación ya que si quiero promocionarme o que mi libro llegue a la gente debo interactuar con gente del sector. Me he hecho seguidora de muchos blogs de literatura, blogs que intento visitar asíduamente para estar al día, de sellos editoriales, de otros escritores....y al final solo consigo estresarme porque no llego a todos ni tengo tiempo para comentarles...y cuando me pongo a hacer algo estoy nerviosa, acelerada y después de un rato acabo por dejarlo todo y marcharme a dormir. Porque siempre es casi de madrugada cuando me pudo poner a ello y no puedo más. 


Como será que tengo abandonadas hasta mi cuenta de Twitter y youtube... Así que he pensado resetearme e ir poco a poco. Ya dejé hace unos días de lado mi página personal de facebook para centrarme solo en publicar en Perigeo de Emma Sagen. Ahora me centraré en aquellos blogs y perfiles de Instagram o Facebook que me son más cercanos hasta ahora y son las redes donde estoy más cómoda. Crearé una lista de blogs  que sea realista para teneros a mano... Procuraré hacerme la vida más sencilla. Vamos, lo que se llama reducir la velocidad e ir paso a paso...

Todo eso me ha llevado a recordar El movimiento Slow.  ¿Y qué es el movimiento slow?

 Es una corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas. El movimiento slow propone tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía, dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y el tomándose el tiempo necesario para disfrutar de actividades como dar un paseo o compartir una comida con otras personas. Los ponentes de este movimiento creen que, aunque la tecnología puede acelerar el trabajo, así como la producción y distribución de comida y otras actividades humanas, las cosas más importantes de la vida no deberían acelerarse. El movimiento slow comenzó cuando, en protesta por la apertura de una tienda de McDonald's en la Piazza di Spagna (Roma), se creó la organización Slow Food. 


Es cierto que el mundo se mueve demasiado deprisa, que es una carrera de fondo convertida en auténtica velocidad y por culpa de ello nos falta tiempo para todo. Precisamente por eso me siento cada vez más atraída hacia este movimiento, lo que nos enreda la tecnología, las redes sociales y todo lo que le rodea, haciendo que todo sea más artificial y no nos demos cuenta de las cosas sencillas de la vida que se nos escapan sin darnos cuenta. Porque como en mi caso puedo tener más de 4000 amigos en facebook , tratar con una decena y no ver a mis amigos más cercanos en 6 meses.

"Hay que distinguir entre ser lento y ser perezoso, y este movimiento propugna trabajar para vivir, no al contrario"

Carl Honoré, autor del libro Elogio de la lentitud, es uno de los teóricos de este movimiento mundial que promueve un ritmo sosegado hasta en las actividades más cotidianas del ser humano. Para este periodista canadiense con residencia en Londres, una vida rápida es una vida superficial, de ahí que la lentitud no tenga nada que ver con la ineficacia, sino con el equilibrio.

"Detente y observa tu vida"

El movimiento Slow no está organizado ni controlado por una organización como tal. Una característica importante de este movimiento es que se propone y su inercia se mantiene por individuos que constituyen la comunidad global Slow, comunidad que tiende a expandirse. Aunque ha existido bajo diversas formas y manifestaciones desde la Revolución industrial, su popularidad ha crecido considerablemente en los últimos años.



"Vivimos como si los recursos fueran infinitos"

Según dicen sus teóricos, vivimos como si no hubiera mañana, como si los recursos naturales fueran infinitos, y sabemos que no lo son. Hay bastantes elementos en la vida moderna que combinados con la rapidez nos empujan directamente a la superficialidad. Ese combate contra la tiranía de las prisas y a favor de una cultura de la tranquilidad, ha llevado a las distintas manifestaciones Slow que conocemos y otras que irán surgiendo.

Las ciudades, la comida, e incluso el turismo, son espacios vitales en los que sin renunciar a la tecnología, podemos mejorar nuestras experiencias simplemente olvidándonos un rato del reloj.

Ciertamente no voy a renunciar a la tecnología pero voy a intentar ralentizar mi vida para centrarme en las cosas verdaderamente necesarias. Y es que vivimos nuestras vidas corriendo de un sitio a otro, trabajando como si nos fuera la vida en ello y permitiendo que todo eso nos robe los momentos tranquilos de disfrutar de la familia y los amigos y las cosas que nos gustan. Como en mi caso escribir. 


Datos tomados de wikipedia y http://www.ecointeligencia.com/





8 comentarios:

  1. te entiendo porque yo soy bastante monotarea. en la universidad había gente que hacían el proyecto de fin de carrera, trabajaban en prácticas en una empresa, practicaban deportes, salían los fines de semana y hacían el pino, pero yo no era de esa pasta. siempre he preferido hacer pocas cosas pero bien hechas.
    y a mis alumnos les digo siempre que lean despacio los enunciados de los problemas, y que se paren a pensar antes de ponerse a hacer operaciones a lo loco.
    besos! por cierto, quedan ocho días para la firma de ejemplares. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que yo siempre he podido estar a muchas cosas pero teniendo tiempo y mis días no dan de sí y más horas de sueño no me puedo robar porque ya no soy persona... Ser monotarea no es malo, al revés de eso se trata. Hacer una cosa y luego otra, sin prisa pero sin pausa.

      Y sí, ¡Comienza la cuenta atrás!

      Besos

      Eliminar
  2. Hola Emma, el tiempo es el que es, y las prioridades las que merecen la pena, al final, esto es la vida, desechar y elegir,e intentar equivocarse en dichas acciones lo menos posible.
    Pasa buena noche, besos simétricos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy, intentando priorizar y a ver si además consigo días de 26 horas, que no me cunde con 24... ;-)
      En unos días o semanas veremos si ha resultado positivo y avanzo en mis proyectos. Gracias y besos!!

      Eliminar
  3. que razón tienes tesoro...si es que el tiempo nos puede. eso del movimiento slow me parece super interesante, la sociedad hace que nuestro tiempo vaya demasiado rápido y tenemos que ser nosotros los que aprendamos a controlarlo.
    ánimo y a manejar el tiempo!

    besitos tesoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que parece que tenemos prisa para todo ¡Hasta para que los niños crezcan! Tenemos que recordar que cada cosa tiene su momento. Gracias guapa! Besos mil!

      Eliminar
  4. Si es cierto que deberíamos ser mucho más conscientes de que al final ir con prisas a todas partes no nos trae nada bueno, al final se hace todo mal y por comodidad acaba afectando a todo, desde a nosotros mismos hasta el medio ambiente.

    Yo conocí este movimiento porque por cosas de la vida llegó a mi una bolsa de papel con la imagen que compartes, pero no tenía idea que el origen era este, me ha encantado la filosofía de tu post.

    Me quedo a seguirte y te invito a pasarte por mi blog si gustas.

    besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María! Bienvenida y gracias por tu comentario. Es verdad que hay bolsas de tiendas como Natura que comparten esta filosofía. La verdad que ir más despacio en un mundo que se mueve a tanta velocidad es difícil, suelen arrollarte...pero hay que intentarlo! Me paso a leerte

      Un beso!

      Eliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

INSTAGRAM

@emmasagen