Hell Here

 Como cada mañana ella se levantó, se puso a respirar sin volver a plantearse porqué hacía ambas cosas y mecánicamente, como el mismo día que se repite una y otra vez, tomó el desayuno en su gélido, triste y patético hogar. Un hogar de casa de muñecas, de triste soledad y ausencias. Se vistió y se fue a trabajar a las oscuras oficinas de su tenebrosa ciudad, Gotham.

Al igual que el resto de días de su insulsa vida como secretaria, su jefe la humilló, la menospreció, y como recompensa se tuvo que quedar hasta bien avanzada la noche. Pero jamás pensó que aquella noche sería la que lo cambiara todo. Encontró entre los papeles de su amo y señor algo que no debía ver, pero poco cauta ella se delató sin querer y pagó las consecuencias a través de la ventana de un décimo piso.

Es muy habitual que la gente muera y más en una gran ciudad, un accidente lo tiene cualquiera, es fácil caerse por la ventana, pero lo difícil es morir y que te queden 6 vidas. Volvió pálida a su hogar, sin color en sus mejillas, y comenzó su ritual. Enciende las luces, mira el contestador, saca la cena fría y al entrar en su habitación se enciende ese curioso cartel luminoso en la ventana que dice Hello There, saludando en un color neón rosáceo a los vecinos que allí nunca se molestaron en mirar.

Entonces se dio cuenta, ya no era ella, esa mujer había muerto, ahora era la otra, la gata, se enfundó un traje de cuero, se afiló sus uñas y redecoró su clásico hogar a golpe de látigo, a zarpazos, con toda la ira años contenida. Y para el final destroza las luces, las gatas mejor en la oscuridad, y como quien no se da cuenta rompe del neón la O y la T, sus vecinos no mirarían, pero si lo hacían sabrían lo que había allí ahora...


Imagen promocional de la película Batman Vuelve de Tim Burton en la que está inspirado este relato. Para mi no habrá jamás otra Catwoman como Michelle Pfeiffer aunque no sea la más fiel al cómic.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.

INSTAGRAM

@emmasagen