La Mujer Sequoia


Soy un árbol, un grandioso árbol.
Mejor dicho...lo fui.

Ahora soy papel. Un buen papel fotográfico...podía haber corrido peor suerte.
Han plasmado en mí una imagen...lástima, está desenfocada.

Soy una foto de una mujer sin una sonrisa en la cara.
Detrás han escrito un texto, un texto escrito sin una sola palabra.

No soy más que un recuerdo olvidado del alma, que al fin y al cabo no significa nada.

Pero una vez, fui un gran árbol, un grandioso árbol...



2 comentarios:

  1. que bonita paradoja del árbol...me encanta como escribes, no me cansaré de decirtelo!

    un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo no me cansaré de darte las gracias por las cosas que me dices y gastar un rato de tu valioso tiempo pasándote por aquí. Besos mil Carol :-D

      Eliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

INSTAGRAM

@emmasagen