Estamos reconstruyendo nuestro mundo ¡Volveremos pronto!

Si quieres un ejemplar de alguna de nuestras novelas escríbenos a mundoperigeo@gmail.com

Copyright © MUNDO PERIGEO | Published By Gooyaabi Templates | Powered By Blogger
Design by WebSuccessAgency | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com

Archivo del blog

Eduardo Fanegas

Eduardo Fanegas

Emma Sagen

Emma Sagen
Escritor a tiempo parcial, de los que escriben cuando pueden y no cuando quieren. Pero soñador a tiempo completo...
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. El contenido de este blog pertenece a la autora. También hay imágenes y elementos incluidos en él obtenidos en búsquedas a través de internet. Si algo es tuyo y quieres que lo referencie o lo quite házmelo saber.
Observadora del comportamiento humano y cronista del devenir de la humanidad. Aunque a veces no puedo evitar intervenir y ser parte activa...

viernes, 28 de octubre de 2016

La Mujer Sequoia

Soy un árbol, un grandioso árbol.
Mejor dicho...lo fui.

Ahora soy papel. Un buen papel fotográfico...podía haber corrido peor suerte.
Han plasmado en mí una imagen...lástima, está desenfocada.

Soy una foto de una mujer sin una sonrisa en la cara.
Detrás han escrito un texto, un texto escrito sin una sola palabra.

No soy más que un recuerdo olvidado del alma, que al fin y al cabo no significa nada.

Pero una vez, fui un gran árbol, un grandioso árbol...



¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores! Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

2 comentarios:

  1. que bonita paradoja del árbol...me encanta como escribes, no me cansaré de decirtelo!

    un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo no me cansaré de darte las gracias por las cosas que me dices y gastar un rato de tu valioso tiempo pasándote por aquí. Besos mil Carol :-D

      Eliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.