Mundo Perigeo

Emma Sagen. Escritora

viernes, 9 de septiembre de 2016

Ahora o nunca

El señor Salazar vivía solo en el tercero A. Encontraron su cuerpo ayer por la noche cuando el olor de su cadáver empezó a filtrarse por debajo de la puerta de su casa. Llevaba dos días muerto y nadie le echó de menos.

Todos nos lo habíamos cruzado alguna vez en las escaleras. Era un tipo reservado, parco en palabras pero siempre muy educado. Nunca dio ningún tipo de problemas, no era como esos ancianos gritones y sucios de otros pisos del vecindario. Que yo supiera mi barbudo y delgado vecino nunca tenía visitas, y después de lo ocurrido me ha dejado más que claro que no tenía amigos ni familia...no tenía a nadie. Bueno sí, tenía un gato, Persi, que se pasaba más tiempo en los tejados que en su casa.

Mi imaginación siempre me arrastró a pensar que era un hombre culto, con estudios que incluso en su juventud había hecho algo importante o había sido famoso. Y que las circunstancias de la vida le habían arrastrado hasta este humilde barrio para acabar dentro de su hogar escribiendo en silencio sus memorias.
Pero seguramente la realidad era otra. Ha dado la casualidad que hoy he visto el último episodio de la quinta temporada de Anatomía de Grey. Lo sé voy con mucho retraso en las series...Y he visto a Yang...y lo que ha dicho y hecho en este capítulo...Quizá el señor Salazar nunca dijo te quiero a tiempo, quizá le costó tanto decir esas palabras que al final se quedó solo...

Yo no quiero maquillarme como una anciana loca para ocultar mi rostro, no quiero comprarme un gato que ni siquiera me haga compañía y no quiero ir al parque a dar de comer a las puñeteras palomas...las odio.

Así que ahora o nunca. Y espero que lo oigas de mis propios labios y no por escrito. No son unas palabras que repita mucho, pero cuando las digo lo hago de todo corazón.

Te quiero.



Me da rabia no poder identificar la autoría de algunas de las imágenes que subo por más que busco en internet. Si hay alguien que sea capaz de decirme a quién pertecen se lo agradecería. Me encanta esta foto y lo que transmite. 

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores! Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

4 comentarios:

  1. Es difícil abrirse porque siempre tenemos miedo al rechazo. Si de algo me identifico con esa serie es con Yang y con Grey. Creo que todos tenenos una yang/grey en el fondo...

    Yo al contrario, tiendo a encariñarme y a mostrarme demasiado tal cual soy que sufro las consecuencias de la maldad de esta mugrosa sociedad... pero a quirnes vale la pena decirles te quiero, dares un abrazo hay que hacerlo ya.. el tiempo es el peor enemigo y el perdido no se recupera.

    Un beso linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que más que miedo al rechazo, que también, es el miedo a exponerse. A quitarse la armadura y desnudarnos para que puedan hacernos daño. Pero efectivamente hay que decir lo que se siente por la gente que nos rodeo porque si no luego todo se enquista...

      Eliminar
  2. Tenemos pudor a expresar nuestros sentimientos, como si fuéramos a parecer débiles por ello. Muchas veces encerramos en un "hasta luego", un "voy a sentirme muy solo sin ti".

    Saludos.

    Del autor de la foto no te puedo decir nada, creo que se trata de una foto de agencia y no se suele publicar el autor. El retratado se llama Magomed Labasanov y tenía 118 años de edad cuando se tomó esa foto. Nació el 1 de mayo de 1890, en la República de Daguestán, miembro de la Federación Rusa, en el Cáucaso norte. Siento no poder ser de más ayuda dada mi ignorancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pitt Tristán, ya sabía yo que eras un pozo de sabiduría, muchas gracias por la información. Besos

      Eliminar

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

Los lectores opinan

¿Quieres conocer mi mundo?

Contacta conmigo

Querido lector

Una de las cosas que más me gusta es saber quién está al otro lado de mis libros, que mi mundo literario se enriquezca con vuestras impresiones e ideas para seguir mejorando. Puedes dejarme un mensajes a través del formulario o directamente al correo electrónico. ¡Prometo contestar!