Nos volvemos a encontrar vieja amiga


Qué ilusa he sido. Pensaba que te había dejado atrás para siempre, pero veo que acechas desde cada rincón disfrazada de oscuridad. Me prometí no volver la mirada atrás en mi camino bajo este nuevo sol... ¿hace falta que lo diga en voz alta? Me dan asco las frases hechas y utilizarlas como tantos otros lo han hecho antes. Luego dicen que soy críptica. 

  Es obvio que donde hay luz hay sombras. Ahora te ríes al oírmelo decir. Te gusta humillarme. Lo estabas esperando. Me he relajado demasiado con mi nuevo estatus. He bajado la guardia al calor de los rayos del sol. 
Sí. Es cierto que he disfrutado del camino, pero saber que me has acompañado todo este tiempo sin saberlo ha logrado que todo el buen sabor de boca que me dejó se haya vuelto amargo. Y tú, que te has ocultado en mi sombra acariciando mi contorno con tus negros dedos día tras día, adaptándote de tal forma que ni me fijé que estabas allí esperando tu momento...maldita seas.

  Y ahora que ha llegado la noche has saltado hambrienta sobre mi para darte un festín. Devorando mi alma, bebiendo mi sangre pero manteniéndome viva. Sé que muerta de nada te sirvo vieja amiga.

  Eso es lo peor, que no me dejas morir. Maldita Desidia.


Imagen de la fotógrafa Laura Soler tomada de su web http://www.laurasoler.es/

5 comentarios:

  1. Hola Emma, uno siempre es preso de sus cautiverios....pero no siempre uno está cautivo cuando se siente preso...
    Gracias, buen día, besos cautivos...????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de todo es que una muchas veces no sabe que está cautiva...
      Besos de fin de semana ;-)

      Eliminar
    2. Hola Emma, la mayoría de las veces somos cautivos...si, de nuestros miedos...
      Gracias, pasa buen día, besos trovados..

      Eliminar
  2. me gusta cómo personificas los estados de ánimo -denominados con un sustantivo abstracto-: soledad, desidia...
    a mí la desidia también me visita a veces. estoy siempre un poco adormilado, es mi estado natural. ;)
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, tiendo a personificar estados de ánimo, incluso a veces objetos (algún relato tengo por ahí guardado). No está mal que de vez en cuando nos visiten ciertos estados de ánimo, pero no dejemos que se queden mucho ¿vale? Un beso

      Eliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

INSTAGRAM

@emmasagen