11:14


No me he levantado con muy buen ánimo hoy y eso que he dormido bien. De los pocos días que he dormido bien...es curioso. Será la neblina que me rodea, que se enreda en mi cuello y aprieta con sus manos invisibles. Son las 11:14, y llevo horas mirando un documento en blanco. Me esta costando mucho arrancar una nueva idea, tanto como cambiar ciertos aspectos de mi vida.

 Ahora lo único que me apetece es largarme de aquí subir a una montaña solitaria y ponerme a gritar. Y después de quedarme sin aliento, sin la tensión que se acumula ahora mismo por segundos en mi interior, bajar paseando sin rumbo fijo y perderme entre la gente, aunque lo mío es caminar sola observando sin ser vista. Hoy me cuesta respirar, hay una mano invisible que aprieta con fuerza mi corazón, lo suficiente como para ahogarme pero sin matarme. Estoy cansada, me pesa el querer estar en tantos sitios al mismo tiempo y no llegar a ninguno. El ardiente asfalto en las calles se derrite bajo mis pies, se enreda y me hace más difícil caminar...
Necesito coger distancia y alejarme un poco,  alcanzar el horizonte y ver las cosas con perspectiva...ese horizonte que por mucho que intente avanzar siempre se queda anclado en la lejanía...

No me he levantado con muy buen ánimo hoy y eso que he dormido bien. De los pocos días que he dormido bien...es curioso. Y ahora se me acumulan todas las palabras, todos los sentimientos en mis dedos temblorosos, y ya no les cuesta tanto salir... El reloj sigue marcando las 11:14...aunque sé que no se ha detenido ni un instante. Y sí, a veces necesito estar sola porque soy humana y necesito inspiración. Y a pesar de todo, una vez que se ha disipado la niebla y que la mano afloja su presión se que aparecerán esos rostros que lo iluminarán todo con sus ojos y su sonrisas y necesitaré que no se separen nunca de mí.

Cartel de la película 11:14 (2003)

Muchas veces para escribir necesito un estado de ánimo en concreto para meterme en la escena. Esto a veces lo consigo inspirándome en las sensaciones que me transmita una película que haya visto (como es el caso de hoy) o retorciendo los hechos de mi vida cotidiana. Esto no quiere decir que las cosas que escriba sean reales o reflejen la realidad. ¡Recordar que soy escritora y me invento las cosas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

INSTAGRAM

@emmasagen